miércoles, 29 de junio de 2016

Canciones que no saben que son heavy, pero son heavy

Hace tiempo que llevo mascando este post, y era el momento de sacarlo, primero porque los ánimos encendidos necesitan un poco de humor que sirva para relativizar, segundo porque este es un post digno de Vicisitud y Sordidez (si tuviese una mayor extensión y una mejor elaboración, pero tengo las mucosas más irritadas que la cúpula de Podemos y no me da la neurona para mucho) y tercero porque lo tenía que compartir, porque es una conversación que tengo con mi hermano muchas veces: hay canciones del género heavy que no saben que lo son, pero lo son. De hecho, que también lo trataremos, hay cantantes de heavy que no saben que lo son. Y con heavy no me refiero a los típicos gritones rollo Mónica Naranjo, no, me refiero a bases literales de heavy que les han dado un toque de canción ligera y que saben cantar de verdad, temáticas semejantes, cosas que han hecho otros y no se han dado cuenta de que era heavy... en España hay gente así, pero vosotros tampoco lo sabéis. Sobre todo en tiempos pasados, pero si sabéis alguno actual, por favor, compartid.

Yo voy a hacer mi ranking.

Entre Paul McCartney y Rob Halford: Camilo!

 5.- Camilo Sesto. Algo de mi. Este tema es heavy con dejes progresivo (por los cambios de ritmo) y un punto funk, porque Camilo es un lisérgico sin darse cuenta, es un moderno y un valiente, que muchos se atreven con el sinfónico, pero el sinfónico progresivo, con toques de Funk eh? NADIE. Sólo Camilo porque ha sido un pionero. Se puso traje, pero este tío con una chupa y la cara pintada como los Kiss (que tambien tuvieron sus temas con ligero funk) y le hacéis cuernos de aquí al Valhalla. 

Qué temazo!

4.- Raphael. Digan lo que digan. Raphael sabe que es rockero, lo sabe, estoy segura sin género de dudas pero lo ha explotado de manera insuficiente, porque hizo incursiones en el pop y la balada, pero su primera incursión no intencionada en el rock es Digan lo que digan. El momento clavicornio es muy típico del rock sesentero, usando el tirón del House of the Raising sun lírico melancólico de los Animals o el Blind de los Purple. Y obviamente sección de orquesta, porque todo con violines suena mejor ( bien lo sabe Luca Turilli).

Con cara de pareja del 1,2,3 y fueron precursores de los padres del bella-bestia.

3.- Ana y Johnny. Yo también necesito amar es un tema que lo mismo no os suena, pero en todos los refritos de vídeos retro de año nuevo salen entre lo más hortera y casposo de la discografía nacional. Y este tema, en plan dueto de amor típico de Doro Pesch y UFO de voces desgarradas del hard rock y aunque sé que el género Bella Bestia fue una cosa de Liv Kristine y Theatre of tragedy, la voz oscura masculina y la voz lírica de ella, con toques de Kate Bush (que no es heavy, pero lo del falsete lo maneja bien y se le pira la pinza, porque nadie en este mundo está bien de lo suyo) tiene una protoforma en este tema. Que sí, escuchadla, que es protoheavy sinfónico.

2.- Nino Bravo. Libre. Nino Bravo tampoco sabía que era heavy, de hecho, desgraciadamente le dío poco tiempo para saber mucho en el mundo de la música. Este tema es un tema de lucha social, que bien podía ser de  Dio en el aspecto lírico, pero por las letras, anda entre Scorpions (que las letras de amor se vendían mucho) y un poco Kiss, mucho poderío y saber lo que le gusta la gente, con estribillos pegadizos y la presencia de tanto bajo le podríamos meter incluso en el mundo del black metal (para lo que era su época). Libre es una letra social basada en hechos reales de un chaval que intentó cruzar el muro de Berlín (ya os digo que en la vida real terminó muy mal). Si Nino Bravo hubiese ganado Pasaporte a Dublín, hubiese sido más heavy que Lordi y lo sabemos todos.

Yo introduje el cardado en el mundo del metal!
1.- Como yo te amo. Rocío Jurado. Rocío Jurado no sabe que es cantante de Heavy, ahora es tarde para decírselo, pero ha sido la Doro Pesch de Españññña. ¿Qué no? En el punto de partida es una clara fusión de los trabajos ochenteros de los Scorpions y el casiotone de Manowar, Señora es un hecho consumado del metal sinfónico ("él me dijo que era libre, como el mismo aire que era libre"... ese llamamiento a los elementos es muy Rhapsody), si el solo  de saxo, lo haces con guitarra, lo clavas.... y así miles. Como yo te amo fue cantada por Raphael, pero seamos sensatos, esta versión es de la Jurado, porque es una grande del metal, lo que pasa es que ella no lo supo nunca, pero se podía haber dedicado a hacer una gira con Maiden, con Doro Pesch o quien le dé la real gana. "Te amo con la fuerza de los mares, te amo con el ímpetu del viento" es lo más heavy-romántico que alguien te puede soltar y nadie ha hecho una version superable o igualable a esta (y en heavy daría juego).

Bonus track  clásico- aleman:

Aria de la reina de la noche de La Flauta mágica: destrucción, superpoderes, mujeres malvadas, altos dignos de cuernos y melenas al viento. Me da igual lo que digan, Mozart fue un genio, no sólo por todo lo que hacía y la gracia con lo que lo hacía, sino porque esto mismo con doble bombo es tema de heavy.  Hay incursiones ya en youtube.

Si encuentro más, os voy contando.

4 comentarios:

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

Me ha gustado mucho el post, porque, ahora que lo dices, hay muchas canciones por ahí que no son heavy de forma pero sí de fondo (incluso Mónica Naranjo, gritos aparte).
Un besazo!

Beatriz MissPotingues dijo...

Y ahora es cuando yo no sé si soy más petarda o más heavy de lo que creía, porque siempre me han parecido grandiosos Camilo Sesto, Raphael, y la Jurado, muy fan, y muy de cantar a grito pelao esos temazos que son, simplemente, redoindos e inmortales.
Gracias por este post!!!

P.D.- A M;ónica no me la desprecies por favor te lo pido, tengamos la sonata en paz.

Adaldrida dijo...

Qué fuerte la Jurado.

John Black dijo...

Si te vas a los clásicos alemanes, hay mucho hevorro suelto, no solo Mozart. Beethoven, por poner el ejemplo más fácil de ver, es heavy metal puro en todas sus expresiones, no hay más que ver sus sonatas para piano. Wagner también tiene sus momentos metal, y no pocos. Y se puede seguir.

Pero no hay que limitarse a los alemanes. Edvard Grieg, en las suites que compuso para Peer Gynt también tiene sus punto metalero. El cuarto movimiento de la Suite nº1, el famoso "En la gruta del rey de la montaña", por poner un ejemplo, tiene un final muy poderoso y heavy. "El vuelo del moscardón", de Rimski-Korsakov, la "Tocata y Fuga" de Bach, y la famosa "Tormenta" (tercer movimiento del Verano, de sus cuatro estaciones) de Vivaldi, han sido muy versionados.