domingo, 1 de diciembre de 2019

Look de uñas: stars over the North Sea. Curso de Mindfulness y perspectivas varias.





En el black Friday sólo he aprovechado el 3x3 en Kiko -de las pocas ofertas que realmente merecían la pena, todo sea dicho-, dado que me quedaba dinerito en una tarjeta de cumpleaños y me he llevado una cantidad absurda de pintauñas (5, que no son pocos) de la gama smart, que tienen unos colores nuevos preciosos, como este 079, que es un azul tormenta grisaceo oscuro, muy chulo juntado con el crashed the party?! de Essence, porque me apetecía purpurina de colores, no hay más explicación. Supongo que llega un momento personal en el que te cansas de oscuridad y le pides luz a la vida, aunque te la tengas que producir tú misma. 

 A todo esto, llega el tiempo de las luces y la guerra entre ayuntamientos por quién pone más y eso me ataca, porque la luz que nos debería importar no deja a nadie fuera y es terrible que se gaste tanto en luces con el SAMUR social en huelga -de 24 horas, pero la protesta sigue- para protestar por las condiciones de servicios de los trabajadores, que están desbordados, y de las personas atendidas por los recortes insanos que se han producido. Teniendo en cuenta que todos somos usuarios potenciales del SAMUR social, me toca la moral que no se le esté preste la atención a este tema como merece, porque es una merma total en derechos. Sólo quería resaltarlo aquí en mi blog un poco, porque estamos llegando al punto de menores en situación de calle sin centros -cosa que, por propia ley, está prohibido en este país-, un silencio político de gobierno y oposición y de medios abismal y eso me parece que debería hacernos pensar y MUCHO. Seguro que con menos luces en el cielo y más en la cabeza, viviríamos todos mejor. Sólo quería hacer el apunte, tampoco quiero hacer debate (porque sé que siempre está la persona que cuestiona a quienes piden la ayuda, en vez de cuestionar que el recorte en recursos y políticas de emergencia social se han generado en nuestras narices y con ello nuestros derechos han sido diezmados y a nadie parece molestarle eso).


Como os dije esta semana he estado en un curso de Mindfulness... conste que he mantenido la mente lo más abierta posible, pero la ideología de la resiliencia choca en muchos puntos con el Mindfulness y eso, lejos de aunar criterios, los desmonta. Como el trabajo de un curso no termina cuando termina la clase, sino que empieza la indagación, he visto que desarrollo de la resiliencia hay poca en cuanto a bibliografía, no así del Mindfulness, donde hay que hacer una criba importante entre el pensamiento que podríamos decir sano y sostenible y la parafernalia oriental y las sectas chungas.

El profesor insistía en que el Mindfulness funciona cuando lo practicas, porque no basta con saber las cosas, parece una chorrada, pero esto es aplicable a cualquier ideología, terapia, herramienta o filosofía: las cosas funcionan cuando las interiorizas lo suficiente como hacerlas partícipes de tu existencia, porque crees en ellas y entonces dejas que te reporten algo. Pero claro, de la misma manera funciona la resiliencia, el latín coloquial, la cocina al vapor, la cromoterapia... No por ello digo que el mindfulness es una pseudoterapia, su aplicación en la psicología clínica ha sido comprobada en la reducción de estrés y ansiedad de una manera significativa en pacientes con terapias combinadas de farmacología y mindfulness como herramienta de manejo emocional (os dejo un estudio aquí de los muchísimos que hay.)


Lo que he visto en todas las páginas es que, al final, lo que funciona mejor con técnicas conjuntas de ambas ideas (resiliencia y mindfulness, rollo batidora de ideas a la Gestalt), porque tienen varios elementos en común . El ejercicio de meditación puede ayudar más o menos, pero creo que es un ejercicio interesante de autodominio y desconexión: si eres capaz de centrar 10 minutos tu mente en tu respiración y no dejar que se escape a nada más implica una capacidad de focalización tremenda, muy aplicable al trabajo, la vida personal y emocional y, a la larga, un empleo más efectivo de todos tus recursos personales (tiempo y energía sobre todo).

Me voy descontenta? No, me voy con perspectiva, que creo que es interesante y con cosas que aplicaré en mi vida (otras no lo tengo tan claro) y que de momento, he aplicado y me han ayudado. Sobre todo, el vivir todo desde la consciencia plena, creo que es un apunte interesante a vivir.

Si os interesa que desgrane esas diferencias o esas similitudes, puedo hacer un post, pero me llevará algo de tiempo. Esto preparando uno pendiente sobre los mantras de la resiliencia, simplemente porque sepáis que, aunque lento, sigo sacando contenido. 




Por lo demás, he tenido una habitación mucho más grande -esto me daba un poco igual-, con una cama mucho más grande donde he dormido muchísimo más (hacía menos calor y ha sido una gozada tener tanto espacio) desde la plena consciencia (pienso aplicarla en las cosas que me sean placenteras, porque creo que es muy positivo) y como siempre, en estos tiempos en la habitación, he disfrutado mucho de mi tiempo sola. Para variar vengo sobrealimentada (todo muy rico y en cantidades absurdas), pero he perdido peso (ha sido una semanita animada) y tremendamente cansada por las jornadas de clases maratonianas, no termino de sentirme descansada en ningún momento a pesar de dormir 7-8 horas pero obviamente, entiendo que es todo emocional, porque como decía Paul McCartney, tengo mucho en mi plato.

Por lo demás, entramos en diciembre, mi intención es publicar lo que me queda de los comprados y gastados y algún post cultural más. No sé si haré un post de repaso, pero como siempre haré uno de los de objetivos cumplidos y no cumplidos del año y propuestas para el año que viene.

Contadme: qué opináis del Mindfulness?

5 comentarios:

MásQueRopa dijo...

ohh q manicura mas divina!
besos

Adaldrida dijo...

La manicura no puede ser más bonita. El mindfulness está muy de moda pero no he entrado en él, y creo que se puede atender al SAMUR y poner luces de Navidad, no son excluyentes..,

Beatriz MissPotingues dijo...

Me gustaría ver ese post comparativo.
Sobre el mindfullness, obviamente, lo que no se practica, no se integra, como todo. Es normal que lo recalquen, porque hay muchas personas que se dedican a coleccionar cursos de estos para decir que los han hecho, pero siguen igual de aturullados que el día que comenzaron porque no lo ponen en práctica. Como en todo,habrá cosas que te encajen, y cosas que no. Quédate con lo que te resuene, y el resto déjalo ir. Quizá sea para más tarde, o no sea.
Besos!

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

Pues yo creo que si tu evaluación final es que sales con perspectiva, es muy positivo. Como salir con inspiración, son aprendizajes para usar en función de lo que vaya viniendo.
Yo también estaría encantada de leer ese post, cuando se pueda.
Me están encantando tus últimas manicuras.
Un besito.

MamiMakeupBeauty dijo...

Me encanta la manicura, es muy bonita. Sobre el Mindfulness no estoy muy puesta la verdad...pero si esa terapia puede ayudar a sentirse mejor, puede ser interesante.
Y sobre las luces de navidad, pues sinceramente a mi me gustan y me alegra verlas, pero debería ser un gasto extra que solo se diera después de cubrir todo lo importante. Pero bueno el mundo funciona así, no siempre lo más importante es lo primero que se tiene en cuenta.
Besoss