viernes, 18 de marzo de 2011

Hormonas épicas y torrijas antidepresivas

Bueno niñas y niños. La verdad es que no estoy muy animada.
De vez en cuando tengo un subidón hormonal bastante raro, me hincho como una pelota, y si es heavy ni te cuento, además me da por llorar por todo, estoy superñoña y al rato me rio histérica, vamos que no me aguanto ni yo. Envidio la templanza de mi santo cuando estoy asi, me abraza mucho y me dice que aguante que todo pasará y tiene razón, pero mientras tengo ganas de llorar... y no me gusta llorar (se me corre el rimel , se me hinchan los ojos y se me pone la nariz como un payaso, y me da miedo que mi santo se piense que sale con Miliki y me deje). Intento ser una persona normal, dentro de mi rareza habitual, pero realmente me cuesta mucho no mandarme a mi misma a tomar viento, porque paso a ser una desequilibrada (más de lo habitual, se entiende). Por cosas de los nervios, debe ser, las hormonas se han puesto a tomar mi cuerpo como el Cid con Calahorra.



-A quién pertenece el cerebro?
-A las hormonas de Castilla
Cómo sería que ayer ibamos a hacer una jartá de torrijas y me dio una crisis de llanto (rollo "voy a suspender, qué va a ser de mi vida? No puedo dejar de llorar!!" y ese rollo anormal) y mi madre estuvo un buen rato abrazandome hasta que se me pasó. Menos mal que tengo una mami que me apoya cuando estoy supermal.
Mi mami y yo somos muy diferentes, y a veces discutimos mucho, pero lo bueno de todo es que aunque sea de esas personas que no aprueben lo que hago y lo planten con el peor lenguaje posible o me dé la impresión de que no siempre entiende lo que pretendo decir, sabemos que cuando la otra nos necesite, no tendrá ni que pedirlo. Y eso, hay mucha gente que no lo entiende. Pero la verdad es que me la sopla bastante que lo entiendan o no, porque quienes no lo entienden no han estado a mi lado cuando las he pasado verdaderamente putas. Y ella sí. Y sigue aqui porque no me pide nada y me lo da todo ahora que oposito. No todo el mundo te da esa oportunidad. Además, cuando curro siempre me pregunta qué tal el día y me deja que le cuente las cosas guays que he hecho. Y me apoya en las opos porque dice que no me ha visto más feliz que cuando trabajé con los miniyos. Seguramente así fuese.
Yo trato de ayudarla en todo lo que puedo, la operaron de un pinrel y se lo dejaron peor de lo que está (de hecho seguramente se opere de nuevo). No me educaron en ser una mantenida, no está en mi sangre no hacer nada, asi que ayudo con la fuerza de mi trabajo en la casa, es lo mínimo. E insisto, hay quien no entiende esto, no entiende que no soporte ser una parada con la edad que tengo y que no se me dé una oportunidad laboral en la que desarrollarme como persona en el campo que he elegido y que trate de ayudar a los mios que me apoyan en mi sueño con pequeños actos cotidianos. Pero bueno, supongo que no soy fácil de entender a veces. Supongo que si no lo entienden es porque o no me comunico bien, o porque la gente es incapaz de ponerse en el pellejo ajeno. Cada uno vive el desempleo de una manera, y hay personas a las que el desempleo nos sienta fatal. Entiendo que a veces no digo todo lo que sería importante que dijese, y así a veces es dificil entenderme...
Mañana es su cumple! Y esta tarde haremos las torrijas según la receta familiar.

Quiero compartir con vosotros la receta familiar, callando el ingrediente secreto de mi familia. Aunque veáis mucho azúcar creedme, no quedan nada empalagosas (soy la primera que si quedan demasiado dulces no se las come).



Lo primero es comprar el pan. No compramos pan de torrijas, es una ful, es más caro y no vale de nada. Compramos pan de bandeja, nada de pan de este de los chinos, eso sí, pedimos que las barras no tengan el corte muy profundo, para que la rebanada tenga más miga. Y lo dejamos unos dos dias, para que se ponga un poco duro, pero no en plan pedrolo. Lo importante es que tenga consistencia. Nosotros hacemos unas 4-5 barras, pero bueno, esto va en gustos, nosotros sólo las comemos una vez al año, asi que hacemos a cascoporro.

Lo siguiente es hacer un caldo como el del arroz con leche, para esta cantidad, calculad casi 3 litros de leche, pero pensad en la cantidad que haréis vosotros. En esa leche pondremos azúcar al gusto, una ramita de canela y la cáscara de una naranja. Cuando pongáis la cáscara, nunca lleguéis a la naranja pelando, o amargará. Y acordaos de lavar bien la naranja, porque puede llevar algún tipo de pesticidas. Lavadla bien, secadla bien y pelad.



Id removiendo para que la leche no llegue a hervir, cuando la veais en su punto, la apartáis del fuego y la dejáis enfriar.

Mientras cortaremos el pan. Nosotros cortamos el pan en diagonal, no recto, así la rebanada es más grande. Y los culos los guardamos, ahora os diré para qué. Cuando hemos cortado las 4 barras, batimos huevos y ponemos el aceite a calentar, nosotros hacemos las torrijas en freidora, usamos aceite de oliva suave, que amarga menos y para los postres es mejor. Pero podeis hacerlo en una sarten grande o lo que tengáis por casa. Ya os digo que en la freidora mola más, y no hay peligro que absorva mucho aceite porque nuestras torrijas irán saturadas de leche y no pillaran nada de aceite. Además, con la rejilla evitas que se desmoronen.

Tendremos un plato preparado con azúcar blanquilla y canela en polvo.



El proceso es este. Antes de empezar, cogemos algunos cuscurros sobrantes y los freimos en el aceite, estos cogeran todo el amargor del aceite nuevo. A mi padre le chifla comerselos con azúcar, aunque sepan muy fuerte, pero es que mi padre es como yo: raro.

Luego cogemos la rebajanada, la mojamos en la leche que hemos cocido, que se empape bien y despues, delicadamente, la "exprimimos" entre las manos, con cuidado, la pasamos por huevo y a freir.  La dejamos que se fria y despues la ponemos en un plato, vereis que al estar empapada en leche a penas si suelta aceite. Después cogemos la torrija, cuando se ha templado un poco y la rebozamos por el azucar y la canela. Os prometo que no queda nada, nada empalagosa. Mi tia odia el dulce y todos los años se lleva al menos 4 torrijas a su casa.



Así hasta que acabemos el pan.

Al terminar, con el azúcar y la canela en polvo sobrante, añadimos un poco más de cada elemento y agua, y lo ponemos a cocer.  Con esto haremos una  especie de jarabe. Y después, cuando esté listo y bien mezclado, lo echaremos sobre las torrijas. Este sirope, hará que nuestras torrijas no se queden secas y esten siempre jugosas.

El resultado es una torrija consistente por fuera pero con la miga con una textura como la de la crema pastelera (esta receta Mery la odiará, odia la crema pastelera) pero con sabor de crema de arroz con leche.

Quitando el ingrediente secreto, os he dado la receta que ha pasado de madres a hijas, generación tras generación en mi familia materna por los siglos de los siglos, una familia caracterizada por tener a mujeres que o cocinaban de lujo, o cosían de lujo, como a mi coser, no se me da fenomenal, me incluyo en las cocineras, sé hacer pocas cosas, pero muy bien, siendo el mayor exponente en la cocina mi madre, admitido por todas las que han probado sus platos. Lo cual, tengo con gran orgullo.



Una tradición más dentro de esta receta, que también hemos heredado de generación en generación es, que cuando se hace la primera  torrija, se para, y las cocineras se la reparten y se la comen a dos carrillos. Es una tontería pero es de mis tradiciones familiares favoritas. Además, yo creo que son antidepresivas, es comerte una y sentirte mucho mejor... yo creo que en vez de vender prozac, los médicos deberían recetar torrijas!

Hacia mucho que no escribía nada de la perola de la bruja, así que espero que os guste mi receta, siento no poner cantidades, pero es que lo hacemos a ojímetro. En la freidora habrá unos 4-5 litros de aceite y de azúcar gastaremos un kilo o así, entre la leche y el jarabe y el rebozado... no sabría deciros, vamos echando al gusto.

Además, quería hacerle un pequeño homenaje a mi madre, que como yo, a veces, no dice lo que siente, lo que importa y por eso, muchas veces, es una gran incomprendida.

Pasad buen finde y dejadme vuestras receticas en comentarios. No pongo fotos porque serían fotos que no son de las nuestras, pero prometo subirlas cuando las hagamos. Besotes!!

9 comentarios:

Marichechu dijo...

Hola guapa!!!
Eres victima de las hormonas!
ME alegra que estes rodeada de gente que te apoya en esos momentos y te abrazan fuerte!!
Un abrazo puede con todo.

voy a intentar lo de las torrijas y lo hare en compañia de mi madre y mis hermanas y haremos lo de comernos laprimera entre todas...a tu salud!!! ;)
No tengo ninguna receta chula, pero si se me ocurre algo te digo.
Besitos.

Feliz Finde!

Gadirroja dijo...

Me ha encantado, de todo el post, la relación que tienes con tu madre y como hablas de ella. La mía también hace torrijas, la mitad de miel y la mitad de vino y yo hago como tu tía pero a lo bestia: reniego pero no puedo parar de comerlas.
Un día de estos tendré que tener una charla con tu madre porque yo no soy nada hormonal en ese sentido y si me toca una nena como tú quiero estar ahí para ella. Será un orgullo ambas cosas ;)
BESOS

Miss Potingues dijo...

Yo no creo que seas tan rara por no gustarte estar parad rascándote la panza y no colaborar en la casa con lo que puedes; al contrario, me parece que es una pena que los valores como el apoyo familiar y el aportar cada cual al grupo lo que puede, aunque no sea dinero, es importante.De hecho,la economía de trueque nunca tuvo crisis.

Respecto a las torrijas, en casa no somos golosas, así que rara vez se hacer, pero mi madre e la leche en bote y le salen de miedo.
Voto por las recetas de torrijas en vez de el prozac.

De temas hormonales, puedo hablarte largo y tendido;a sí que si necesitas un apoyo para esos días en los que ese ser extraño se apodera de tu ánimo y de tu raciocinio, aquí me tienes.

Besos y felicidades a tu mami mañana!

Niuqech M. dijo...

Ánimo Hellen si tus hormonas se rebelan tus lectores nos tiramos a por ellas a machete.


Un abrazo

Goblinoide dijo...

Te entiendo perfectamente (yo ese desorden hormonal que dices lo tengo siempre entre octubre y noviembre, no sé cómo me aguantan...). Pero bueno, termina pasando, y si no, seguro que con la jartá de torrijas que vais a hacer se te alegra el día ^^

La receta parece facilísima... Nosotros nunca las hacemos por aquello de que engordan, pero la vecina las hace siempre y termina subiéndonos un montón, así que no sirve de nada resistirse... Personalmente, me encantan ^^

A ver si este año, con la receta en la mano, nos animamos a hacerlas ^^ (no sabía lo de los cuscurros para quitar el amargor del aceite O_ó qué cosas...)

Un abrachucho ^^ y mucho ánimo... disfruta, seguro que lo pasaréis genial en la cocina, madre e hija ^^

Goblinoide dijo...

PD/ se me olvidó, de tanto babear por las torrijas... Es una puñeta estar en el paro cuando a una le enseñan a no ser una mantenida ^^U también te entiendo, es normal que eso te produzca momentos de bajón... Pero sabemos que vales, y tú lo sabes también (y si necesitan un aval, llévate a los miniyós a la próxima entrevista de trabajo), así que antes o después todo se irá encauzando ^^ estoy segura.
Un besote fuerte.

tita hellen dijo...

Hormonas maaaaaaaalas. Ya me dirás como os han salido, colgaré hoy fotos de las nuestras! Espero que os hayan salido muy ricas. Besotes!!

Mi madre y yo tenemos sangre de ancestros castellanos, nos gritamos y nos queremos a partes iguales, eso sí, mi madre hizo un curso de informática y no sé que la pasó que desde entonces no toca un pc ni aunque la maten. Veremos que podemos hacer. Besotes.

Basicamente lo que me jode no es estar parada, o hacer cosas en casa, sino que muchas veces hago muchas cosas en casa por no sentirme un parásito. Odio ser una carga y me aterra volverme una carga para alguien, asi que hago muchas cosas. Luego me quejo, pero también entiendo que gran parte es el sentimiento de culpabilidad de no haber conseguido un trabajo más estable: la culpa de esto es de Paul Rogers! Muchas gracias por el apoyo, veo que los ataques de hormonas descontrolados no son tan raros, haremos grupos de apoyo, porque a veces son mortales. Muchas gracias guapetona. Besos.

Y eso cómo se hace Niuqech? Muchas gracias por el apoyo, Besis para ti y para tu santa!

Lo primero que se fries en el aceite nuevo es lo que se queda con el amargor, asi que mejor que sea un culo de pan que no vale mucho. Ya me dirás como os han salido. Yo también tengo fe en que todo mejore. Muchas gracias cielote! Besotes!!

Niuqech M. dijo...

Es fácil, tu das la orden de ataque y nosotros (machete en boca y con cara de cabrones) las reducimos al buen rollo hormonal.

jejejeje

Yishana dijo...

Muchos ánimos bruji!!! :D muackas!!