martes, 17 de marzo de 2015

Look de uñas: San Patricio y la VERDADERA marea Naranja



La verdad es que el trebol no se nota mucho, pero lo he hecho con el verde hierba Green Grass de essence de la colección alemana, el 10 de Yes love de destellitos naranjas y el digna de Masglo, aplicado con esponjita con un papel perforado con forma de trebol con una perforadora del Tiger. Imaginación al poder.


A todo esto, feliz San Patricio a todos.

Y de paso, feliz día del trabajo social a todos... bueno, menos a los de Ciudadanos. Los trabajadores sociales acuñamos el color naranja, color que nos hace SUPERVISIBLES ante la invisibilidad de los recortes y las injusticias sociales. Y vestidos de alegres mandarinas, desde hace unos 3 años que denunciamos todas estas injusticias que los medios y los políticos no están, por lo visto interesados en compartir ni difundir, porque claramente nos han abandonado.


Y con este color y el ánimo de ayudar por las nubes, construimos nuestra pequeña marea naranja de alegría y lucha social, que parece que suena político, pero no, somos apolíticos como colectivo, porque pensamos en términos de justicia social, no de idealismo político. 

Bueno, pues ahora Ciudadanos y el señor Albert Rivera son la #MareaNaranja... ¿porqué? porque su partido político ahora es de ese color y porque puede, porque nadie le para. Pero, a lo mejor es que no lo saben, pensaréis vosotros. Ya, pero ayer fue Trending Topic y fuimos muchos los trabajadores sociales que les informamos y les pedimos rectificación.

Hoy en el twitter del señor Rivera hemos encontrado esto:


Vamos, que ni rectificación, ni pedir perdón, ni nada.


¿Donde estaba el señor Rivera cuando se estaban recortando los derechos de la ley de dependencia y se intentaba recortar las rentas mínimas? No lo sabemos. Seamos sinceros, yo nunca fuí a una #MareaNaranja, a mi los tumultos me crean ansiedad, pero ya sabéis bien lo pesada que soy en las redes con el trabajo social y los servicios sociales. Así que en las redes monto mi propia, no sé si marea, pero marejada fijo.

Lo doloroso del asunto es que todo esto suceda el día antes del día mundial del Trabajo Social. El complejo de invisibilidad que tenemos como colectivo no es un complejo: es una realidad. Nos han dicho que somos lo peor cuando tratamos de hacer comprender a la sociedad que la caridad no es la solución a los problemas sociales, ningunean las ideas que queremos poner en práctica porque normalmente son apolíticas y no tienen el beneplácito de los partidos, nos eliminan las ayudas económicas, pero los políticos hablan de las muchas que dan, así que cuando el usuario llega al centro, el trabajador social es el malo de la película que no quiere dar nada, porque como todo el mundo sabe, damos pisos y dinero a quien no lo merece -y a dedo- y robamos niños y los metemos en un saco.

Vamos, que somos Satán.

 Puestos a elegir, me pido el diablo que interpretó Elisabeth Hurley... es bastante carismática

Y ahora tras este palo, Satán no existe (tócate las narices). Porque la verdadera Marea Naranja es un político que ha redecorado el color de su partido y pensó que así le hacían más caso que poniéndose en bolas. Ah, pues muy bien oiga.

Los numerosos comentarios en twitter a este señor, a su partido y a alguno de sus colegas de partido han sido silenciados, no estamos ahí, no nos responden. Pero es muy importante, y por eso lo escribo, que se entienda que un partido político nos está mandando el mensaje de que la población no importa, importa su marca, porque cuando silencian a un trabajador social y lo ningunea, silencian al usuario de servicios sociales que no protesta nada más que al propio trabajador, y si nos dejáis la defensa de los servicios sociales a los trabajadores sociales, cuando necesitéis ayudas a la dependencia, porque vuestro abuelo/ padre/ madre/ familia la necesita porque no puede moverse, que hace 3 años que no se da un duro de presupuestos generales a la causa, y la necesitéis de urgencia, os daréis cuenta de lo mucho que luchamos para que os llegue y de como todos estamos en riesgo social gracias al silenciamiento de nuestra crisis. Si a nosotros nos silencian, nos silencian a todos.


Y entonces entenderéis que nosotros somos una #MareaNaranja pequeñita, pero lo hacemos por todos, no por nosotros solo. Y que la #MareaNaranja no es un partido, somos todos, independientemente de tu voto, simplemente porque eres una persona y la constitución te ampara.

Eso, a un político le debería importar, porque da una imagen muy mala de su preocupación por las inquietudes del votante. Que con esto no quiero mediar en el voto de nadie, conste, que cada uno es muy libre de votar a quien quiera. Pero nuestra lucha por la #MareaNaranja #OrangeTide sigue en pie.

3 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Yo no voy a entrar en debates sobre política y trabajo social porque es algo denso, pero creo que has expuesto varios probemas muy bien.

Ahora, el naranja, no tiene dueño, porque, si nos ponemos así, también es el color de licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas, que aún tengo la banda por casa, y seguro que de alguien más.

Besotes!!

Gadirroja Lapinturera dijo...

Me ha gustado mucho el post porque hilas varios temas de total actualidad y porque viviendo en una localidad pequeña y con recursos socio-culturales limitados, noto muy de cerca la falta de recursos humanos (ahora ha vuelto una trabajadora social al centro de salud wiii!).
La manicura "patricia" me gusta por la mezcla del verde y el top coat, qué alegre!
BESOS!

Adaldrida dijo...

Yo soy pro Trabajo social. Y anti partidos populistas.