jueves, 11 de junio de 2015

Challenge de libros 2015. Capítulo 4

Dado que muchas me habéis dicho que no veis bien el gráfico del challenge, os pongo un link donde podéis verlo mejor (creo).

Esta vez, van 4 libros. Sí, tras El Quijote, me ha dado por recuperar la lectura con cosas muy livianas y divertidas. Oye y qué bien me ha sentado.

Poco a poco voy llenando la lista.


1.- Un libro publicado este año. Si Beethoven pudiera escucharme de Ramón Gener. Aunque en su versión en catalán fue publicado el año pasado, la castellana es de este marzo. Este libro no es una biografía y lo es, tampoco es un tratado de música, pero también lo es, tampoco es un libro sobre cine o historia... y también lo es. Por darle un poco de sentido a esto: Ramón nos cuenta sus experiencias vitales con la música y ejemplifica ciertas vicisitudes que a todos nos llegan en ciertos momentos con historias de compositores, películas y personajes históricos. No es un libro de autoayuda, pero te lleva a hacer un poco examen de conciencia con respecto a las posibilidades de tu vida y a los momentos buenos que todos hemos tenido a través de su propia autoreflexión. Es un libro ameno, ligero, entretenido. No es un libro que pueda cambiar tu vida, pero sí te ayude a analizar ciertas cuestiones para mejorarla y además, es un libro francamente muy disfrutable, con muchos momentos divertidos, tiernos y alguna frikada (no hago spoilers, leedlo). Es un buen libro para llevar en las vacaciones, leer en la playa, durante el viaje, o incluso en un mal día, porque te anima y te ayuda a pensar, pero insisto que no es de autoayuda (sabéis que estoy muy en contra de esos libros). El capítulo sobre el La bemol mayor es de lectura obligatoria, a mi me ha dado mucho en lo que meditar.


2.- Un libro con personajes no humanos. Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza. Tras El Quijote quería leer algo liviano y divertido y hablando con un amigo (uno de los que me recomendó el horrible Amos y Mazmorras... no sé ni como me he fiado de él despues de eso... ejem) me recomendó este. Y he de decir que me he reído bastante con este libro. Este libro habla de unos extraterrestes que buscan a su compañero Gurb, que ha viajado a la tierra para investigarla, pero pierden el contacto totalmente con él, así que otro de sus compañeros es enviado para rescatarle. Todo esto en Barcelona, durante los 90, para que os situéis. Estos seres pueden coger varias formas humanas, y tras intentar formas tan disparatadas como El conde Duque de Olivares y Paquirri, y meterse en muchos líos, consigue dar con él, sólo que no haré spoiler (como viene en todas las reseñas del libro) sobre que forma tiene Gurb... El libro es muy liviano y muy entretenido, con puntos de humor realmente disparatados y situaciones caóticas muy divertidas. Como libro de desintoxicación de lectura pesada, viene muy bien.


3.- Un libro con historias cortas. En la cocina con la Drama Mamá. Escrito por Amaya Ascunce, este libro habla de la propia Amaya, una chica absolutamente negada para la cocina que pide a su madre que le ayude a aprender a cocinar y a confeccionar un libro de cocina. A la madre le da la risa hasta que se da cuenta de que no es una broma. La crisis se apodera de ella pensando que su hija arruinará a toda la editorial Planeta con dicho libro. Cada capítulo es la historia de una receta, de su historia familiar y de cómo se preparó. Conceptos muy básicos de cocina, con recetas fáciles y típicas y de resultados sabrosos hacen que este libro no sea un libro de cocina, ya que tiene conceptos como los "kiries" como medidas estándar o la importancia de tener un chino en la cocina, pero no sea tampoco un libro de humor, porque te explican la receta al final de cada capítulo, sino un poco de ambas cosas. Vais a reír y a sacar ideas para la cocina a partes iguales.


4.- Un libro que se supone que debiste leer en el colegio, pero no lo hiciste. El principito de Antoine de Sant- Exupéry. En el colegio leí todo lo obligatorio, pero en instituto no, porque daban opciones en cada libro: te daban dos y elegías una. Una de las opciones era que teníamos que leer o este libro o la familia de Pascual Duarte de Camilo José Cela. Y todos eligieron El Principito porque era corto y simple. Yo... leí a Cela. Fuí la única que se leyó la triste historia de Pascual Duarte y su familia disfuncional (por decirlo de alguna manera). De hecho la profesora dijo que estaba convencida que el único trabajo no copiado era el mío. Cosas de la vida decidí leerlo ahora como mi libro que debi leer pero no. Como libro infantil, es simple pero bonito, pero no sé porqué me ha recordado un poco al mundo de Lewis en Alicia, como que hay mucho transfondo en un texto tan simple. A parte de que la historia hace pensar que muchas veces nos perdemos las cosas que realmente importan en la vida. Creo que hice bien en leer Pascual Duarte en ese momento, porque me hizo pensar en muchas cosas, y El Principito ahora, porque me hace pensar desde otro punto de vista y verle más complejidad y más chicha. A veces todo pasa por una razón. Para el que no sepa de que va, un hombre se encuentra a un niño en un planeta que sólo tiene una flor, el niño decide dejar su miniplaneta y recorrer otros para ver mundo (o universo, según se mire). Y hasta aquí puedo leer.

Este challenge me está gustando, estoy leyendo libros que iba dejando y no veía el momento y eso resulta muy edificante y constructivo. Podéis dejar sugerencias para que todos, de cara al verano disfrutemos de grandes libros.Estos han sido como veis muy amenos y ligeros, pero me quedan otros más chulos.

2 comentarios:

Gadirroja Lapinturera dijo...

Me han gustado mucho los libros de esta edición. Fíjate que yo hace poco también me he leído uno de Mendoza y el de Grub no lo he leído, me lo llevo junto con el de Amaya Ascunce.
Un besazo!

Miss Potingues dijo...

Me ha gustado toda la selección.
El principito es un libro menos simple de lo que parece, sobre todo, si lo lees de adulta.
Besos!