martes, 18 de agosto de 2015

Multimasking

Poniéndome al día de las vicisitudes mundiales de las que ando, la verdad sea dicha, bastante descolgada, me he hecho eco de una nueva tendencia en belleza llamada Multimasking: usar distintas mascarillas al mismo tiempo. Quería comentarlo en un post cortito, pero creo que útil para todas, porque nos dará algo en lo que pensar sobre si es un saca pastas o una gran idea, porque yo todavía me lo estoy planteando.

Basado en un artículo de la página de Marie Claire  en su edición norteamericana de una afamada dermatóloga se parte del principio de que si los ojos tienen unas necesidades, la nariz otra, la frente otra, la barbilla otra y las mejillas la suya, para qué usar la misma máscara cuando, claramente, cada una tiene una piel específica.


Dicha doctora nos rompe con la idea de que si usamos cremas distintas para zonas localizadas del rostro, porque no usar mascarillas específicas con el mismo fin?

La idea es ir probando con varias mascarillas hasta encontrar la efectiva para cada zona y una vez hecho eso ir alternando por zonas, para ello se recomienda usar tallas de viaje, con el fin de que el producto gastado es menor y así hacer un uso más inteligente del mismo.


Pros de esta idea: especialización de cada zona de la cara obviamente lleva a maximización de resultados, tus ojos no necesitan lo mismo que tu frente o nariz, son zonas distintas y el resultado puede ser bueno. Con productos en talla viaje evitas que los productos se enrancien y además, si eres potinguera de pro y te gusta catar hoy de aquí, mañana de allí facilita que actualices productos todo el rato.

Contras: No todos los productos los venden en talla viaje, así que al usar menos producto, algunas cosas te pueden durar la vida entera. Es un rollo tener que aplicar 40 cosas en espacios tan limitados.  Maximizas resultados, pero hasta que das con el mejor producto para cada zona lo puedes flipar un poco, y el tiempo no se maximiza mucho.

El caso es que esta tendencia está volviéndose puntera al otro lado del charco y cada vez son más las personas que predican la tendencia del multimasking y quería compartirlo  con vosotras para ver si lo veis como algo estupendo y revolucionario o bien como un saca cuartos que nos complica más la vida.

4 comentarios:

Gadirroja Lapinturera dijo...

Bueno, como todo en esta vida, yo lo veo una cuestión de términos medios: por necesidades diferentes que tengas, veo difícil que sean cuatro por lo que aplicar tantas mascarillas de una sentada me parece una tontería. Dos, sin embargo, si me parece razonable. De todas formas y en mi caso, suelo aplicar dos a la semana, una mas limpiadora y/o astringente y otra más nutritiva/hidratante por lo que es más o menos igual que si aplicará multimasking una vez a la semana. Partiendo, eso si, de que no tengo zonas especialmente sensibles o problemáticas en el rostro.
Un beso grande!

Miss Potingues dijo...

Siento aguarte la fiesta, pero esto llevo yo haciéndolo años, sobre todo, cuando el desequilibrio entre zonas es palpable. Por ejemplo, una de arcilla en la barbilla en esos días confilctivos, extra de contorno de ojos en esa zona, y mascarilla hidratante para el resto.

Ahora, aplicar 4mascarillas, no sé yo si sería necesario, pero si la persona en cuestión tiene, por ejemplo, dermatitis en la frente, descamación en los laterales de la cara, barbilla grasa, contorno seco, y piel normal, me cuadra.

Besos!

Waryen dijo...

Vaya cosa que descubren las de Marie Claire América... lo que llevo haciendo siglos XD
La verdad es que no me complico tanto, no necesito 4 mascarillas pero sí dos. Tengo una para minimizar los poros de la zona T y otra para hidratar e iluminar el resto del rostro.
Y con eso de momento la cosa va de lujo.

Adaldrida dijo...

Qué gran idea... efectivamente, post interesante.