domingo, 30 de agosto de 2015

Uñas: frosted blackberry y las arenas no playeras de mi verano




Me vais a perdonar otro frosti mate, pero me moría por probar el Silk Matt de Catrice sobre el RendezVous with you de China Glaze. Me sorprende que sólo tenga un China Glaze, con lo que me gusta, pero ahora estoy en contención de lacas, que para algo he superado los 100 esmaltes. Ahora tienen que salir más que entrar, esto es así. Y me encanta el resultado. Por cierto, este es el resultado con una sola capa de este esmalte de China, para que veáis que cobertura tiene, locura.

Bueno, estos días he andado un poco liadilla y estos calores me han tratado fatal, que si la tensión bajilla, que si las defensas un poco flojeras... hasta que el otro día fuí al médico, suponiendo que tenía la típica cistitis veraniega, por tener el bañador mojado más puesto de la cuenta, o por secarte corriendo cuando sales de la ducha... vicisitudes veraniegas. Sí, lo sé con arándanos se previene, pero mira, últimamente no le doy a las frutillas del bosque, sino a las de temporada. Así que fuí al médico pensando que sería un poco de antibiótico y a correr por la pradera. Sí, este es uno de esos post de vicisitudes hospitalarias de las que Paco Fox disfrutaría.

Mi nueva doctora es bastante más maja que el doctor anterior, porque te escucha y te comenta para que te quedes sin dudas, así que mola. Y me dijo que como la cura de la cistitis es antibiótico y ahora lo regulan mucho (por aquello de evitar el sobreabuso y que la gente no se inmunice y se creen superplagas) me tenían que hacer una prueba de esas de orina. Esta vez se vino mi madre por aquello de que "tengo que ir al médico con gente porque sino se van a pensar que en casa no te queremos y no nos preocupamos". Sí, esas ideas peregrinas de las madres...

Ya os he contado lo de mi vejiga británica, no? Pues eso, que iba yo con mi vasito a hacer pis al baño del centro sanitario. Que luego me dicen que me pasa cada cosa de flipar, pero es que entro al baño y me encuentro a una señora meando, literalmente, con la puerta abierta.

-Oh, hola, buenas tardes.

-Bue... buenas tardes.

Pero cierre la puerta por el amor de Odin...

La educación no es saludar cuando entra la gente al cuarto de baño, es cerrar la puerta, maldita sea!!

Una vez en shock volví a la situación de diálogo con mi vejiga y esta vez me ingerí un litro de agua de una sentada. UN LITRO! Y nada. Mi madre de estas que llega de la nada pulsando el botón del agua del lavabo para ayudar en modo "Hermione se va a Saber y Ganar edición Howards", pero mi vejiga es muy British, sólo le faltó gruñir "Gibraltar Británico!". Mientras yo me atiborraba de agua fuera del cubículo, mi señora madre entablando conversación con una señora que se meaba locamente porque está haciendo una dieta de piña y la va muy bien, porque es muy diurética... la típica conversación de sala de espera, pero en pleno baño. Y yo así que hice la típica sonrisa políticamente correcta, porque, no os lo toméis a mal, pero tampoco es que me encuentre cómoda hablando de mi pis y el ajeno en un baño de un centro de salud (y sí en tu blog? Qué queréis que os diga, al menos nos echamos unas risas con estas cosas). Tras unos 20 minutos despues (y no es coña) conseguí llenar minimamente el bote rollo "señora doctora va a tener que apañarse con esto porque como vea una botella de Font Bella me convierto en un aspersor y le riego el jardín".

Tras unos cuantos minutos me dijeron que salía limpio de bacterias, pero que había encontrado sangre en la orina.

-Pues yo no he visto nada.
-Es que está a nivel microscópico


Por lo que, me invitó a ponerme de pie para examinarme y tras darme unos golpes en la espalda como si fuese a partir tablas de madera en modo judo, (pero flojito, que el médico te tiene que curar, no luxar) rollo "te duele aquí?" ZASCA... "una mijillaaaaaaaaa", ha determinado que no tengo piedras en el riñón, pero sí arena, que no duele tanto, pero de vez en cuando pincha que no veas.

El pantano de la desesperación en mis riñones, sólo necesito comer picante para hacer fuego y criar RAGs

No creo que sean arenas resplandecientes, sinceramente...

Así que ando todo el día pegada a la botella de Solán, como los peces en el río, bebe y bebe y vuelve a beber, bebiendome hasta el agua de los floreros, literalmente, un no parar de agua que va y que viene y si voy al gimnasio ya me han dicho que menos de 5 litros ni de coña... y qué hago yo con tanto líquido? Hago el pilates con goteo?  Yo no estoy acostumbrada a beber tanto. Qué estrés, que me visito más el baño que Concha Velasco en un Oktober Fest.

Normalmente me bebo mis dos litrillos, y luego claro, mis refrescos, mi agua, y todo el líquido en general, pero claro, con este calor, por lo visto las arenas y los cólicos son normalísimos y claro, te arañan por dentro de lo lindo y claro que te duele. 


Ahora mi vejiga británica está sobresaturada de trabajo y claro está en plan "excuse me, could you explain me why I'm overworking?". Pues mira reina, para limpiar el cuerpo, denunciame al sindicato.

Conclusión? Antibiótico para evitar infección de vías, que es un poco incompatible con el calcio, así que tendré que vigilar eso una semana, calmantes para el dolor y si me duele una jartá, otros calmantes, pero sólo si es necesario (que de momento, no necesito ni los flojos, pincha un poco pero es muy de vez en cuando, soy afortunada en ese sentido). Lo que pasa que lo que me va bien para subir la tensión como la sal, me va mal para el riñón y lo que me va bien para la acetona, también fastidia el riñón, así qie leeré como puedo equilibrar todo esto, porque tiene que haber una solución y ahora hay muchas soluciones alimenticias.

Me han dado un vaso nuevo que para llenarlo necesitas un curso en la NASA y lo tendré que llevar en unas semanas.

Así que a buscar comidas (se admiten sugerencias). Espero que os hayáis echado unas risas y sobre todo, que os hidrateis mucho!!


4 comentarios:

Gadirroja Lapinturera dijo...

Uf, voy paso a paso que me dejo cosas en el tintero:
a) las uñas me han encantado, se te perdona todo el frost que haga falta
b) ya sabes que me parto con tus "momentos sanitarios", me alegro de que esa doctora sea más maja
c) Ánimo con esas "arenas" y tu ingesta de líquido. Yo últimamente ando enganchadísima a las infusiones en frío y eso me ayuda a beber más (y eso que de agua, bebo bastante).
Un besazo!

Adaldrida dijo...

Las uñas son chulísimas...
Y compartimos experiencias en el médico, qué ganas de tener de nuevo guasap.
Bebiendo agua yo soy EL REY.

Miss Potingues dijo...

La infusión de diente de león y cola de caballo puede ayudarte. Son remineralizantes y diuréticas a un mismo tiempo.
Ahora, si es cosa de mear como si no hubiera un mañana, té verde con piña, es la bomba.

Besos, y cuídate.

la reina del hielo dijo...

mi consejo es que evites los zumitos envasados un tiempo que para las piedras van fatal y los refrescos también. Y zumo de arándano xD