jueves, 18 de abril de 2019

Eurovisión 2019: Primera semifinal

Lo estabais esperando como agua de mayo? Pues mira, ya está aquí uno de los que promete ser más polémicos años en Eurovisión. Partimos de que todo se va a celebrar en Israel, que a menos de una semana de ganar se vio envuelto en un ataque a franja palestina que no gustó nada a la comunidad eurovisiva. Por otro lado, Ucrania está fuera del concurso por vetar a su cantante por su relación con Rusia, por lo visto no firmó el contrato porque le suponía, no solo cancelar su gira por Rusia por el conflicto de la anexión con Crimea, sino que el hecho de haber actuado hace poco en Crimea, con las muertes que ha supuesto este conflicto, ha dolido a la comunidad Ucraniana, que le han llegado a preguntar públicamente en pleno concurso a quién pertenece Crimea.

La cosa es ¿se puede inhibir un concurso de la canción de la política? ¿Hay alguna parte de la cultura que tenga que mantenerse al margen de la cuestión social que se vive? ¿Se nos va a ir el mensaje de paz, amor y multiculturalidad al traste? ¿Hay alguna respuesta correcta a todo esto?

Seguramente no. En cualquier caso, vamos a hacer una exploración de las canciones del concurso, que os digo ya que son tan intensas como el concurso.


1.- Bielorrusia. Zena-Like it. Zena es una de esas artistas que llevan en el mundo de la canción desde pequeñas y con varios premios a su nombre, incluida una beca de la fundación especial del Presidente de Bielorrusia para apoyar a los jóvenes talentos. Uno de sus trabajos más sonados últimamente es ser la voz de Moana en la versión rusa de la película de Disney. Fue finalista en Eurovisión Junior en 2015 y quedó 3ª en la edición de 2016 y co-presentó la gala de Eurojunior el año pasado. Ha sacado 20 canciones y 10 vídeos musicales. Zena viene con un tema con ritmo caribeños y tecno que puede gustar a los más jóvenes, muy rollo Clean Bandit, pero sin la parte orquestal. Se presta a canción con baile, porque sino, este tema se cae a la primera y la coreo que lleva no es muy explosiva que se diga. Dada la cantidad de baladas, es posible que veamos a Zena en la final.


2.- Chipre. Tamta- Replay. Aunque nació en Georgia, se fue a Chipre con 22 años, donde participó en Greek Idol, un programa de talentos donde quedó 2ª empezando una carrera imparable, que la convierte en una de las artistas más influyentes del panorama actual griego. Actualmente se la considera una artista dual por sus estilismos y sus logros en la vida real con 4 discos, 12 singles y 26 vídeos. Ha actuado en varios musicales (Rent, Cabaret...) y ha sido jueza de X- Factor entre 2014 y 2018 y es una embajadora de la lucha contra el cáncer de pecho y de "Salva un animal callejero griego". Otro tema con dejes caribeños, lo cual va a en su contra al salir detrás uno. Este es más básico y discotequero, muy tema de verano, más pegajoso que la arena de la playa. Muy rollo Inna y que requiere, lógicamente, su coreo correspondiente, porque sino, esto no pasa a la final ni con todos los puntos que Grecia pueda soltar a su amiga Chipre. Eso sí, simplemente por el vídeo esperemos estilismo muy llamativo.


3.- República Checa. Lake Malawi- Friend of a Friend. Lake Malawi es una banda de tintes indies que llevan tiempo intentando expandir su música fuera del país, por lo que sus canciones suelen estar en su mayoría en inglés. Tienen dos discos y muchas canciones subidas a su canal de Spotify, por si alguien quiere buscarlos. Han tocado en festivales con The Kooks, Mika y Thirty seconds to Mars y han participado en varios festivales británicos con bastante aceptación. Con toques ochenteros y sonido muy elegante rollo Daft Punk este tema merece muchísimo estar en la final, dentro de lo pop-retro es de lo más bonito y pegadizo que hemos tenido en años en el concurso, muy bien desarrollado, aunque vocalmente no sea una locura y de hecho las partes habladas le van a costar puntos del jurado. Se presta muchísimo a algo divertido y fresco en el escenario. Sorpresas nos están dando los checos últimamente con el pop elegante, han encontrado su estilo donde hacerse fuertes. Oye y encantados de verdad, tiene pinta de que va a ser entretenido de ver.


4.- Finlandia. Darude feat Sebastian Rejman- Look Away. Darude es uno de los artistas más sobresalientes de la escena finlandesa con respecto a la música de discoteca, de hecho en el 2000 salió su primer superéxito "Sandstorm" que vendió más de 10 millones de copias del tema (y lo habéis oído fijo) y con cientos de millones de descargas de este y otros de sus temas y con varios discos de multiplatino -ahora vas y lo cascas- y 3 Grammys Finlandeses. Canta el tema Sebastian Rejman, cantante y actor que ha compuesto la letra del tema. Sebastian tiene su propia banda -The giant Leap- y es uno de los personajes principales de la serie dramática Syke. En cuanto al tema podríamos reducirlo a un Arriba Kapitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal!! Ha llegado el tema más dance del año, muy potente, con un gran componente progresivo y con intención de petar Israel con su ritmo imparable. Este tema si no se escucha con una bebida energética encima, mal. Se presta a mucha luz y una impresionante puesta en escena, que es lo que tienen, pero se queda pelín corto para mi gusto (sí, ponle a tope). Veremos como sale.


5.- Hungría. Joci Papái- Az én ápam. Bieeen!! El precursor de la discolecherita- 2017( aka Origo) que se molaba a sí mismo ha vuelto!! Regocijémonos! Recordemos, es hijo de un gitano de pura cepa que lideraba una señora orquesta, lo cual hace normal que el pequeño Joci de 4 años cogiese una guitarra y empezase a dar voz a su arte. Su familia era humilde, así que buscar promoción era complejo, pero ni corto ni perezoso se apuntó a todos los concursos de talentos que pudo hasta tener su oportunidad en 2005, aunque el estrellato no llegó con esa oportunidad. Estaba a punto de abandonar su sueño, hasta el punto de dejar de escuchar música durante un año, momento en el que compuso Origo, el tema que le llevó a Eurovisión.  Balada dedicada a su padre y a los valores de protección de la familia con deje playero y toques folk y un ritmo pegadizo nos trae este tema, muy agradable de escuchar, a ver, no es el "yo lo molo", pero se pega, aunque su clasificación la veo difícil y esperemos que la puesta en escena sea contundente y bonita. De momento tiene una propuesta simple y con mucha lucecita, pero bastante sosa... no tengo fé en su paso a la final con la puesta en escena.


6.- Montenegro. D mol - Heaven. Este grupo de 6 chavalucos salen de la escuela privada de Daniel Alibabic, que lo mismo no lo situáis pero perteneció al grupo No Name quienes pisaron eurovisión en el 2005. ZelkjoVukcevic es estudiante de 4º grado de escuela culinaria, pero lleva cantando desde los 11 y ha participado en varios eventos y en un coro de niños. Emel Franca es un estudiante de 4º grado de electro-economía, empezó a cantar con 12 años y además juega al balonmano. Tamara Vujacic ha sido estudiante ejemplar y lleva cantando desde los 11 años, tiene 3 canciones para niños ha participado en festivales nacionales e internacionales y eventos humanitarios y tiene 9 premios por varias actuaciones, ha participado en un concurso (D mol) y ha sido muy activa desde entonces. Ivana Obradovic, graduada en música y participante en varios festivales es miembro del coro de la ciudad de Bijelo Polje y el coro de una iglesia, toca el piano y la guitarra y es bailarina folklorica también. Mirela Ljumic esté en el instituto y estudia 3º grado, trabajando de periodista y en programas infantiles y por último Rizo Feratovic, estudiante de la facultad de Ingeniería eléctrica, ha estado vinculado a la música desde los 14 y llegó a participar en Factor X y aunque es futbolista profesional, su primer amor fue la guitarra. Como veis, todo gente preparada en la música. Conceptualmente me recuerda mucho a los A-Teens, American dreams y otras bandas adolescentes de los 90- 2000. De hecho el ritmo es muy de ese rollo, queda gracioso la verdad y las voces están fenomenal y bien empastadas. No es gran cosa como tema y no confío en su clasificación a la final, ni en los 90's ni ahora, pero al menos sé que va a generar buen rollo en el escenario y va a ser entretenido de ver, aunque siempre se puede hacer algo sorprendente. Su puesta en escena hasta ahora es sobreactuada y con expresión corporal mal trabajada (más que enamorarse parece que te van a arrancar el corazón con rabia, chungo).


7.- Polonia. Tulia- Pali-sie. Este grupo empezó en 2017 y ganaron bastante popularidad con una versión folk del Enjoy the Silence de Depeche Mode, la cosa es que su primera versión consiguió 10 millones de visitas en youtube, pero en 2018 ganó varios premios en distintos certámenes y concursos y sacando un disco que consiguió el disco de platino (un discazo doble de 20 cancionacas, que eso no lo hace casi nadie para empezar, 7 de ellas son de su propia composición). Su quinto single, el tema que nos ocupa, está basado en la película Guerra Fría. Practican un tipo de canto folklorico que se traduce como canto blanco o canto a gritos, de ahí su sonido característico, que implica una técnica muy depurada para no dejarte la voz. Una canción de amor en polaco e inglés, pop con notas rock de los 90, muy simple, entre Echobelly y las t.A.T.u, demasiado simple que no está mal, pero que pone todo en la puesta en escena y tiene que ser muy rompedora para que llame la atención, porque es una cancioncilla sencillita, más bien corta (2:45 cuando el máximo son 3 minutos y normalmente se apuran lo que se puede), fresca pero no muy novedosa. Sí me gustaría, a pesar de eso, que fueran a la final, la melodía me resulta agradable.


8.- Serbia. Nevena Bozovic- Kruna. Nevena ya estuvo por estos lares en el Eurojunior del 2007 y posee estudios en el instituto de música y gimnasia y universitarios de solfeggio en la universidad de Belgrado. Ha participado en varios eventos y concursos con muy buenos resultados. OTRA BALADA!! (qué novedad!) Empieza muy umplugged y evoluciona a pop-rock sinfónico, que conjunta el serbio con el inglés, y una guitarra con arreglos de cuarteto de cuerda y piano. Una gran voz y un tema dramático y lo más rock que vamos a tener en el concurso este año. No la veo en la final, pero el tema es bonito, sin duda y el estilimos Barbie Barb Wire no me convence.


9.- Eslovenia. Zala Krelj & Gasper Santi-Sebi. Un grupo formado en 2017 de dos artistas que tenían carreras por separado y decidieron aunar sus fuerzas. Zala empezó haciendo versiones pero fue ganando adeptos con sus propias canciones. Gasper empezó con la guitarra, lo cual le llevó al final a Praga a un estudio de grabación, Faust Record Studios donde su volvió compositor y productor. Dos años después decidió hacer un viaje en bicicleta y ahí compuso el primer estribillo de la banda, quienes se conocieron por Instagram, y cuando Gasper escuchó a Zala entendió que era la vocalista perfecta para su canción, votada la mejor canción Eslovena en 2017, luego sacaron dos temas más con muchos seguidores, que ha tenido bastante aceptación. Un tema de electro-new age en esloveno con puesta en escena rollo concierto de radio 2. La voz es fea? No. ¿El tema es feo? No. Es el típico tema que o les encanta a los que van de modernos (por favor, esto es Eurovisión, modernidades a mi!), o no lo vota nadie. Para mi que se queda, pero nunca se sabe.


10.- Australia. Kate Middler-Heidke- Zero Gravity. Nominada a un premio Aria y multiplatino, esta autraliana ha conseguido ser segunda en la lista de ventas con el primer disco y ser doble platino con el segundo. En 209 ganó un premio por composición, siendo la primera australiana que lo hacía. Su primera ópera Rabbits llegó en 2015 a las operas de Oceanía con mucha aceptación. Su educación, obviamente es en canto lírico en el conservatorio de Queensland, pero ha actuado en la Opera Nacional Inglesa, en la ópera de Sydney (tiene un disco de este concierto) ,en el Metropolitan de Nueva York y con Keir Nuttal ha compuesto la música y letra de La boda de Muriel: el Musical y este tema mientras prepara música para su nuevo disco.  Un tema tecno- progresivo que empieza muy suave y luego introduce de manera muy poderosa elementos de lírico mezclados con momentos que recuerdan a Florence and the Machine. Curiosa, merece pasar a la final y quedar entre las 10 primeras (no me sorprendería que ganase este año).


11.- Bélgica. Eliot. Wake up. Un descubrimiento de la Voz belga, en su séptima temporada. Pierre Dumoulin, compositor del tema se quedó impresionado por su presencia en el escenario y supo que era perfecto. Eliot tuvo su primera guitarra con 7 años y desde entonces no ha parado, con 2 años de formación teórica musical. Cuando escuchó la demo, se quedó impresionado por el tema y no pudo decir que no. Es una balada con una gran carga de tecno y algunos elementos orquestales que le dan profundidad y bastante ritmo, lo cual la hace bastante interesante dentro de las baladas que tenemos. Vocalmente es una balada un poco pobre, muy simple y sencilla. Normalmente lo que trae Bélgica gusta mucho, pero veremos qué pasa, porque con baile puede dar mucho de sí y de momento el factor teen le apoya.


12.- Estonia.  Victor Crone- Storm like this. Sueco de nacimiento Victor creció en una familia musical donde su abuela era cantante y su abuelo violinista, pero hasta que sus padres no le regalaron una guitarra con 12 años no se puso a tope con la música. Con 14 compuso sus primeros temas y con 18 se fue a Tennessee, a Capital Records a liarla pardaca. En 2015 quedó segundo en el concurso de selección de Eurovisión. En 2018 junto con Tungevaag &Raavan grabó el tema Coming Up que consiguió 18 millones de reproducciones de Spotify.  Fue en 2016 cuando conoció a Stig Rästa con quien ha compuesto varios temas, incluido este. Aún así le sobra tiempo para entrenar porque está en la selección estona de Hockey. Un tema que recuerda un poco a los primeros temas de Avicii, con una gran carga de energía discotequera no es un tema vocalmente difícil para nada, pero es un tema que requerirá mucha puesta en escena si quiere convencer, energía que de momento se queda pelín corta y que el propio tema lo exige. No es lo mejor que ha llegado a Eurovision en este sentido, pero veremos la puesta en escena.


13.- Georgia. Oto Nemsadze- Sul Tsin Iari. Con 3 años su madre le enseñó a cantar. Desde ese punto todo ha sido un ascenso. Ganó el concurso Geostar en 2010, dos años después en el concurso 10+10 volvió a concursar, grabó su primer disco, en 2014 participó en La Voz de Ucrania, quedando 2º, dos años después En tu cara me suena, volvió a quedar 2º y dos años más tarde actuó en el Lviv Arena de Ucrania. Este año ha ganado el Georgian Idol y eso le convierte en representante automático en Eurovisión, mientras trabaja en su segundo disco. Una voz grave y desgarrada en una balada de gran carga dramática con coros líricos. A veces una voz tan grave se escucha raro, no sé si era la voz más adecuada para el tema, no lo hace mal, pero es un tema complejo y tiene que tener una gran presencia en el escenario para poder colarse.


14.- Grecia. Katherine Duska- Better Love. Esta mujer de origen grecocanadiense ganó fama con su primer disco sacado en 2016 y en 2018 sacó un tema que se usó para una campaña publicitaria en la televisión canadiense con mucho éxito. Su participación en diversos festivales ha sido muy aclamada y ahora viene a probar suerte en este escenario. Otro tema de balada con deje tecno. Muy decepcionada me tiene Grecia este año, si bien es un tema que se desarrolla con una gran dificultad vocal no me parece ni de lejos de los mejores temas que haya llevado Grecia a este concurso y mira que soy pro-helénica, precisamente por renunciar a su toque típico de folk griego que tan bien desarrollan. Un estilo vocal muy Jess Glynne, aunque muchos hablan de un recuerdo lejano a Amy Winehouse y el tema tiene mucha dificultad, que obviamente hay que reconocerla, pero me gustaba mucho más la del año pasado. A ver qué nos trae al escenario, tiene pinta de ser creativo cuanto menos viendo este vídeo con cosas de uno de los últimos vídeos de La Mala Rodriguez.


15.- Islandia. Hatari- Hatrid mun sigra. Se consideran anticapitalistas, amantes del sado maso y bondage y su música la califican como techno distópico, un estilo que le ha hecho ganar, por extraño que os parezca varios premios. El concepto de este proyecto artístico, más que grupo musical, se basa no en cambiar la sociedad liberal, sino en desenmascararla, a ella y a la anomía que produce en los humanos, llevándolos a una carrera por objetivos futiles (conste que lo dicen ellos, no es que me haya puesto intensita de la vida), por lo que Hatari quiere ser la contradicción de la esperanza y la desesperanza y el poder y la vulnerabilidad de la sociedad, donde sólo queda bailar o morir. Klemens Hannigan (músico, diseñador y carpintero de armarios), Matthías Tryggvi Haralsson (periodista y escritor) lideran un proyecto al que poco después se les une el batería Einnar Hrafn Stefansson (músico, productor e ingeniero de sonido) que irán acompañados por tres bailarines y coreógrafos.  Bienvenidos a la sección de Cachitos de Hierro y Cromo/ Conciertos de la 2 de Eurovisión. Este grupo de modennos reinventa el tecno con dejes ochenteros retro de título "El odio prevalecerá". Aunque parezca una mierda, la dificultad vocal de la voz death requiere una técnica brutal para no terminar laringectomizado en dos días. Me gustaría que pasara a la final? Sí, por favor, es lo más diferente y moderno que va a venir este año musicalmente, la letra es un canto a no perder nuestras emociones humanas y a no perdernos en el consumismo y el odio y como siempre, Europa no lo va a entender -no tengo ninguna fe tras varios momentos como este en otros años- y los mandaran a casa, pero tiene toda la pinta de ser superdisfrutable. Aprovechemos este minimomento.

 

16.- Portugal. Conan Osíris- Telemóveis. Se llama Tiago Miranda, y lo de Conan viene por la serie manga Detective Conan, no por el Chuache, porque Tiago nació el mismo día que Miyazaki, padre del personaje del detective (serie muy recomendable) pero lo de Osíris sí viene por el dios egipcio Yo, a un tío que se llama Conan Osíris, le compro lo que sea, así, para empezar, porque es el mejor nombre del universo y ya está, no hay nada más épico que eso -aunque estoy abierta a que me sorprendan-. Conan es un cantante, bailarín autodidacta, compositor y productor que estudió arte y diseño en la universidad y que siempre habla sobre la importancia de autoexaminarse y plantearse la vida de uno mismo. Trabajó en la sex shop más importante de Lisboa, lo cual también está muy relacionado con la reflexión vital (por raro que parezca). En 2014 hizo un álbum enteramente instrumental llamado Silk, en 2016 sacó Normal Music, su segundo disco. En 2018 se le invitó a participar en el Festival da cançao y cantar su tema el mismo, un tema dedicado a los teléfonos móviles y ganó y es ese tema el que nos trae. El tema está muy bien, como el anterior, pero con otra esencia, lo que pasa es que el tema es un tema superétnico entre el electro-tecno-folk, con elementos que recuerdan a Rosalía muchísimo, porque esencialmente es el mismo tipo de fusión- a nivel conceptual, no musical- y estos temas no siempre el europúblico los abraza con el mismo amor que  hay que abrazar a este pedazo de nombre. Otro tema que podríais descubrir en un concierto de Radio 2 o en Cachitos de Hierro y Cromo y que está muy bien resuelto a pesar de lo novedoso y experimental. Por denominarlo de alguna manera podríamos denominar un fado electroexperimental con toques de Battiato (si alguien usa esta expresión, la leísteis primero aquí) y mucho de Rosalía (que ni en mil años hubiésemos llevado a Eurovisión, porque somos Euroidiotas y sólo llevamos radio fórmula, cuando hacemos cosas muy buenas pero somos muy poco valientes). Espero de corazón que si hay que elegir entre Islandia y este, este que me parece más accesible, pase a la final, precisamente por ese toque rompedor que tiene y eso sí que lo digo de verdad de la buena. De mis temas favoritos este año.


17.- San Marino. Serhat- Na na na. Serhat os sonará porque ya vino en 2016 con un tema llamado I didn't know, también entre la idea del Cohen-disco (la voz de Leonard Cohen con lo mejor del disco setentero). Serhat es cantante, compositor, productor musical y de programas de la tele, presentador yyyyyy... dentista. Ha presentado varios programas de televisión y ha sacado un nuevo disco, tras años de ser un clásico en la televisión turca.  Ha fundado varias academias musicales y de artes por  Otro que vuelve por estos fueros y con un poco lo mismo que la última vez: disco-Cohen- Gunther. Su voz aspera se vuelve a envolver en coros femeninos y apuesta por el euro disco de los 90. A ver, clasificarse, no creo que se clasifique como la vez anterior, es más de lo mismo y no se reinventa mucho, la verdad, aunque en este tema canta un poco más, resulta más alegre y gusta más que el anterior, el hecho de que haya tanta balada, se agradece terminar la semifinal con algo alegre y seguro que da espectáculo como la vez anterior y siempre eso es muy disfrutable. No creo que se clasifique, pero nunca se sabe.

Os recuerdo que Cava Baja tiene su podcast sobre los ganadores morales de Eurovisión (sí, salgo yo, autopromo!) por si os he creado euroansia. 

3 comentarios:

Beatriz MissPotingues dijo...

Este año la cosa promete ronda de cuchillos. Ya veremos en qué queda. Besos!

Rebeca Sánchez dijo...

Gracias por ponerme al día, estaba desinformada total...
Me encanta leerte.

Un besazo, guapetona.

Adaldrida dijo...

Cuánta sabiduría encierras...