miércoles, 6 de noviembre de 2019

Cine de verano

No os había contado que durante el verano también he visto un par de pelis y no es que me crea crítica de cine, pero por comentarlas un poquillo. Obviamente voy a obviar Lalaland: seguro que todos la habéis visto y no pongo una pica en Flandes si os digo que como peli de ruptura incita al suicidio (muy fuerte... la incitación... y el suicidio). Mejor ved otra cosa.


- Los muertos no mueren. Mi plan era ir a ver la peli de Elton John, pero como mi colega Dustin no estaba muy animado tampoco, decidimos que los zombies siempre son un valor divertido que no decepciona: cuando dan miedo, aprendes a valorar la vida en su esplendor. Cuando dan risa, te han animado la tarde. Lo que no te esperas son 2 horas de guión basado en gestos contenidos, rupturas poco fructíferas de la cuarta pared (y la vimos en versión original, no creáis que fue un problema de traducción), chistes con espacios sobredimensionados para la risa y una dinámica que crees que va a arrancar a la hora y que crea una tensión innecesaria para el resultado final. Resultado: una película de zombies intimista en la que la trama flojea, que promete más de lo que ofrece y que sólo he visto que le guste a críticos de publicaciones muy caras de moda (ejem), gente que va de pureta y de leída (de esas que te sueltan que los Beatles están sobrevalorados y que los Planetas/ Vetusta Morla/ Lori Meyers /Cualquier grupo indie que haya medio triunfado en este país, estaban bien en los primeros discos, antes de volverse comerciales) y que se toman un bloody Mary en un bar y piden -antes de probarlo- que le traigan pimienta y sal porque en España no sabe aliñarlo (y terminan haciendo un gazpacho con alcohol, que sólo les falta migarlo... os juro que he vivido esto).

A destacar: el concepto del zombie con reminiscencias de su vida mortal, Tilda Swinton (por la peculiaridad de su personaje, maravilloso acento escocés, aunque su mejor momento es el momento que comparte con Charlotte Kemp- Muhl a la que tengo bastante atragantada y porque su papel, tan estrambótico, es una luz en este valle de sombras), Selena Gómez haciendo de dreamy girl con gracia (mejor de lo esperable), Danny Glover (le hemos visto sobrevivir a un Predator, pero ha sabido dar mucha ternura a este papel) y Carol Kane a la que quiero abrazar muy fuerte. La fotografía es realmente encomiable y de las mejores cosas de la peli, dando una sensación constante de paisaje que puede cambiar en cualquier momento. Bill Murray y Adam Driver no es que estén mal, es que se les pide un trabajo emocional improbo para lo que la trama da de sí. Habrá gente que se haya reído mucho, pero la realidad es que en nuestro cine, solo hubo un par de risas tímidas en un par de momentos. 

Los zombies puede que nunca mueran, pero nos fallaron notablemente.

- ABBA: The movie! No, no es Mamma Mía!, en 1977 ABBA decide hacer un tour por Australia, país que los idolatra y, de paso, deciden hacer una peli- documental en la que un presentador de radio country tiene que conseguir una entrevista en profundidad a ABBA con tan mala suerte que siempre se les escapan y que va entrando de peripecia en peripecia. Entre sketch y sketch, cancionaca de ABBA. Todo ello amenizado con los comentarios -lo que tiene ir de tarde chicas- de Cava Baja, fan donde las haya de este grupo, que complementa con anécdotas sobre canciones y me rompió algunas noticias falsas que oí del grupo. 

La peli es lo que es: es como ver Help o Qué noche la de aquel día de Los Beatles. Son sketches graciosos, con vídeos musicales. No es el mejor musical, pero te gusta. No son películas que pasarán por la Berlinale, pero sales con buen cuerpo de verlas. Son actuaciones de conciertos y lo que venía a ser el protoconcepto de videomusical. Hay paralelismos entre Beatles y ABBA? Pues me he dado cuenta de que hay mogollón. ¿Es la peli de mi vida? No ¿La volvería a ver gustosamente? Sí, sobre todo si tienes a alguien a tu lado que no se molesta si cantas las canciones y se anima a cantarlas contigo y te explica cosas de Abba... (Muchas gracias Cava Baja!).

A destacar: los estilismos con aire oriental, los fallos de raccord donde Agneta aparece sin trenza y de repente con trenza... se hacen hasta entrañables, el momento de mini-musical (por lo visto ABBA hicieron un minimusical llamado La chica del pelo dorado de tres canciones) que es verdaderamente increíble (y que me parece una pasada) y que deberían haber desarrollado en algún momento (y espero sinceramente que lo hagan, aún tienen tiempo). El hecho de la moral de la época donde Agneta era constantemente preguntada qué le parecía haber sido votada como el mejor culo de la escena pop (nada, vendes tropecientos discos, pero te reducen a un culo, nada que Nicki Minaj haya inventado), la capacidad de probar nuevos riesgos con los estilos de Frida (era una potinguera de pro, se atrevía con todas las tendencias), la estructura tan cerrada de las bandas (las chicas cantantes, los genios eran ellos y nada podía cambiar en esa estructura... pero pasa en toooodas las bandas, solo que aquí es visualmente muy cantoso y da que pensar)... pero a nivel musical es que sus influencias y sus producciones era revolucionarias para la Europa de los 70's-80's.


- Austenland. Esta película me la recomendó Cava Baja cuando le dije que necesitaba echarme unas risas. Con Cava Baja tengo mucho en común, pero entre ello es el amor por Jane Austen. La cosa es que esta peli me daba miedo por si estaba demasiado anímicamente blanda para verla, y lejos de eso, me vino bien. 

Jane Hayes es una chica tímida, dulce y romántica que está obsesionada con Jane Austen: su casa es un imperio del merchandising Janeausteniano, sus parejas ni siquiera hacen por entender su tendencia al romanticismo de regencia y sus ex es de esos gilipollas insensibles que piensan que porque lo hayas dejado con tu novio te vas a tirar a cualquier ex, sólo porque piensan que "donde hubo fuego siempre quedan cenizas", obviamente muy lejos de su fantasía de Mr. Darcy, pero esa misma fantasía la impide poner los pies en la tierra y evolucionar en su vida de una manera real. Un día, en la agencia de viajes se entera de que hay una especie de ressort de Jane Austen: tu pagas por ir a una casa y vivir una experiencia de libro de Jane Austen y Jane se embarca en la experiencia cobre. Molly, la mejor amiga de Jane dice que esto es una locura y tiene que romper su sueño pero Jane sigue centrada en ir y vivir la experiencia. Molly acepta el reto: si Jane va y le parece increíble, según sus expectativas, podrá seguir toda la vida en su sueño y no dirá nada, pero si no, tendrá que volver a la realidad y hacer limpieza en casa.

Jane llega y se encuentra con otra mujer Elizabeth: una americana ricachona, excesiva y un poco hortera que ha decidido ir al ressort en la opción platinum y que nunca se ha leído nada de Jane Austen, de hecho no sabe nada de la época de la regencia. Cuando llegan, son advertidas de que todo está preparado para tener una experiencia totalmente austeniana -cada una adaptada a su nivel de pago-, incluso romántica, pero que no se hagan ilusiones: son actores y, como mucho, pueden darte la mano, pero no más: THIS IS REGENCY ERA!!


La peli es una de esas películas que en cine seguramente fue un pinchazo, pero que merece la pena tener en DVD en casa (tranquilos, como fan de la Princesa Prometida, sé reconocer una de estas en cuanto la veo), porque es comedia romántica con actuaciones desiguales, pero al final, entretenida y con algún punto destartalado que la hace muy agradable de ver. Keri Russell (os sonará de Felicity) a veces pega tan poco con el papel, que resulta perfecta (en serio, no es nada creíble cuando se pone a rapear, lo cual la hace perfecta), Jane Seymour está un poco deslucida pero hay momentos que clava, pero Jennifer Coolidge (os sonará de hacer de secundaria en Friends, Una rubia muy legal 2, 2 chicas sin blanca y si alguien vió American Pie, es la madre de Stifler...) está perfecta en el puesto de americana excesiva a más no poder, JJ Field es una cara conocida para las fans de Jane Austen porque hizo una versión de Northanger Abbey para televisión, resulta muy divertido ver a Ricky Whittle (American Gods) haciendo de Capitan East (versión MUY flipada y hormonada del capitán Wentworth de Persuasión). 

A destacar: Primeramente la fotografía, escenarios y ropa... increíbles. La mención de alguna manera a todas y cada una de las novelas de Jane, en cada escena puedes ver un evento que pueda recordarte a una parte emblemática de cada libro, desde la escena de la lluvia (Sentido y Sensibilidad), la escena del piano y la entrada en la mansión (Orgullo y Prejuicio), la habitación de Jane (Mansfield Park, Persuasión)...  y luego las frikadas: las vestimentas de los criados, por si os gustan las frikadas, salen de la película Orgullo y Prejuicio (la versión de 2005), la mansión estaba construída por sir Francis Dashwood (como la familia Dashwood de Sentido y Sensibilidad), la pareja en la vida real de Kery interpretó a Mr Darcy en una adaptación de la BBC de "La muerte viene a Pemberly", basada en los personajes de Orgullo y Prejuicio, Ruppert Vansittart que hace de señor Wattlesbrook ha interpetado varios personajes en las series de Jane Austen de la BBC. Y lo más divertido: hay una coña con alguien que debería salir en la película del Hobbit... y cuando se hizo la película de Peter Jackson, consiguió colarse en el reparto. Por otro lado, la lección de la peli de que Jane Austen es genial, pero al final, si el sueño no se hace real, la fantasía causa más dolor que alivio, es inspiradora. Hay momentos de verdadera risa y los títulos de crédito son una fantasía genial que no sé como no ha inspirado una película musical de Jane Austen a lo Sofía Coppola (rollo María Antonieta con pop ochentero, pero no solo cantado: imaginaos a esa Elinor Dashwood pensando que Edward Ferrans se ha casado cantando Total Eclipse of the Heart, colina arriba, colina abajo o ese Capitán Wentword cantando Time after Time -si lo hacen, me muerooooo!-  ). Es refrescante seguir encontrándote con peliculillas con ese sabor fresco de las comedias de los 80's-90's sin más pretensiones que tarde de peli y palomitas con las amigas. Y definitivamente quiero la bolsa de tela de I love Darcy, vamos, qué menos (aunque la quiero porque sé que no hay #TeamWentworth)

Quizá la moraleja de esta peli con la que me gustaría quedarme es que las cosas puede que no sean como en nuestros sueños o que sí y la torta sea en ambos casos grande y puede ser deprimente, pero siempre puedes levantarte y crear nuevos sueños mucho mejores y más satisfactorios.


4 comentarios:

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

Me ha gustado esa moraleja final, resiliencia al poder.
Yo últimamente leo y veo alguna serie, ando perdida del cine y debería ponerle arreglo.
Un besito.

MásQueRopa dijo...

Como m gustó la la,land 💕💕
Besos

Beatriz MissPotingues dijo...

Me quedo con la de Abba y con la de Jane, pero, sobre todo, con la reflexión final. Un abrazote!

Adaldrida dijo...

Necesito ver Austenland, muchísimas gracias por el Post.