martes, 24 de marzo de 2020

10 tips para crear resiliencia en tu vida.

 Primero, como dije, este diseño de blog me permite acomodarlo a toda estación existente, así que aquí tenéis la versión primaveral: qué verde era mi blog!

Os agradecería que me dijeséis si estos colores os cansan la vista, quiero hacer el blog un sitio agradable y acogedor, no un espacio donde te dejes las córneas. De verdad, en esto, vuestras críticas serán tenidas MUY en cuenta.

Y segundo, en vista de que el post del cortisol os gustó mucho, voy a seguir con más información, esta vez sobre la resiliencia. La resiliencia es la capacidad de hacer frente a adversidades vitales. Algunos autores deciden usar el dolor como motor de ayuda, otros no creen que sea la manera, sino trabajar en esa emoción para neutralizarla y crear otras más positivas... pero básicamente es que la dinámica de salir fortalecido de los embates existenciales.

Porque el cortisol está muy bien (cuando está muy bien, cuando no, está fatal, amiga del metal), pero cómo cambio mi existencia a algo transformable que pueda gestionar... Hay un decálogo de manejo y empoderamiento resiliente:


1.- Creación de relaciones. El apoyo grupal es una manera de generar mayor autoconfianza y autoestima. Para ello hay que valorar qué relaciones tenemos que nos nutren y qué relaciones nos destruyen. Dentro de las últimas, podemos ver las que podemos salvar y las que no. Antes un cambio, es bueno sentirse apoyado, aunque no te entiendan.


2.- Los problemas no son insuperables. Ante un problema hay varias soluciones, puedes combatirlo, afrontarlo, cambiar de tácticas... incluso irte y dejarlo todo tirado. Muchas veces nos encerramos en que hay cosas que no podemos resolver y a lo mejor la actitud es más incapacitante que el mismo problema. Hay que ver cuando estamos ante un problema insuperable de verdad y si podemos hacer algo para rebajarlo, y ver cuando el problema no es tanto un problema como nuestra actitud.


3.- El cambio es parte de la vida. Decía Heráclito que sólo el cambio permanece (frase grabada en mi mente por una carta de Magic, lo gracioso es que era un encantamiento azul, pero no recuerdo el nombre de la carta). Las gente cambia, las cosas cambian, todo cambia, es inevitable. Desear que todo siga igual es tóxico, impide crecer y conocer cosas nuevas y positivas. También trae desafíos, pero es parte de la vida. Es un hecho natural y hay que aceptarlo como tal.


4.- Posicionate ante tus metas. ¿Qué metas tienes? ¿Son realizables? ¿Son realistas? ¿Dependen única y exclusivamente de ti? ¿Son a corto, medio o largo plazo? ¿Tienes un plan accesible y realista para la consecución de estas metas? Es importante tener definidas las metas personales y tener planes, pero estar abierto al fenómeno caos. Nada motiva tanto como tener planes de consecución de cosas que te hacen feliz.


5.- Actúa con decisión. Una de las cosas que más nos frenan es la falta de confianza. Incluso cuando lo tenemos todo atado y bien atado: actuamos desde la inseguridad y el miedo. Y el miedo lleva la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento y el sufrimiento al lado oscuro. A menos que quieras ser un malo maloso con escafandra de mosquito, cara quemada y capa que no me explico como no se ha enganchado en casi todas las puertas automáticas de media galaxia, hay que buscar otro plan de vida. Creo que un buen ejercicio es pensar en todas esas veces que has conseguido cosas muy difíciles y has salido adelante. O incluso cuando no han salido las cosas con el resultado que esperabas, has salido adelante. Cuando uno actúa desde la bondad y la actitud positiva, actuar con decisión es bastante más fácil, pero obviamente, requiere un entrenamiento mental diario.


6.- Conócete a ti mismo. Aunque la frase se le atribuye a todos y cada uno de los filósofos griegos existentes, es una frase que aparecía en el pronaos (como el "recibidor" por decirlo de una manera muy informal) del templo de Apolo en Delfos (ciudad de vacaciones). Muchas veces tenemos una mezcolanza de lo que los demás saben de nosotros y lo que creemos de nosotros mismos que no es real, hay que actualizarse. También hay que entender que seamos de una determinada manera ahora no es un hecho estático: las personas son plásticas y dinámicas, pueden adaptarse porque están diseñadas para ello, así que conócete para saber hacia donde deberías crecer.


7.- Promueve una visión positiva de ti mismo. No es que te vendas, es que te auto-vendas. Hemos normalizado hablar de nosotros en negativo y no resaltar lo positivo (salvo en entrevistas de trabajo), y tenemos que empezar a hablar más de las cosas que hacemos bien, no tanto a los demás, como a nosotros mismos. Somos personas capaces de hacer muchas cosas, cosas que nadie daría un duro por nosotros, pero que sabemos que podemos. Diariamente hacemos muchas cosas fantásticas por nosotros o por los demás. Es momento que las valoremos como merecen y que celebremos nuestras capacidades.


8.- Usa la perspectiva. Un ejemplo perfecto para la perspectiva es la cara de pedo de Joey cuando intepreta: descontextualizada, pensamos en una reflexión profunda, pero con todos los datos, realmente es una situación bastante cómica y ridícula, pero que funciona para su propósito. Cómo sabemos que nuestra primera perspectiva de una situación es la correcta? Hemos normalizado pensar mal, actuar con odio y violencia y deberíamos pensar en las veces que realmente hemos hecho algo con maldad. Si realmente son tantas, oye, dale una vuelta a tu vida, porque estas usando la actitud equivocada. Si realmente no actúas con maldad, ¿porqué la presupones a los demás, o al menos en una primera impresión? Una situación dificultosa puede ser una posibilidad de poner en práctica muchas actitudes, de ponerte en contacto con gente que puede ser útil o agradable, ponerte a prueba, aprender... toda situación negativa puede tener su lado bueno, no lo desdeñes, porque si eso logra minimamente entusiasmarte, bajas el cortisol y generas una rebaja del estrés importante, a parte de hacerlo todo más llevadero. Mira tú, si cambia las cosas.


9.- Destaca lo bueno que vives o que vas a vivir. Atención Spoiler. Quién le iba a decir a Lizzie Bennet que iba a terminar casada con quien se casa? O Anne Elliot? O Darth Vader llevándose bien con un Skywalker? Estas seguro que todo lo que te está pasando es malo? SEGURÍSIMO?! Seguro que al menos tienes un amigo que merezca la pena, o algún sitio a donde ir si todo va mal... y lo bueno es que tienes tiempo para que si estas viviendo algo que no quieres, puedas modificar la situación. No hay una prohibición a ser feliz para nadie.


10.-Cuídate. Hemos naturalizado que deben mimarnos y cuidarnos desde fuera. Es de los conceptos más tóxicos que he oído. Sobre todo, porque hemos considerado que muchas conductas tóxicas son positivas: voy a tomarme algo con alcohol, fritanga, azúcares refinados y aceite de palma para recompensarme por lo bien que lo he hecho. Pensemos si es un mimo realmente verdadero. Un día debería hacer un post sobre la acción de la comida basura sobre el ánimo y el sistema nervioso central, lo ibáis a flipar (Spoiler, si quieres recomensarte por el trabajo bien hecho, cómprate fruta de la buena, de nada). Un ejemplo muy chulo que recuerdo fue de Inestable en un vídeo en el que tenía una gripe muy grande y estaba viviendo sola y decidió hacer esas cosas que su madre siempre la recomendaba: sal de la cama, duchate, toma tus medicinas, come cositas calientes como caldos, cremas, verduras... Ese acto no debe recaer en una madre, debe recaer en nosotros mismos. Debemos cuidar lo más valioso que tenemos, que somos nosotros mismos y preservarlo en las mejores condiciones. No voy a poner una pica en Flandes cuando diga que Gadi y Miss Potingues tienen muchos consejos de comida sana, deporte, psicología y ocio sano. Los baños gozosos de Adaldrida son ya un clásico de la casa... Es lo bueno de rodearse de gente no tóxica, que cuando se te acaban las ideas, puedes intentar con las ajenas, a ver si te funcionan.

¿Practicáis ya alguno de estos tips? ¿Cuál creéis que es el más difícil? Os leo en comentarios!

4 comentarios:

MásQueRopa dijo...

Saldremos, claro q si y mas fuertes.
YO el tiempo lo dedico entre leer y hacer cia a mis padres y buenooo lo voy llevando

Beatriz MissPotingues dijo...

Ante todo, me ha encantado el post, y te agradezco la mención. Totalmente con el tema de un colchón social positivo, detectar toxicidades propias y ajenas (también en alimentación), y tomar cartas en el asunto.

En cuanto al verde, ,me gusta, me relaja, y se lee con suma facilidad, gracias. A veces las tipografías son matadoras. En diseño teníamos incluso combos letra-fondo y rankings de los más y menos legibles.

Sobre ese post sobre comida basura creo que puede ser interesante, sobre todo en estos días, porque es muy fácil pasar de la comida/merienda/cena/picoteo gocho de la semana a que sea algo habitual; y una cosa es tomarse una licencia sabiendo lo que se hace ese día a la semana, que incluso a nivel psicológico puede ser descompresivo (hay que tener los temas de niveles de ansiedad también presentes, y en estos días pueden subir), y otra caer en ese tipo de comida tóxica compensatoria que nos hace mucho daño a nivel físico y psicológico cuando es hábito.

Besotes!

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

Es muy interesante reflexionar sobre esto y viene genial. De hecho, es una postura que ya tenía antes de todo este movidón y lo trabajo mucho con los adolescentes porque ellos aún no saben cómo enfocar cosas (y a veces tienden al drama, todo hay que decirlo).
El tono del blog además de primaveral, es una oda a al esperanza y al positivismo y eso va en la linea de lo que nos cuentas y también es muy necesario ahora mismo.
Yo también apoyo la moción de ese post sobre la comida basura. Alucino con los "influencers" de fitness que tienen un discurso de alimentación saludable y luego basan gran parte de su dieta en ultraprocesados.
Un besito.

Adaldrida dijo...

Adoro este color, es muy relajante. Y gracias por el post y por la mención...