domingo, 15 de noviembre de 2020

Look de uñas: Silver Movember. Comprados y gastados de octubre

 



Dos clásicos:el gel effect de Layla en el tono 12, que siempre se me olvida lo elegante que queda y lo precioso que es este color y el Sweet as candy de Essence, copia low cost del Bubble bath de OPI, con una pegatina mostachil plateada del bazar Aquí hay de todo, que es donde más variedad de pegatinas tienen.

 Todavía no había hablado del tema de Movember, que hay que comentarlo, porque os recuerdo que no sólo apoyan el tema de la lucha contra el cáncer de próstata que tanto puede afectar a muchas personas, sino también de la salud mental y este año, precisamente, habría que estar más concienciado, dado que todos conocemos a personas que se han visto afectadas de una manera u otra por los acontecimientos vividos estos meses. De la misma manera, hay personas que ya venían afectadas de antes y otras, que el desgaste de esta situación, como es el caso de personal de emergencias, les está pasando factura.

No es sólo apoyar a los nuestros, intentemos ser amables con los demás, porque de verdad, que no sabemos qué mochila emocional puede llevar el otro. 

Voy a sacar el comprados y gastados de Octubre... que se me ha ido de las manos, de verdad.

Gastados: 


-Crema de manos de galleta de canela de Tony Molly.  De todos los olores de cremas de TonyMoly este sin duda es el más conseguido sin lugar a dudas. Es superapetecible. Si bien es cierto que como crema, es normalita y el olor al principio, resulta intenso, pero se va disipando y pronto desaparece, dejando en las manos un aroma muy sutil. El olor es a galleta de canela, pero no resulta empachoso ni muy dulzón, no tienes ese extra de azúcar que puede resultar molesto a la nariz. Si os gusta este tipo de olores especiados, esta crema os va a encantar.

 

-Cacao de Lidl. La pandemia me hizo comprarme un kit de bálsamos labiales en stick de Cien, con miel y leche. No había otra cosa a mano y con eso me he apañado. A diferencia de Isabel Pantoja, a mí no se me enamora el alma con este producto. Resulta denso  y con el tiempo, lejos de proteger genera pellejitos. Mezclado con otros productos se comporta de manera bastante más digna. He gastado el primer stick, pero me quedan dos. Creo que compraré otros para mezclarlo o el uso de los dos sticks que quedan, que eran mantecas puras y que, en inverno, resultaban gustosillos en textura nutritiva, se me va a hacer muy largo.

 

 

-Mascarilla de calabaza de Mediheal. Esta fue una de las compras en Douglas de testeo… y ni bueno. A ver, el olor no es a fragante calabaza química o incluso especiada, sino que tiene un deje a calabaza natural que resulta curioso, pero no es un perfume al uso. Por otro lado, es una mascarilla nutritiva y deja la piel nutrida, con buen tono, pero nada que no se consiga con otras marcas. Normalita, por el precio que tiene no te va a cambiar la vida, pero tampoco te va a disgustar profundamente.

 

 

-Crema corporal Lidl Aqua. Empieza el frío y esta crema empieza a hacerse pesada, pero es una gran crema. Supuestamente un clon de la Nivea Soft, con un olor menor interesante y característico y sin embargo, una composición nada desdeñable. La textura es muy similar y da mucha sensación de frescor. Personalmente me parece una gran crema de cara al verano para pieles secas, porque hidrata, no engrasa y tiene una textura muy gustosa para la piel.

 


-Serum facial  de vitamina A de Puca. Mis expectativas con este sérum sin duda eran altas… y de ahí mi batacazo. El serum promete, no sólo luminosidad, sino tratamiento a pieles con granitos y sinceramente, no he notado nada a este respecto. Tampoco he notado mejora en arrugas y líneas de expresión. No han ido a peor, pero tampoco han ido a mejor. No creo que repita porque, aunque cumple un mantenimiento mínimo, no me da ningún extra y esta marca tiene productos más interesantes.  Os recuerdo componentes botánicos: hongo de la nieve, menta salvaje(es una flor, nada que ver con la menta que conocemos), crisantemo indio, sophora angustifolia (no he encontrado el nombre común), aloe vera, verdolaga y geranio perfumado (es un geranio africano muy bonito, buscad imágenes en google, porque es muy curioso). A parte tiene extracto de seda, aminoácidos del gluten de trigo, extracto de levadura fermentada, colágeno y retinol. No creo que sea mal producto, pero hay pieles mucho más agradecidas de la vitamina A y con el tiempo notas a qué es más reactiva. Como el serum que estoy usando ahora.

  


-Mascarilla de keratina de Schwarzkopf. Me quedaba un culín y me compré una mascarilla de pelo de Revuele que decía funcionar muy bien con pelo fino… pero la estuve mezclando con esta, dado que la mascarilla de Revuele ha sido peor que una maldición gitana de las gordas, luego os cuento. Sin embargo, esta marca, en cuestión de mascarillas nunca decepciona, siempre da keratina al pelo fino, lo nutre y lo refuerza. A los pocos usos ya notas la mejoría notable, el pelo se ve mucho más nutrido y fortalecido y volveré a esta marca, puedo cambiar de modelo, por probar toda la gama, pero en general, desde que me las recomendó una amiga peluquera, no suelo usar otras. No merece la pena el cambio y encima con estos resultados.

 


-Spray Facial Ziaja Antioxidation. Otro básico por las mañanas, lavado de cara, un par de flis flis en la cara con este spray y el resto de la rutina. La piel queda más viva y despierta y, sólo por eso, ya me merece la pena repetir las veces que sean. Conste que yo era muy detractora de los tónicos faciales y la realidad es que un tónico que te funcione, es una herramienta de mucho poder.

 


-Agua micelar Nivea. Fa-bu-lo-sa. Y eso que esta era la normal, no la waterproof. Se come el maquillaje con facilidad, sin frotar, sin irritar, sin insistir. Había leído varias reviews positivas y la verdad, todas tenían razón, funciona fenomenal, no tiene olor… todo son ventajas. Además el bote, aunque era hermoso, como necesitas menos producto para eliminar todo, te dura mucho más. Un must, muy sorprendida con este producto.

 


-Tónico revitalizante Kueshi de aloe vera, camomila y caléndula. Este tónico está muy bien para pieles sensibles y es el que he usado en mis brotes acnéicos más salvajes. Sí. Porque los brotes acnéicos al final te das cuenta de que también pueden ser una respuesta, no sólo hormonal, sino a la sensibilidad facial. Y oye, funciona mejor que un tónico astringente. La piel habla, pero a veces en élfico coloquial y no siempre es fácil entenderla. Es un tónico básico, que aunque líquido, como todos los de Kueshi, tienen como un final en la fórmula de agua- gel. No es gel, pero se ve cuando lo aplicas en un algodón, es muy curioso. Sí repetiría, si no estuviese usando uno que me está encantando.

 


-Álcohol de 90 de BMD. Una de mis fantasías ochenteras de desinfección, es hacer aquello tan de peli de chulazos, de tirar la cerilla y que la explosión surja mientras camino alejándome de ella. Pero tampoco hace falta ser tan incendiaria. Diluido en una proporción adecuada y con un toque a lavanda, he usado este alcohol para desinfectar el suelo y cosas que más se tocan (las llaves, los zapatos, los picaportes de las puertas, los botes de hidrogel, que se usan siempre con las manos sucias…).  Este huele a garrafón cosa fina, por eso lo del toque de lavanda, al menos disimula un pelín.

 


-Aceite de lavanda de Arganour. Creo que ya lo comenté hace tiempo: el aceite de árbol de té verde lo utilizo cuando tengo granos obvios, pero el aceite de lavanda para prevenir. También para evitar que piquen los mosquitos y para dar un toque de relax en las cremas. En general miro que sean de lavanda puros y no tengan más guarrerías o te mientan y te cuelen aceite de lavandina en la fórmula, que es como la lavanda, pero menos potente en las propiedades antisépticas y que a los laboratorios les resulta bastante más barato usarla. Claro, tú crees que compras lavanda y te cuelan una planta que sí, pero no. Como comprar naranjas y que te den mandarinas. Cuando quiera mandarinas, las compraré, mientras quiero que me den lo que pago. Ojo con estas cosas.

 


-Crema de manos de macarons. De las tres cremas de TonyMoly es la que menos me gusta. No creo que un maccaron huela a esto. El olor es entre algodón de azúcar sintético, raíz de regaliz y azúcar a cascoporro. Increíble que las otras dos huelan tan bien y esta haya salido tan regulera y mediocre. Aún así, la he gastado rápido porque esto de la hiperhigiene de las manos hace que las manos sufran mucho y estas cremas tienen el tamaño ideal para meterlas en el bolso y no llevar mucho peso.

 


-Mascarilla de perla de Superingredients. Ya os hice reseña de esta mascarilla. El olor es bueno, neutro en realidad, y deja la piel luminosa y nutrida. Con las arrugas no notas mucho, pero algo hace. Muy recomendable porque deja la piel muy bonita.

-Mascarilla Extra Volume de pelo Revuelle. Bienvenidos a nuestro programa “EN QUÉ MOMENTO SE ME OCURRIÓ?!”. Esta mascarilla no sólo no ha aportado la suavidad y nutrición que aporta la de Schwarzkopf, sino que ha restado fuerza al mismo. El volumen brilla por su ausencia, no creo que sea algo más que una crema suavizante un poco más líquida. No es que  sea un producto que a mí no me ha ido bien, pero a otra persona le puede funcionar,  es que no aporta absolutamente nada.

Comprados

 


-Gloss de Catrice Generation Plump & Shine en el tono 070 Nude Sapphire. Volví a la tienda y todavía les quedan productos de Catrice y de Essence rebajados, en concreto un brillo gloss de Catrice, que por lo que sé tienen en otras tiendas a dos euros más. Es el nude vinilo perfecto para una piel clara, porque es ligeramente rosado, no amarillento y da mucho brillo y sensación de brillo, es ligeramente pegajosillo, pero no está entre los que más pegajosidad tenían de los que he probado. Obviamente pringas con esto y no es lo más recomendable con mascarilla, pero oye, para mezclar con cacaos que no te encantan, va bien.

 


-Mascarillas de Bubbling de W7. Otro básico, una vez al mes ayudan a limpiar el poro con tendencia a la obstrucción (a la justicia y  a la independencia del propio poro). Insisto, si tenéis la piel reactiva, esta no es vuestra mascarilla.

 


- Serum facial de vitamin C. La vitamina A no me hace mucho, porque mi amiga es la vitamina C.  No tanto de las pieles sensibles y cuidado con el sol, pero usada con cabeza, es un gran antioxidante.  Este serum, como todos los de Pucca tiene una cantidad de componentes y extractos de plantas (aminoácidos de maíz, falopia japónica, centella asiática, extractos de seda, verdolaga, scutellaria, planta de té, camomila y romero). El caso es que las líneas de expresión se relajan y de momento (llevo casi la mitad gastado) puedo decir que no he notado especial sensibilidad en la piel por su uso, así que, de momento, la experiencia está siendo positiva.

 


-Spray limpiamanos con olor a lima Flor de Mayo. Lo admito, tengo hidrogeles estupendos, pero de verdad hay algunos que son un asco: el que no tarda mil años en irse, es superpegajoso o huele a rayos. Tengo uno que es bastante líquido, se seca bien y no huele mucho, lo cual es bueno, pero cuando tengo el día idiota uso este, porque huele muy bien a lima, no es nada pegajoso, es casi agua y va con spray, que ayuda a dosificar mejor la cantidad sin ducharse entera. Además, si te ves apurada, lo puedes aplicar más fácilmente en un klinnex y limpiar cosas.

 


-Tónico facial de hammamelis y  centella de Revuele. Esta es una nueva gama de tónicos faciales que ha salido de Revuele, que tiene hamamelis y otras plantas y cogí el de centella, por aquello de que es una planta que también sirve para tratar el acné, las llagas y otros problemas cutáneos. La rutina es fácil: desmaquillo, lavo la cara y su poquito de tónico antes de la crema y la verdad es que con este tónico la piel se queda fresca y con sensación de descanso. Muy contenta de momento con esta variedad.

 


-Spray Ziaja. Gastado y repuesto, pero cada vez es más difícil de encontrar y eso sí me preocupa. Está bien que las marcas se renueven y saquen productos estupendos, pero que no renuncien a lo que funciona.

 


-Laca de uñas Essence, tono Honey Honey. No me quería quedar yo este año sin un tono calabaza y este no sólo es bonito, sino que además es resistente: la base de Bourjois, dos capas de este esmalte y una capa de top coat de Catrice, me duran de sábado a martes sin un descascarillado, que ya es mucho más de lo que puedo decir de muchas otras. Muy contenta con este tono entre miel y calabaza. Precioso y muy otoñal.

-Maquillaje blanco de cara Aqua Partilandia. Aquí me voy a explayar un rato: Durante dos semanas no he subido looks, hay gente que me ha preguntado si estaba bien, supongo que más por el corona que por la falta de looks, y la razón de no subir looks es que básicamente tenía una base de maquillaje blanco que no daba más de sí y era irrescatable. Tenía un stick de maquillaje de marca profesional que solía ir bien, muy bien de hecho (ya no existe, lo más parecido que he visto es este panstick de Kryolan, y que con una esponjita no solía dar mal resultado, pero que a estas alturas estaba nivel fósil y daba parches… mal. Así que pensé en aprovecharlo mezclado con alguna crema (no funciona), o maquillaje líquido (tampoco) o mezclar sombra blanca con maquillaje (ni lo intentéis) o sombra con esponja húmeda(no cubre lo suficiente)… así que en un último intento por conseguir una Catrina decente, me fui al bazar chino porque “total, no puede ser tan malo lo que vendan”… Je! Viva mi optimismo. No sólo parcheaba, sino que encima, cuando seca, si tratas de poner más encima, levantas lo que hay puesto. Y da igual que intentes mezclarlo con hidratante o base de maquillaje: os ahorro el experimento, la maldición continúa. Por lo visto, últimamente pasa mucho con muchos maquillajes blancos, he de decir que es la primera vez que me ocurre, pero bueno. Así que como veis, teniendo en cuenta que el maquillaje de Halloween lleva más de una hora (no os exagero), tanto intento se me comió mucho tiempo y no dio tiempo a más. Al final, rendida, hice todo con una base que tenía mi madre que es un par de tonos más clara que mi piel y mira, en piel da el pego. Que si lo llego a saber, me pego este soponcio, porque de verdad, que no puedo con los parches. De hecho estoy planteándome pintarme la cara con las bases estas e ir de pesadilla de una potinguera, que fijo que le doy grima a más de una. No sé qué voy a hacer con este producto, os digo la verdad. Vale que con dos euros no puedes esperar mucho, pero he comprado cosas en los bazares que al menos no me alteran los nervios.

 


-Mascarilla Revuele Hot therapy. Como no aprendo, he comprado esta mascarilla de Revuele, que sí tiene keratina, para ser justa con las mascarillas revuele y probar un producto con keratina. También porque lo del extracto de chili me dio curiosidad… malo será que me dé una dermatitis o me salgan parches en el maquillaje, a saber. Pero primero voy a gastar un bote entero de Schwarzkopf porque entre que no voy a las peluquerías por miedo (que al final voy a tener que ir, o tendré que pedirle a mi madre que lo corte y la última vez que lo intentó, tenía unos 12 años y me lo dejó más largo de un lado que de otro y nunca más) y mi corte no es el más recomendable para pelo largo y fino, voy a darle tratamiento y luego los experimentos.

 


-Spray 14 en 1 de Kallos. Sí, para qué 3 en 1, cuando pueden ser 14 de una tacada. Contiene keratina y aceites y extractos de plantas. Es una crema muy líquida, pero crema, que se rocía en el pelo de raíces a puntas con el pelo limpio. No lo he usado mucho pero de momento deja el pelo MUY suave, y muy suelto, y da mucho volumen antes del secador. Tiene perfume, pero es muy suave y sinceramente me está gustando mucho, MUY mucho, para rehabilitar el pelo dañado y no es nada caro. No es que lo tenga fatal, pero la falta de keratina se ha notado y eso que en verano no le meto secador.

 


-Mascarilla de pelo keratina de Schwarzkopf Ultimamte oil elixir. Dos por uno en Druni, he probado esta de argán y keratina. Ya os diré qué tal va, pero de momento, hace buenas migas con el Spray de Kallos, que me está encantando.

 


-Aceite de lavanda de Arganour. Gastado y repuesto. Tener aceites en casa siempre ayuda mucho y da remedio a problemas caseros de una manera eficaz y natural. Resulta complicado ver aceites de lavanda sin lavandina, pero con lo que se rumorea de confinamiento, prefiero que me pille con uno con lavandina que sin ninguno.


- Kit de regalo de Yves Rocher. Hace tiempo que no piso un Yves Rocher y mi mejor amiga me dijo que me apuntase de nuevo y así la daban un neceser a ella y otro a mí. Iba yo decidida a reponer la colonia de vainilla, porque aun me queda un poco de una que tengo del año de la tuerca, pero la han quitado del catálogo y ahora tiene un body spray... MUY mala decisión, porque era de las mejores esencias de vainilla del mercado, tal y como os lo digo. Así que estuve viendo qué tienen en catálogo y al final me llevé el siguiente producto y el neceser, que contiene un lápiz negro de ojos (que no me viene mal, porque gasté uno en el maquillaje de Halloween y que no he reseñado porque es de un kit de maquillaje sin marca), una minitalla de la máscara de pestañas Sexy PulpVolumen Extreme, que le mola mucho a mi amiga (pero como en estas cosas somos un poco opuestas, ya os contaré), una minitalla de agua micelar hidratante dos en uno y el propio neceser de tela, que en tamaño apañado. 


-Mascarilla  bálsamo regenerante de Yves Rocher con caléndula. Me la llevé para probar porque parece bastante limpia de componentes y la caléndula bio siempre es bien. Pensaba usarla por si el frío me irritaba la piel, así que aún no la he usado. Cuando pase, la tengo de emergencia, a ver qué tal va.


-Gel de Body Shop de enebro de los Balkanes. No sabía que esto existía, y hay minitallas a 1'50€. Soy muy fan del enebro, creo que ya lo he dicho, sobre todo en la colonia Herbíssimo,  es un arbusto que huele a madera con presencia, pero un fondo fresco y alegre, pero este tiene un punto cítrico muy interesante que me encanta. Es caro? Pues un poco, pero me encanta. No sé si tiene una gama entera, pero me pareció que no y es una pena.


-Lápiz de cejas Stroke of Genius de W7. No encuentro el dark brown, sólo hay el brunette, y bueno, me gusta mucho la textura y el color, no es exacto porque además, por razones que se me escapan a la comprensión, la república independiente de mi pelo ha decidido cada vez más, virar de manera unilateral al rojo... creo que voy a cambiar de tono, lo cual puede hacer que esto salga muy bien o definitivamente catastrófico, ya os contaré. Conste que usaba dos tonos de rubio sin reflejos, es decir, tonos puros, uno medio y otro claro, que más o menos, daban mi tono natural cuando era más pequeña (conste que nunca he sido rubia y queda castaño medio sin ir a tonos muy oscuros)... al final me estoy saliendo del tema, que si queréis hablo de tintes y de cómo estoy saltando un poco de marcas. 


-Esponjita de maquillaje en efecto mármol de You Are The Princess. Llegamos a la polémica medio resuelta (esperemos). La cosa es que necesitaba esponjitas nuevas, porque las que tengo para la cara, están bastante destruidas y me compré esta, dado que el cepillo que tengo para limpieza fatal ha ido bien (ya he gastado dos, de hecho). La cosa es que me esperé unas semanas hasta usarla, fui a lavarla y aparecieron muescas, como si la hubiesen clavado las uñas o se estuviese desmigando. Y claro, no me gustó mucho y subí una queja- consulta a los stories de Instagram: varias personas me dijeron que debió ser la mía, porque efectivamente no habían tenido ese problema. Vamos, que me tocó la chunga del pack. Sin embargo, en un giro de trama, You Are the Princess se ha puesto en contacto conmigo para enviarme una nueva, me pidieron los datos y una foto del ticket de compra que casualmente había guardado (manías de guardar los tickets, meses y meses, gracias a las tiendas que los envían al mail). En principio, me llegará una nueva. He probado esta, con defectos y todo y de momento, mi impresión es que es un poco más blandita de lo que me gusta, pero trabaja muy bien bases y correctores, y eso estando un poco pocheras. Cuando llegue la nueva os comento, porque de momento, me ha sorprendido incluso en condiciones calamitosas.


-Esponjita de maquillaje Sculptor Sponge de Beautyka. Compré otra con forma un poco diferente pero para la zona de la ojera y el lagrimal la vi interesante: en mi caso, tengo la ojera alta, me nace en la nariz, por lo que, siguiento los consejos de  Bobby Brown, tengo que subir el corrector y tapar esa zona también para despejar el ojo. Y por eso elegí esta forma tan curiosa. No la he probado, pero os contaré cuando lo haga.


- Base de laca de uñas protectora de Wet n' Wild. No la he probado, pero tengo la de Bourjois terminando que la compré al principio del confinamiento. Lo mismo, cuando la estrene os cuento, porque no he usado ninguna laca de esta marca.

 

- Rotulador de eyeliner de Wet n' Wild. Como el rotulador de ojos me va a medias, y mira que lo tengo bocabajo siempre, que es lo que recomiendan, he comprado este. No lo he probado, no sé si es mate o brillante, no tengo ni idea de su saturación. Literalmente, no lo he abierto, para ir gastando cosas este mes, que se me ha ido la mano con las compritas. 


Habéis usado alguno de estos productos?

3 comentarios:

Beatriz MissPotingues dijo...

La esponja ya te comenté que me iba bien.
El rotulador de WnW me gusta mucho, pero el tapón tiene la manía de abrirse solo, ten cuidado cone so, porque a mí se me secaron 2 rotuladores nuevos y ya no repito más.
No conocía ese gel de TBS me parece muy interesante.
Besos!

Noelia Cano dijo...

Me ha encantado el programa "¿En qué momento se me ocurrió?", yo estoy abonada a él, jajaja
Me anoto la mascarilla de perlas de Superingredientes, y el tónico de Revueles, el Hammamelis en tónicos y aguas me suele ir muy bien.
Un besazo, guapa.

MásQueRopa dijo...

Que manicura msd top y los productos de cien m encantan