domingo, 20 de junio de 2021

Look de uñas: Press to play. Hoy va todo de cine.

 

 




 He rescatado el 079 de Kiko, que con una tachuelita dorada y una capa de esmalte de gel de Bourjois queda muy elegante y muy sencillo. Además, como han vuelto las nubes, queda bien para nublado o para verano, aunque tenga un subtono frío.  Es un color precioso, sin duda. 


Ayer se ofreció la última película de la temporada de ciclo de cine de Tiempo de Culto, donde se ofrece películas y un poco de charla para hablar de la película. Si os interesa, pero no pudisteis ir, que sepais que las charlas se suelen subir a los podcast de cine de Tiempo de Culto, pero que sepáis que volverán tecnicamente, y si nada lo impide, en septiembre. Para vuestra tranquilidad, ya que muchos os habéis preocupado, os diré que fue un evento libre de Covid, con mucho espacio entre los asientos, mucha responsabilidad entre los asistentes, hidrogel y mascarillas puestas como es debido... vamos, todo muy bien organizado. Que no se nos ha olvidado la pandemia.

En septiembre será mejor porque nos pillará vacunados y eso hará el evento más seguro todavía, o esa es la intención. 

No conocía la película, os la recomiendo muchísimo porque es tremendamente divertida y, dentro del género de zombies, resulta refrescante sobre todo porque es una mezcla del humor de situación inglés, tipo Full Monty o El jardín de la alegría (gente con situaciones vitales de crisis personal a la que les pasan cosas raras y las resuelven como buenamente pueden) con el concepto clásico de cine de zombies, que es lo que quieres ver. Está fenomenal y la banda sonora está repleta de clásicos del pop y rock, por lo que funciona y te lo hace fresquito y agradable.

 


 Hablando de cine, hay un challenge de twitter que me he traído al blog, porque puedo, para algo el blog es mío, no? Y así hacemos un repaso de películas que mucha gente conoce y que realmente da por hechas. 

Como siempre, ni idea de cine, pero sé lo que me gusta. 


-La mejor película que he visto: La gran evasión. Obviamente una película sin actrices, nada feminista, pero es que soy de cine bélico y ese cine es muy de machos. De todos modos, como decía Tza Tza Gabor, ser macho no es ser mucho.

La película, por si alguien a estas alturas no la conoce (id a verla a la de SHA!), habla de un campo de concentración alemán para oficiales de alta graduación y del ejército del aire (tenían un trato especial). En ese campo de concentración, los presos del frente aliado (basicamente americanos y británicos), deciden unir sus fuerzas para dar por saco lo más posible y así requerir más vigilancia: a más vigilancia en el campo de concentración, menos medios en las zonas de combate y, por tanto, ayudar así a los compañeros que están luchando en distintos frentes. Y es por ello que diseñan hacer 3 túneles que pasen por debajo del campo de concentración y escapar. 

En una organización sin precedentes, se dedican a falsificar pasaportes, trajes, hacer obras de ingeniería... y todo ello con un plantel maravilloso de actores como Steve McQueen, James Garner (me encanta el papelón que se marca en esta película), Richard Attenbough (no confundir con su hermano, el de los documentales), James Coburn y un jovencísimo Charles Bronson entre otros.


Hay un libro sobre todo lo que fue la historia real (y os hablé de dicho libro AQUÍ y lo recomiendo muy fuerte), porque está basado en hechos reales y aunque la suavizaron muchísimo, por motivos imagino de calificación por edades y presupuesto y porque la pelí quiere dar una sensación más de drama con aventuras que de belicismo y añadieron unas cuantas cosas de su cosecha. Creo que es una película que se podría adaptar a una obra de teatro en su mayoría, por eso hace que el trabajo actoral y emocional sea tan importante y la música, bueno, no hay palabras del trabajo de Berstein (responsable de otras bandas sonoras hiperépicas como las de Los 10 mandamientos, Los siete magníficos oooooo... sí, Cazafantasmas). 

Lo que más me gusta de película, además de esa sensación de que con poco hacen muchísimo, es cómo tratan con mucha intensidad la emocionalidad de los personajes: el hecho de la presión y la ansiedad, el trabajo en equipo, el sacrificio por el grupo, incluso las enfermedades mentales que se desarrollan en situaciones bélicas aunque no sean de combate. Es de las pocas películas de su época que abre un espacio para hablar también de eso y, de hecho, hacer una trama de cada casi todos los personajes a nivel emocional (en concreto hay dos tremendos, que sabréis si habéis visto y sino, ya la estáis viendo) y me parece muy innovador.


-Película favorita: Desayuno con diamantes. La gente cuando oye que es mi película favorita se queda en los motivos estéticos: A ver, que ver a la divinísima Audrey vestida de Givenchy con un George Pepper guapérrimo, con música de Mancini de fondo, pues mira, no es moco de pavo. Pero no es eso lo que me mola, no soy taaaan esteta (de hecho, dejo esa faceta para el arte).

Es una película tremendamente estética, de hecho, no hay tantas películas que puedan parecer un comic de Jordi Lavanda como esta, otros lo ven como una red flag que me pone de loca sin precedentes: su punto racista y snob, el mercantilismo de las personas, la falta de compromiso y el abuso del "living for the party"... Y, sin embargo, tiene algunos mensajes increíbles que me parecen maravillosos.

Lo primero que me llama la atención es que es una comedia romántica... que yo lo veo más drama romántico, porque no la considero tan graciosa. Segundo la pelí está terriblemente censurada, como el hecho de que Holly trabaja de acompañante - no digo Scort que me suena a Ford de los 80, lo cual es muy cosificante-  y es un dato que no dicen abiertamente en la película pero sí en el libro o que es un personaje bisexual, cosa que resumen a comentario de borracha en una barra de bar ante una chica que hace striptease. 

Obviamente eso lo hace un personaje goloso que se queda en nada. Sin embargo, giro de la trama, tiene mucha miga.


Una de las cosas que más me gusta es que, cuando Holly encuentra a Paul, que es un escritor mantenido por una mujer casada, tienen gestos de censura mutua, hasta que se dan cuenta de que básicamente, están en mismo punto vital y nadie les puede entender mejor que una persona que esta pasando y viviendo lo mismo, porque, en sus mentes, es parte del proceso de conseguir sus sueños. 

Por otro lado, Holly es una mujer que tenía un destino muy marcado y decidió rehacerse y reinventarse. El hecho de que la gente pueda huir de lo que se espera de ella y puedan realizar su propio camino, por raro o incompresible que este parezca, es lo que más me gusta de esta película: nunca se es tarde para encontrar nuestra propia senda. Siempre se puede empezar de cero y, aunque pueda costar mucho romper con todo, hay una parte de nosotros mismos a la que debemos ser fiel siempre que podamos.

Lo mejor es que a veces, nuestra senda no es el objetivo que nos habíamos marcado, sino que está en ese camino, en otro punto y a veces, rompernos los esquemas encontrando que realmente nos toca y nos resuena es algo también que me gusta mucho.


No compro el rollo final de "las personas sí pertenecen a las personas", porque no creo que pertenezcamos a nadie, pero sí es cierto que hay emociones como la compresión, la compasión, el entendimiento, la empatía... que hay personas que nos ofrecen y  hacen que esas personas, y no otras, nos hagan sentir entendidos y a salvo, y no pertenecemos a esas personas obviamente, pero esas personas nos hacen sentir como si hubiese un hogar en ellas para nosotros y eso sí me gusta.

A veces, creo que parte de nuestro Ikigai puede ser compartir el viaje con las personas adecuadas. Y de esto no te habla ninguna enciclopedia de cine.


-Mi película de confort: La princesa prometida. He superado los 130 visionados de esta película? Aún no, pero me queda poco. Y hablo desde la literalidad.

 La Princesa Prometida no es que sea un adalid del feminismo: siempre me ha cargado muchísimo el papel de Buttercup y su momento "mi Wesley vendrá a salvarme". Entiendo que Buttercup no va a rajar a Humperdinck en la noche de bodas y conspiraría contra su suegro para hacerse con el trono... Seguimos hablando de la Princesa Prometida y no de Juego de Tronos.


Pero sigo pensando que la heroína en la sombra es Valerie, la mujer del Milagroso Max: Sin ella, el milagroso Max no hubiese salvado a Wesley,  Íñigo no hubiese admitido que le necesitaban para elaborar un plan de asalto al castillo, Íñigo no hubiese podido vengarse, Humperdinck no hubiese sufrido al menos la humillación que el Milagroso Max esperaba y Fezzik e Íñigo no hubiesen diversificado sus carreras en el mundo de la piratería. Ah y obviamente, Wesley y Buttercup no se hubiesen reencontrado, proque Wesley hubiese muerto y Buttercup se hubiese suicidado de mala manera.

Es más, Humperdinck hubiese empezado una guerra, que era lo que quería.

Valerie fue el catalizador, salvó muchas vidas y no lo estamos valorando.


¿Veis? Con una peli normal no tienes estas idas de ollas. Las tienes con las películas que son tu zona de confort y que te dan mensajes que, a veces, necesitamos oír: como que los buenos pueden ganar (aunque los malos sigan viviendo), que hay gente que no te odia, sólo que le toca defender cosas distintas a las tuyas (y que, de hecho, podéis ser amigos al final de la historia), que hay gente que puedes creer que te falla, pero lo único que hace es seguir adelante como puede con su vida, que hay gente que cuando no creas ser capaz de salvar una situación, irá a ayudarte aunque estén puteados, igual que tú harías lo que fuera por personas que estén mal, que el trabajo de una persona no la define, que todos tenemos nuestras historias por dentro... Es una película que me sigue sorprendiendo en algo cada vez que la veo y que me hace pensar. Y por eso es una zona de confort.

-Mi mejor experiencia en un cine: Dead Snow 2: Zombies nazis 2. Estamos hablando de experiencia en el cine, no de la calidad en sí de la película y, echando la vista atrás, no creo que me haya reído y cantado y disfrutado más en un cine que con esta película (ya os lo conté aquí). Y me arrepiento lo más grande  de no haber comprado una copia de esta película, aunque soy consciente de que tener la película no supone repetir la experiencia en absoluto. Son esos momentos en los que las estrellas se alinean y surge la magia. Y te meas de la risa en el proceso.

Conste que he valorado lo mucho que me emocioné con Bohemian Rhapsody (y sí, canté en el cine, pero más bajito), o lo que me reído con algunas de miedito (que me llevo el susto y luego me da la risa porque me siento supertonta por asustarme), pero esta sesión fue muy divertida, muy loca, la que más. Por eso recomiendo siempre ir a las Cutrecon y eventos de Sala Z y similares, porque siempre hay risas, siempre se disfruta y desde luego, siempre merece la pena.

Obviamente el momento de Wakaliwood también fue muy reseñable (de hecho, aún me acuerdo de algunos chistes que hicieron en la peli, que tela marinera...), pero Zombies nazis me hizo más gracia, no sé porqué y el momento final de Total Eclipse of the Heart con los brazos en alto cantando es algo muy a recordar (también morirse de Ébola ante las cámaras, pero... no sé, que soy más de cantar que de morirme... o algo).

Pues este ha sido mi challenge, que podéis hacer o no o compartir vuestras opciones en comentarios.

3 comentarios:

Beatriz MissPotingues dijo...

Yo no soy de cine de zombies, me aburren soberanamente. Lo único que me ha hecho gracia con este tema, y la 4a temporada me sobraba, fue la serie Mi Vida Como Un Zombie (I Zombie)

Sobre las películas, coincido totalmente en La Gran Evasión, es una de mis favoritas, y creoq ue no puedo añadir más de lo que has analizado tú todos sus puntos fuertes.
Desayuno con Diamantes jamás la he visto, quizá por todo el mucho fan Audrey que me llegaba a cansar, quizá le dé la oportundiad,aunque el libro suena más interesante.

Sobre La Princesa Prometida, no la he visto tantas veces como tú, ni de lejos, pero me gusta mucho, y siempre te enseña algo o te hace reflexionar sobre algo. Lo de Buttercup...es Buttercup, no Cercei Lanister, no le pidas más de lo que puede dar. Es como cuando criticaban a SAnsa por ser Sansa, no todas las persoans enfrentan de la misma forma una situación similar. Sobre esto se podría hablar largo y tendido. Por cierto,yo soy muy fan de Valerie, me hubiera gustado ver más escenas con ella.

Me falta ahí Dentro Del Laberinto. Creo que es una película que también tiene muchas enseñanzas como el ser fiel a ti misma y confiar en tus posibilidades, ser compasiva, aceptar y aprender de la diferencia, saber que todos tenemos algo de especial que nos puede ayudar de una forma original, aprender a perdonar a tus amigos cuando se equivocan, y saber que, aunque no aciertes en tus elecciones, siempre hay un camino de vuelta acasa, ya llegues cansada, magullada,o con la ropa hecha jirones. Y no pasa nada.

Bohemian Rapsody me encantó. Se me quedó algo corta, pero me encantó.

Besos!

Angie dijo...

Faroleroooo farolerooo!! 🤣

Noelia Cano dijo...

Muy chulas la manicura y el tag. Yo el otro día vi "La chica del tren". NO la vi en su momento porque había leído el libro y lo tenía muy fresco pero como te digo, el otro día me animé y me encantó la interpretación de los actores.
Besitos.