domingo, 19 de febrero de 2012

No soy yo, eres tu.

 Sí amigos, llega un momento en la vida de toda potinguera científica (es decir, de las que leen los ingredientes) que tiene que decirle esto a ciertos productos cosméticos. Ya no a personas, sino a potingues. Lo de las personas supongo que viene antes que a ciertos potingues... Y para muestra, el último disco de Lily Allen (discos que os recomiendo encarecidamente, os va a enamorar la dulzura vocal de esta mujer y su desparpajo en las letras).

El miércoles con eso de que íbamos a estar en el museo y mucha parte es al aire libre, pensé en ponerme una base más cubriente de lo habitual por aquello de que con el sol los defectos pueden verse mejor y porque tengo la piel sensible y necesito algo que proteja más, que hace un frío que te cagas y luego se me pela la nariz (sí, aún con el protector solar de Avene).

Así que abandoné mi hipersana, pero poco cubriente, biodetox en formato polvo compacto de Bourjois y la cambié por una muestrecita que tenía rulando por casa de la nueva Xperience de Max Factor...

Hellen está loca, va a terminar fatal...


Mierda pa' mi.

La base promete ni una molécula de grasa, piel perfecta durante horas y todo maravilloso. Y he de decir que eso lo cumple a rajatabla. NI un ápice de grasa, no se mueve ni una mijina y es superduradera y bastante cubriente. Hasta aquí, nuestra relación era buena, nos estábamos conociendo y aunque sabía su pasado de testado animal, estaba siendo bastante educada y dando una oportunidad a nuestro amol.

Yo sospechaba que las siliconas me disparaban un poco el acné, y bueno, algunos productos los tienen y no en gran proporción (el jabón limpiador de Mercadona por ejemplo) y no me sacan acné, pero las bases sí, porque las suelen tener como componente a gran escala y me la puse sin mirar los ingredientes, así, a lo inconsciente. Vamos, que tengo más problemas con las siliconas que Sabrina en el especial de fin de año del 87. Quién me mandará a mi no leerme los ingredientes...

Bueno, pues al desmaquillarme... o tengo las hormonas en pleno fragor batallil a lo Manowar style, o la conjunción de aceites y extractos naturales con 5 PEAZO DE SILICONAS me ha producido un precioso brote de acné en todo el gepeto- bueno, barbilla, y mejillas- (olé yoooo! Dadme la cartera de salud, que lo vais a flipar en el Ministerio!). Gracias a Odin, una gracias a las mascarillas de harina de arroz + arcilla verde (te quiero mogollón Miss Pontigues), la loción gel que me mandó el dermatólogo y una capita fina de los polvos de poca cobertura de Bourjois, sin usar correctores, no se nota mucho, pero jo-do. Creo que es lo más siliconado que he tenido en la cara.

Animal, mira que poner 5 siliconas... es que quieres taponarme todos los poros?

En serio, quién fue el lumbrera de la Era al que se le ocurrió meter tanta silicona en una base? A un fontanero?! Ni los baños de la Preisler tienen tanta silicona en las juntas!

Hay un link que quiero compartir de makeupzone.net sobre la discusión sobre las siliconas, si son buenas o malas... porque tienen defensores, sobre todo en el lado quizá más técnico de los vendedores y artífices de cremas maravillosas. En primer de ojos nunca me han producido orzuelos, ni ningún tipo de problema, pero sin embargo en otros puntos faciales no puedo decir que haya tenido tanta suerte. De la misma manera que cada vez que los he visto en productos capilares he tenido problemas con electricidad estática. Y desde que no los uso, ni un problemilla. Y sí tengo secador antielectricidad, y movidas sin iones y tal, pero nada, que me cargan eléctricamente el pelo. Las siliconas, más allá del primer de ojos, no están hechas para mi. Muchos productos que dicen reducir el poro las llevan y me provocan espinillas a montones.

Me consta que además no soy la única a la que le pasa esto en el universo Marvel.

Es por ello que una tiene que empezar a descartar y a hacer limpieza en su cajón, y creo que voy a donar cosas a la Reina del Hielo y a otra gente -si les van bien, sino a la basura-, porque no creo que las saque partido sabiendo lo que sé y teniendo la piel tan sensible al género siliconado, como se ha vuelto después del verano pasado. Si bien es cierto que cuanto más ligera es la base que llevo menos defectos me veo en la misma, así que tendré que rezar porque esta base la sigan haciendo foreva and eva.

Alguien más sensible a las siliconas en la sala?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Una cosa que va muy bien en esos días del mes es lavarse los granos y las zonas potencialmente conflictivas (ZPC) con jabón de arcilla del herbolario. También te lo puedes hacer tú en la intimidad de tu kelo disolviendo una pastilla de un jabón inocuo (v. g., de glicerina, si te va bien la glicerina, claro) y añadiendo una cucharada de arcilla (luego lo pones en un moldecito y lo dejas enfriar).
Procedo a demostrar que no soy un robot.
Fin del comunicado.

Adaldrida dijo...

MOI! Estoy en plena cruzada contra la silicona y las dependientas de lñas tiendas mirándome siempre raro raro... (excepto los buenísimos maquilladores de nars y Clarins y las chicas de Sephora, todos muy respetuosos y comprensivos.)

La silicona es maaaala. Te lo digo yo. Y esa base que para mí era la repera, la leche en bote, pues cuando le hice el experimento del Terror http://osssssssea.blogspot.com/2011/11/el-experimento-del-terror-cuanta-grasa.html

pues me salió Terror... soltaba más grasa que una butifarra.

Voy a iniciar un movimiento para que además de estar obligados a poner si es oil free o no en la etiqueta, también lo esté a poner paraben free (or not.)

¡Un abrazo!

Aydita dijo...

La mayoria de las bases no cumplen lo que prometen! besos

Inexperta dijo...

¡Cuánta razón! No se porqué se empeñan en usar tanta silicona para los productos, si en el fondo nos crea más problemas... En fin, que sea leve el brote :)

¡Un besiño!

Gadirroja dijo...

Esperemos que pase pronto! Al final y como siempre, sabes convertir un problema en una anécdota (lo que me he reído con la comparación de ese célebre fin de año jajaja) BESOS!

Mareas. dijo...

Tema de siliconas, nunca te dicen lo que prometen, siempre hay algún elemento sorpresa.
Un beso.

Miss Potingues dijo...

No sé si me he reído más con el vídeo de Lily Allen -¡gracias a las 2! XD- o con esa declaración de amor, jajajaja! (I love U too, baby, jj)

Espero que pase pronto el brote. Ya sabes, todo lo más natural posible, pásate a las bases minerales que te van a dar descanso, al menos en invierno, aunque a lo mejor necesites estar con los papelitos antibrillo de vez en cuando, pero la piel se recupera pronto.
Sigue con productos con arroz, con flor de algodón, y con las arcillas, que es lo que mejor va para recuperar el equilibrio de la piel. Si tienes a mano agua de rosas, manzanilla, y/o lavanda, dale caña como tónico.

Respecto a las siliconas, a mi depnde de qué silicona y en qué proporción me provoca brotes (del verbo cawentuestampagranacoasqueroso); pero aún no he identificado del todo las que sí y las que no.

Un beso!

Poison Ivy dijo...

Sobre las siliconas se están diciendo grandes verdades y muchas chorradas. Las siliconas son un compuesto inorgánico inerte, no reaccionan con la piel. Cubren la piel creando una película impermeable, que hace que las células epiteliales no intercambien agua y oxigeno con la atmosfera, pero también impide que estén en contacto con agentes nocivos. A algunas pieles les pueden dar brotes de granos porque no dejan que la piel expulse correctamente su grasa natural, por ello están desaconsejadas. Sin embargo, estas siliconas pueden venir bien a otras pieles deshidratadas pues evitan que pierdan agua y grasas. Hay muchos factores: tipo de piel, tipo de silicona y cantidad de la misma.
Pero está claro, si te van mal las siliconas, táchalas de tu vida

http://tradicans.blogspot.com

Angie dijo...

¡Ya veremos las fotos de intercambios!