jueves, 4 de octubre de 2012

McCartney se nos pone tontorrón

Sí Paul ha sacado un disco nuevo y amigos, por una vez la crítica no puede decir que se parece al Flamming Pie.

Por poneros en antecedentes, Paul como sabéis estuvo en los Beatles, y frente a la creencia popular, los Beatles no se separaron por Yoko Ono, porque John y Yoko sacaron el famoso Wedding Album, pero John dejó claro que sus proyectos en solitario no romperían su carrera con los Beatles, fue Paul el que dijo que quería emprender su propia carrera en solitario, aunque para ironía de esto, formó otro grupo, The Wings.

Y tras los años inició su carrera en solitario, aunque al principio fue un solitario relativo, porque hasta su muerte Linda estuvo con él todo el tiempo, de hecho se dice que en su matrimonio sólo estuvieron separados 11 días de sus vidas.

Sí, eso es amor!

Pero a lo que voy, la crítica dijo que el mejor disco de los Beatles (dejemos mis gustos a un lado) fue el famoso Sargent Pepper, durante la época Wings, se dice que el mejor disco (y por una vez coincido con la crítica) fue el Band on the Run y en solitario, el mejor disco fue el último disco grabado con Linda, el Flamming Pie.

Con la época Heather, Paul, aunque productivo, intentó mejorar el Flamming, incluso sacó su obra orquestal (Standing Stone) y se dedicó a la pintura. Tras Heather tuvo varias amiguitas y su carrera fue prolífica en discos, pero ahora que se ha casado Paul nos presenta el disco para ligoteo/cita/ ataque romántico definitivo! Si estas enamorado de la vida y del amor (como el Gran Julio) este es un disco que vas a disfrutar muy mucho.



Paul, tras su boda con Nancy, incursiona el jazz y swing con una ternura que desarma, su primer single fue  My Valentine, en el que volvió a colaborar con Natalie Portman (la primera vez que esta mujer me emociona en una interpretación, normalmente me parece de un frío...) y Johnny Deep (que por una vez, no resulta tan histriónico como en las películas). El tema, My Valentine, no deja de ser irónico, dado que sale la Portman con su anillo de pedida (o lo que pensamos que es su anillo de pedida) y Johnny antes de su divorcio... curioso, verdad? Y ambos interpretan la letra en lenguaje de signos, para que todo el mundo pueda disfrutarla.

Igual que en el Run Devil Run  hace un homenaje a sus temas rock &roll favoritos, aquí es como si hiciera un homenaje a los grandes del Swing, como reinventando a Sinatra, a Ella o a Dean Martin, tiene temas positivos y románticos y otros más melancólicos, pero todos para disfrutar en pareja y no dudo que en esta sociedad  global, dentro de 4 días veamos versiones de grandes artistas, porque la producción es muy limpia, el sonido muy nítido y cuidado, me recuerda mucho a los discos de Diana Krall, que para mi gusto es de las artistas con sonido más limpio del panorama musical, su pulcritud hace que puedas escuchar cada instrumento con una facilidad pasmosa, prestando atención a todo y cada elemento, es como ver un reloj por dentro, todas las piezas te llaman la atención aunque luego sepas que a diario solo mirarás las manecillas.


Poesía pura!


Pero que me recuerde a la Krall no es algo baladí, porque ella junto a otro grande del jazz, John Clayton han dado la manita a Paul en esta incursión, Paul pretendía hacer un disco relajante para escuchar con una taza de té tras un día de duro trabajo. Eric Clapton y Steve Wonder, también amigos de Paul, han vuelto a colaborar con él en este disco, lo cual es otro puntazo. 

Otra personita que le ha ayudado en este disco, que es el 16º en su carrera es Mary Mc Cartney, su hija, fotografa como su madre Linda, y muy buena por cierto, haciendo las fotos para el book y la página web, bajo la idea de Matthew Cooper, un diseñador que ha trabajado ya con grandes grupos como Artic Monkeys y Franz Ferdinand). El resultado son unas fotos muy bonitas, en blanco y negro y en color, con un toque a antiguo, a campestre, muy bucólico y muy romántico. Os dejo aquí un vídeo de la sesión.

A la porra, cuando domine el mundo, las fotos oficiales me las hace Mary McCartney


La verdad es que este giro no me lo esperaba, esperaba algo más pop y experimentando nuevos sonidos pop, pero me ha gustado, y lo veo un disco para muchas cosas: para conducir, para trabajar, pero sobre todo, para compartir, porque hay canciones muy románticas que en cualquier cena en casita especial no pueden faltar, como siempre estoy recomendando cantantes de heavy o discos rock, supongo que no sea yo la única sorprendida por Paul está bien, no?

Dadle una oportunidad, porque el disco está muy bien y es fácil de escuchar. Qué os parece? Escucháis Jazz y Swing de vez en cuando?

9 comentarios:

Angie dijo...

Todoso los cantantes deben evolucionar y compaginar su estilo habitual con otros, mira por ejemplo, Modern Talking en los 80 fue pop, el moreno Thomas Anders se dedicó al swing, al soul y r&b cuando estaba alone y el rubio Dieter Bohlen era más de dance.Cuando se juntaron a finales de los 90 tocaban dance y de tanto en tanto sacaban algo en plan crooner (aunque el rubio, que es el más mayor intentase vestirse como un adolescente...) Besotes!

Bettie dijo...

Mencanta el jazz y el swing, aunque no lo suelo escuchar, la verdad. Le tendré que dar una escucha al disco :)

Beauty and Healthy dijo...

No conocía tantas cosas sobre la vida de Paul, y aunque no le sigo much,o voy a ver el vídeo porque me causa curiosidad ese giro del que nos hablas.
Un besazo!

Aydita dijo...

Pues tendré que escuchar el disco! Gracias! Un beso

Miss Potingues dijo...

No me siento yo especialmente romántica, pero la buena música siempre sienta bien, así que le daremos una oportunidad.
Besos!

Ciudadano Kamikaze dijo...

jo, que descuidado tengo al Macca últimamente, jejeje

un abrazo

Nette dijo...

Pero cuantico sabes Hellen, eres un poco repelente niña¡ Me encanta la Krall, Frank, Ella... lo voy a escuchar cuidadosamente sigiendo tus indicaciones. Feliz finde a todos.

Adaldrida dijo...

Pedazo de crónica... Adoro a Paul.

Lynn / Melancora dijo...

La verdad es que la trayectoria de Paul Mccarntney no la he seguido mucho, siempre he preferido a The Beatles. Si tengo ocasión escucharé este disco, el jazz y el swing no me disgustan y creo que este giro musical de Paul estará bien.