martes, 18 de junio de 2013

Cocinando con Sookie


El domingo se estrenó, con entrevista a los actores incluida, que estas cosas molan mucho, la nueva sexta temporada de True Blood.

Y como yo he hecho una parada en el sexto libro (os comentaré el 5º libro, pero sinceramente es bastante decepcionante), mientras reviso el libro (edición americana) de cocina de True Blood. El libro se llama Eats, drinks and bites from Bon Temps.


El libro está obviamente basado en el concepto de la serie, porque la introducción la hace Sookie y menta a Jessica y no es por hacer spoiler, pero llevo 5 libros y Jessica no aparece ni de coña. Lo más divertido es cuando cada receta viene dada por un personaje… y salen varios que están muertos, pero muerto, inerte y enterrado… y no es zombie, ni a la espera de volverse en vampiro, no, cadaverísimo, más fiambre que los productos Campofrío…

Ains... qué asco de chiste!

La primera parte es de coctails y viene comentada por un irreal Eric Norman cascando cosas que:

1º.- Si no te has visto todas las temporadas(o por lo menos hasta la…4ª si mal no recuerdo) te va a hacer spoilers a punta pala.

2º.- Un vampiro de la experiencia y la inteligencia de Eric no va cascando ciertas cosas y menos en un libro… o a Sookie para que lo cuente en un libro…

Cosas como el anuncio de ciertos productos sobra, porque total, vas a cocinar las cosas como te den la gana, pero una cosa que se agradece es como hacer tu propia True Blood casera, por cada 4 onzas de fanta naranja o refresco de naranja con burbujas, una y media de granadina y una cucharada de zumo de limón.

Cada vez que alguien casca la receta del Tru Blood, Eric Northman llora

Y por traértelo en una botella chula te soplan entre los 6 y los 10 euros por la patilla… Pero mira, como la van a incluir en casi todas las bebidas, está bien saberlo. Por otro lado, hay bebidas muy majas, por otro, poner como hacer sirope con agua y azúcar o un simple gintonic, es un poco un timo. Hasta la limonada de la abuela de Sookie tiene más encanto.

La segunda parte está dedicada a la cocina casera de Bon Temps. Aquí quiero hacer un pequeño inciso, primero porque la cocina americana no es sólo fast food, cotilleando en varios libros de cocina, la cocina tradicional norteamericana es una fusión de sabores caribeños y europeos muy interesante. Obviamente, cosas como la mantequilla o el aceite de palma o la grasa de cerdo a veces salen a relucir, ante eso usar otros más digestivos como el de oliva o el de girasol supone un buen cambio. En la primera parte veréis bastantes desayunos contundentes americanos (el momento de freir los huevos en grasa de cerdo es que te sube el colesterol sólo de pensarlo). Hay ensaladas, mucha patata suelta, alguna hamburguesa interesante, un guiso con conejo, pollo, pan de maíz, unas galletas, varios helados caseros, postres de frutas, bizcochos y pasteles varios, incluso un festín preparado por una Ménade (que me lo expliquen, porque todavía no me imagino a una Ménade haciendo muffins…).

Pero si en Grecia no había Muffins?

Después Sam Merlotte nos presenta las especialidades de su bar. Desde patatas rellenas  (de las mejores recetas del libro en mi opinión, es parecida a las berenjenas rellenas), alitas de pollo rebozadas, o coctel de gambas a  la famosa Jambalaya y los pasteles de Sookie,  pasando por sus hamburguesas, guiso de atún, sándwich de pollo, patatas superpicantes y varios pescados al estilo sureño.


También contiene una utilísima tabla de medidas para calcular grados (los americanos usan Fahrenheit y en Europa usamos casi siempre Celsius), las medidas de peso y las de volumen.
Sin embargo, un gran fallo del libro es que sí, es un libro de cocina basado en la idea de True Blood, pero se agradecería una foto de muestra de presentación de cada plato y no siempre hay una. Lo cual está fatal, porque no te da una idea aproximada del resultado. Que sí, que Eric está estupendo, pero no deja de ser un libro de cocina, pardiez.

Pero muy estupendo...

Por lo demás, es una manera interesante de acercar la comida norteamericana a Europa o por lo menos para inspirar. Realmente hay libros mucho mejores, con menos cobertura en las tartas y más condumio en las masas, pero en general, es muy para principiantes y está imaginativo. Lo mejor son los guisos y las recetas con mucha verdura.

4 comentarios:

la reina del hielo dijo...

Bueno, piensa que son 6 euros lo que te cuesta la trublood importada y 24 lo que te cuesta en España, así que no es tan cara, pero con granadina y fanta sale igual. Jessica es un personaje de la serie, en los libros no sale, y voy ya por el doceavo... y sobre las tartas es que es lo que se lleva ahora jamía. Con lo buenas que están las tartas y los cupcakes/magdalenas sin coberturas raras y lo de moda que se han puesto... El libro está chulo porque tiene fotos de la serie y algo de comida cajún sino recuerdo mal... y bueno, los franceses utilizan mantequilla para todo así que no sólo los americanos comen mal, jeje

Gadirroja dijo...

La serie no la he visto----y eso que mi hermana me ha dicho mil veces que lo haga! BESOS!

Miss Potingues dijo...

A mi la serie no me gustó. Lo intenté, pero me aburría solemnemente.
Ahora, sería interesante ver en qué consiste realmente la cocina americana más allá de los huevos con bacon, las hamburguesas y la tarta de manzana (que la tarta es lo único que se salva)

Besos!

Pilar dijo...

Pero qué idea más buena, es una pena lo de las fotos de las recetas, pero si se compensa con fotos de Eric...quizá podamos hacer una excepción!

Yo todavía no he visto el capítulo, se me cayó agua sobre el portátil y lo tengo en cuarentena...en fin una que es bastante gafe con la tecnología, por eso voy con retraso!!! En fin, anotado queda

Un besazo