miércoles, 25 de junio de 2014

Salvad a las abejas

Una de las cosas que me preocupa de un tiempo a esta parte en mi lado ecologista es la salvación de las abejas. Mi bisabuelo tenía colmenas con la mejor miel del universo para los constipados, porque era miel de las jaras que abundaban en el pueblo y estaba cerca de un campo de eucaliptos, así que no os describo como olía de rica… más estupenda no se puede! Al morir mi bisabuelo, eso se vendió y ahora la puedo obtener, previo pago, al señor que ahora lo tiene. En garrafas de 10 kilos las compro (porque es un vicio comer esa miel, porque esto no caduca si la dejas aterronada- luego sólo la tienes que poner al baño maría- y porque a más cantidad, te hace precio… aunque no te creas que 10 kilos tardan mucho en gastarse en casa, con tostadas son un vicio)

Cuando domine el mundo tendré un alegre jardín con abejitas everywhere y habilitaré jardines públicos donde podremos cuidarlas y verlas trabajar (veis como mi dominación va a ser muy chuli?)


El caso es que las abejas estupendas están amenazadas por 3 cosas: una son depredadores como la avispa oriental, que es como la avispa española pero en talla NBA, agorilada. Por cierto, si te pica te arranca el cacho, así que si veis una avispa oriental, matadla: no polinizan, no sirven para nada, no son consumidas por ningún otro animal y encima son una plaga que se está cargando nuestro sistema, así que por el capitán planeta, zapatillazo al canto!

Luego están los pesticidas, se han recogido firmas para prohibir algunos, pero no significa que no haya mucho garrulo que los siga usando en contra de la ley (ya sabemos como va esto) y algunos otros pesticidas, las matan y no están prohibidos.

Y luego están las enfermedades, en concreto un parásito-hongo que no se sabe muy bien, se carga a las pobres abejitas. Los científicos siguen estudiando cómo pararlo, pero mientras, tenemos que hacer que las reinas estén como reinas (valga la redundancia).

 Lo que tú digas Lorde...

Las abejas son las responsables de la mayor parte de la polinización… y recordemos que no somos criaturas anaerobias, además, la miel, la jalea real y la cera de mejor calidad las producen estas amiguitas regordetas.

Lo principal es distinguirlas: Una abeja es una versión intermedia de la gorda de las galaxias y Meg Ryan en los 80, es decir, es más bien regordeta y tiene como pelitos en la cabeza, alrededor del cuello, tiene una zona peluda que parece una estola de pelos. Si tira más a Dita Von Teese, es decir, es estilizada y tiene la cintura más marcada, no tiene pelos en la cabeza como rubitos, es una avispa. Las avispas son prescindibles, las abejas indispensables. Y si es como Dita Von Teese en plan Hulka, con más razón, muerte, muerte (recordemos, zapatillas sí, insecticidas no)

No te digo yo que no, mira, nos has ayudado de ejemplo!


Llegados a este punto, qué puede hacer el ciudadano de a pie para salvar a las abejas? Primero facilitar el alimento: hay muchas flores que les resultan apetitosas, sobre todo las más olorosas, y no son muy caras: la mejorana y los alelíes les encantan, pero la lavanda también les gusta mucho y es muy fácil de encontrar (y útil, porque si no puedes dormir, solo tienes que poner una ramita en la almohada, entre la funda y la propia almohada por el día y por la noche su olor relajante te ayudará a conciliar el sueño. A parte de que sirve para repeler con su olor a alacranes y escorpiones pequeños). Si te gustan las plantas un poco más espectaculares, hay dalias muy chulas (como las ponpon, realmente preciosas) que también les gustan mucho.

Algunas personas afirman que también les gustan mucho los girasoles (aunque esto no puedo asegurarlo) y también los cosmos (llamados girasoles purpuras, son una flor que es como una megamargarita de un vivo color burdeos- fucsia), que son flores muy alegres para tener en casa.

Y esto amigas, es un banquete abejil


Recordad no echarles nunca insecticidas a estas plantas (las mariquitas son vuestras amigas, se comen a todo bicho viviente que intente comerse a vuestras plantas, y son como ver a un Volkswagen comiéndose a otro bicho como si fuera un whopper… verlas cazar es como un documental de la 2 pero  sin músicas rarunas, ni comentaristas cansinos, resulta fascinante), se supone que están para ayudarlas, no para servir de cebo para su exterminio. Es posible que algunas, como la lavanda atraigan a mosquitos, pero nada que unas macetitas de albahaca no arreglen (la albahaca espanta mosquitos con su olor y encima, si no la echáis pesticidas, la podéis añadir a la pasta y a las ensaladas, da un toque muy rico).

Y si sois alérgicos o se os mueren hasta las de plástico (conozco un caso de este tipo, dejó una planta de plástico al sol un día de fuerte calor y se derritió) siempre podéis buscar iniciativas donde aportar vuestro granito de ayuda, bien con ayuda a jardines comunitarios, firmar iniciativas que protegen a estos adorables bichitos o bien, financiar proyectos como el que Greenpeace lleva a cabo de protección de las abejas para que se habiliten políticas de conservación a las madres de la miel.

Creo que es una bonita iniciativa a la que todos podemos apuntarnos.

4 comentarios:

Adaldrida dijo...

Me ha encantado el post. Mi tío tiene abejas. Y odio las avispas.

Miss Potingues dijo...

Es una propuesta fantástica.
Además, la jardinería puede resultar muy relajante, y poner un poco de color en nuestras vidas nos dará más alegría, así que, aunque sea por egoísmo, cuidar de las abejas es cuidar de nosotros mismos, a corta y a larga distancia.

Cuando vivía en otro lugar tenía un pequeño jardín con un montón de flores, y me encantaba, pero en el piso es imposible, porque los gatos me las destrozan, así que, cuando domines el mundo, acuérdate de regalarme un chaletillo apañado con un jardincillo.
Y te dejo que te vengas de vacaciones de incógnito, va :P

Besotes!

Angie dijo...

En mi casa hay 2 ventanas petadas de plantas. Ya en tiempos de mi hermano ( que en paz descanse) ya habían plantas, y mi madre las siguió conservando en su recuerdo. Algunas se pocharon y otras vinieron de Galicia,otras fueron regalos, cada primavera dan flores( son geranios)...pero abejas nunca he visto, mariposas sí.

Lady_Waryen dijo...

Yo también compro miel ecológica en mi pueblo a kg y kg. Es puro vicio! y ahora he conseguido que mi novio se apunte (va a kg por mes de miel el muchacho).

Colaboro con una revista online de medioambiente y he hecho muchos artículos sobre las abejas, así que estoy bien informada y puedo darte una buena noticia: las abejas están encontrando protección.
Aun están en peligro pero se avanza mucho. Están desarrollando nuevos pesticidas inocuos para ellas y se está poniendo de moda las colmenas en las ciudades para que puedan vivir lejos de peligros.
Si te interesa te paso artículos.

Besos