miércoles, 21 de octubre de 2015

Lacas de uñas: porqué debería ser un vicio sano y no lo es.

Primeramente os diré que no sé qué voy a hacer con mi vida: si voy al salón del look por tema de horarios y cosas que hacer será el domingo, así que es más que probable que el post de uñas de esta semana si sale a tiempo, es porque no haya ido y sino, porque he ido... así las cosas.

Una de las razones que me echan para atrás es el hecho de que ahora cobren la entrada a menos que tengas padrino (espero que me den una bolsa llena de recompensas sólo por los 9 euros de la entrada, o un bocadillo, o las dos cosas... como dice Darcy, este es como tu truco o trato Halloweenero, pero con potis). Sé que muchas me habéis recomendado ciertos padrinos, pero hay uno que sabéis que deshecho porque no me parece coherente criticar a una marca por una política y luego dejar que te invite al evento y escupirles en la cara, pues no mira, nadie tiene que pasar por eso. Educación ante todo.


Bueno, primero quiero retrotraerme a un post que escribió la Tía Maruja (que os voy a linkar aquí) sobre los ingredientes de los esmaltes de uñas. Todo esto viene porque ha salido un interesantísimo informe de la universidad de Duke (la noticia aquí) sobre los ingredientes de los esmaltes de uñas, más concretamente con uno de sus componentes: el trifenil fosfato o TPHP, que por lo visto es responsable de muchas desgracias en el cuerpo humano. Lo que se usaba para ser un retardante en muebles contra el fuego nos lo ponen en las lacas. Flipa colega!

Por mentaros algunas de las "gracias" de lo que hace esta sustancia en el cuerpo: por la uña penetra en el organismo siendo un disruptor del sistema endocrino, esto es, que interfiere en el trabajo de las hormonas produciendo problemas hormonales y reproductivos (o por lo menos en los animales en los que se probó... sí, hay un testeo animal para su comprobación, siento deciros). Pero también puede hacer que tengáis problemas de obesidad, problemas de tiroides, problemas neurológicos... las hormonas nos controlan. Parte del TPHP sale por la orina, lo que quiere decir que el cuerpo lo ha tenido que encontrar en sangre para poder desecharlo.


La cosa es que se ha hecho la prueba con 10 esmaltes de marcas conocidas pero se calcula que de 3000 marcas de esmaltes (entre los que señala Sally Hansen, OPI, Essie, Revlon, Maybelline, Butter London -adios a los esmaltes de esta marca, me temo-, Wet and Wild... os dejo un listado aquí que contiene una petición a las marcas para que retiren esta mierda de sus esmaltes) un el alarmante 49% contiene esta basura, porque hace que los esmaltes duren más intactos. En los colores más pigmentados hay más de esta sustancia que en los esmaltes transparentes. El estudio avisa que la sana costumbre de poner un esmalte transparente, pintar encima y poner un top coat encima puede hacer que la cantidad de TPHP en sangre sea mucho más de la que cabría esperar.

El estudio, os sigo contando, también cuenta que si se aplica el esmalte con guantes y sobre uñas falsas o sintéticas y no sobre uña propia, rebaja los niveles de TPHP en sangre. Os dejo también este listado sobre a todas las cosas que afecta corporalmente aquí. Simplemente no es meteros miedo, sino que sepáis contra qué nos la jugamos.


Os he linkado el post de la Tía Maruja antes porque tiene que ver mucho con esta sustancia: sin ir más lejos, el TPHP es un sustitutivo del DBP que ella menta en su post. Como veis, salimos de Malaga y nos metemos en Malagón... genios.

Desde aquí quiero instar a las marcas de esmaltes a que contengan eso que tienen los maquillajes cada vez más: una redacción de ingredientes! También que como consumidoras, lo exijais. Parece una tontería pero me parece brutal que una señora se pueda estar hormonando para tener babies y luego se pinte las uñas y no sepa lo que se está haciendo. Estas cosas, como usuarias hay que tenerlas en cuenta. Y sobre todo, tienen que dejar de envenenarnos, son sustancias que claramente influencian al cuerpo, hay que buscar otras soluciones.


Desde aquí quiero difundir esta información a la comunidad potinguera (os animo a compartir el post o bien escribir sobre ello si queréis) para que exigir nuevas formulaciones y un detallado etiquetado de los ingredientes en los envases, que los esmaltes son esos grandes olvidados y parece que con ellos todo vale. Y como veis, no. 

Como siempre una persona pidiéndolo no tiene fuerza, pero cuantas más nos quejemos, más se nos oirá, digo yo.

4 comentarios:

Gadirroja Lapinturera dijo...

Pues ojalá nos oigan, pero viendo otras peticiones que ya se han hecho no me hago mucho cuerpo. Al final, siempre prima "la pela".
Un besazo!

Angie dijo...

Se te olvidan los chinos!!! Hoy en día tenemos muchos productos dañinos y no nos vamos a deshacer de Ellos: móviles,tabletas,pantallas de tv,microondas,etc...

No nos alarmemos,miremos la lista y actuemos.

Miss Potingues dijo...

Que los esmaltes contienen tóxicos, ya nos lo canta el olor tan fuerte que tienen, lo que pasa que, por un lado, el sr humno ignora lo que le conviene, y, por otro, toleramos algunos de ellos; pero, en cuualquier caso, me parece muy interesante tu artículo, e importante la petición.

Por supuetso, petición firmada, a ver si hace algo.
Por lo pronto, yo he dejado de usar los esmaltes que me huelen como si estuviera en un taller de lacado de coches, pero sabes las siglas de este elemento nos viene muy bien.

Por cierto, los esmaltes de Isadora sí tienen el INCI visible, generalmente; y, en teoría, todos deberían llevarlo aunque sea plegadito y diminuto en el papel; pero claro, ponte a despegarlo para leerlo antes de comprarlo, y a ver qué cara te pone la dependienta de la droguería de turno.
Besos!

Adaldrida dijo...

Espero que los esmaltes de H&M Beauty, que ahora son mi obsesión, no tengan el ingrediente maldito.. al menos no están en la lista maldita.