domingo, 4 de octubre de 2015

Look de uñas: Fred y Ginger y tendencias de colores de pelo






He aquí una gran pareja, el Forbidden de Chanel y el 645 de Kiko, en este dueto tan bonito en el que uno hace destacar al otro, como las grandes parejas de baile del cine clásico. Además siendo el  Marsala el color del año y estos dos tan aproximados, es una tendencia muy chula, no creeis?

Hablando de Marsala, que se ha puesto de moda, pero también como color de pelo y la verdad, como color de pelo me tiene fascinada.


Como he debido de comentar más de una vez, he llevado todos los rojos existentes (excepto el paprika, o zanahoria de toda la vida) en mi etapa de instituto, desde los 14 hasta los 18, donde me asenté en un cómodo rojo que podríamos llamar Catelyn Stark muy cómodo, que era en lo que me derivaban todos los tonos.  Y una cosa aprendí del rojo de pelo: es complicado para el maquillaje

El rojo de pelo es espectacular, bien peinado da mucho brillo y es elegante, el problema es que en general endurece las facciones, lo cual, cuando tienes una ventaja de parecer menos años de los que tienes, oye,  volver al rojo te da cosica.

Mucha gente me anima a hacer el degradado más intenso de pelo, por otro lado, que yo acepto las sugerencias, pero sigo pensando que : primero, tengo la ceja muy oscura para que estos experimentos funcionen, y segundo, no pienso teñirme las cejas, no tengo tiempo para la vida, así que tengo que maximizar el que tengo.



Creo que ahora tengo un estilo de pelo muy Zoella, y eso que me acabo de dar cuenta hacer poco, no era buscado, pero me gusta, porque no es muy rubio y no me veo muy rara, pero tampoco es muy agresivo en cuanto al tono, sino bastante progresivo (ahora, el primer intento fue bastante terrible, la verdad) y queda más armónico, aunque en la mayor parte de las fotos ni se aprecie, pero da igual.

Además el pelo así te permite que cuando haces recogidos queden a dos tonos y muy originales, sé que ya no se lleva tanto este pelo, pero la verdad es que me siento muy cómoda con el estilo y creo que lo voy a seguir exprimiendo, porque me gusta mucho como queda, eso sí, para las puntas en pelo fino es un machaque brutal y que te lo quemen es fácil no, lo siguiente.


Ahora me da un poco la risa porque yo, que renegaba del rubio, me siento cómodo con las puntas de otro color. No he probado con usar tintes de colores temporales sobre el rubio para buscar nuevos resultados, ni tizas de pelo, que no se yo si serán una opción aconsejable... no dejo de verlo divertido, pero tampoco encuentro mucho la ocasión y la verdad, la mayoría de colores que me gustan no me dirían nada al pelo, porque son muy oscuros (soy una tía rara). Ninguna de las tendencias de otoño me llama, ni el platino, ni el rubio rosado, ni la mecha más oscura y el marsala no me crea tanta confianza como antes...

De momento, dicen que las rubias son más felices... no sé si es un hecho o sólo un refrán pero en esa parte de mi vida, no puedo quejarme, aunque haya algunas cosas mejorables en mi vida, motivos no me faltan. Y vosotras? Habéis planteado cambio de tono capilar?

4 comentarios:

Adaldrida dijo...

Yo voy el martes a la peluquería...

Gadirroja Lapinturera dijo...

Yo creo que el tono que llevas ahora te sienta fenomenal. Y la manicura me ha encantado.
Yo me teñía de "marrón chocolate"-siempre-el-mismo y le comenté a mi peluquera que me aburría un poco pero que me daban miedo los rojos. Ahora me mezcla un tinte con el chocolate como base y una pizca de rojo que me encanta, porque sólo se nota al sol directo pero es más suave y original que el simple castaño...¡y exclusivo, oye! (El arte que tienen las peluqueras de pueblo ;)
BESOS!

Miss Potingues dijo...

Yo he pasado por todos los rojos, incluído el ahora llamado marsala (caoba de toda la vida), pero no me planteo ni me dejo de plantear nada por el momento.
Eso sí, rubia, no.
Besos!

Angie dijo...

También se lleva gris,caña " Granny style ". Besotes!