domingo, 18 de marzo de 2018

Look de uñas: San Patrick's colours




El Woodstock de la colección Summer of Love de Essence se ha topado con el top coat matificante de Catrice. En el anular un trébol hecho con el verde Trendsetter de Essence y el azul 294 de Kiko, porque, por si no lo sabéis (que yo lo descubrí ayer, pero lo mismo vosotr@s sí lo sabíais) es este azul, San Patricio lo eligió pero más tarde con el rey Jorge III, se creó la orden de San Patricio, que iba vestida en esta clase de azul, un azul entre el azul cielo y el azul pitufo, que se suele usar en distintos grados de intensidad (más oscuro o más claro), pero vamos, que el tono es ese.

 Más concretamente este azul 

La cosa es que como luego, en su labor evangelizadora, explicó la Santísima Trinidad con el ejemplo del trébol, se le asoció el verde trébol tan irlandés, pero si veis los dibujos y pinturas, aunque la casulla superior va en verde, algún faldón siempre lleva en su azul tan característico.


Todos los días se aprende algo.

Y a eso voy. Esta semana, como sabéis, hemos perdido a una de las personas que más ha hecho por explicarnos el universo como es Stephen Hawking. En su vida personal, gracias a su película, se le descubrió como una persona con sus más y sus menos, pero sin duda ha hecho mucho tanto a nivel científico sobre sus aplicaciones y estudios de la física en la explicación de los agujeros negros, como en su visibilización de la ELA y el estudio en esta enfermedad (e incluso las mejoras en la calidad de vida de los afectados, gracias a las aplicaciones tecnológicas aplicadas a su vida). Y eso es hermoso.

Tanto para creyentes como para no creyentes esta persona ha supuesto una gran pérdida, no sólo por sus aportes científicos y sociales, sino porque era una de esas personas que se pregunta el porqué de las cosas. Estamos en una sociedad que sólo se cuestiona el porqué de las desgracias, no sé si pensáis lo mismo: intentamos comprender asesinatos, neglicencias, accidentes... pero no el porqué de fenómenos positivos para comprenderlos y repetirlos, o bien para evitar esa negatividad. Y si esta sociedad lo hace, lo hace de manera ignota.


Una de las razones que más me pasma es que esas preguntas deberían ser obligadas en algunas situaciones, por ejemplo, siempre que alguien dice "es que esta persona va provocando" y no me refiero sólo sexualmente sino, "va provocando que la peguen", "va provocando que la ataquen", "va provocando pelea" y no se plantea "y porqué?". Es de esas situaciones que nos debería sonar como cuando un coche pierde una rueda y raspa con el rodamiento el asfalto: cuanto menos raro.

Preguntarnos el porqué de las cosas nos lleva a investigar a entender mejor los fenómenos que nos rodean, darnos respuestas que rebajen nuestra ansiedad, ayudar al mundo, a aprender de los demás y de nosotros y a entender la unicidad de los demás y de nosotros mismos o de los fenómenos que no rodeen.


Una cosa que me sorprendió muchísimo cuando hice el curso aeroportuario era que siempre te repetían "los accidentes sólo sirven para mejorar la seguridad y salvar vidas", hasta de los hechos negativos se puede aprender, porque se pueden realizar tareas preventivas, pero tiene que partir de la idea de querer saber y comprender los fenómenos.

La única manera de entender lo que nos pasa es haciéndonos preguntas, investigando, contrastando... Estamos en una sociedad donde estamos más preocupados en demostrar lo mucho que sabemos que en aprender y mejorar lo que no sabemos y es algo un poco irresponsable, porque es como si llegase un tope en el que aprendizaje ya no "tiene un sentido personal", y sólo hay que demostrar, cuando aprender cosas y mejorar tu vida y tu entorno es fantástico. Se puede aprender de un niño, de un anciano, de un adulto sin formación... todos tienen grados de vivencias importantes y hacerse preguntas y no conformarse con el conocimiento existente es la base de que socialmente vivamos con las comodidades que vivimos, pero no debería ser un freno social, sino un estímulo para responder más preguntas y mejorar aún más, ya que si vemos en perspectiva lo que hemos conseguido como sociedad, podemos pensar que todavía podemos llegar más lejos.


Últimamente veo a la gente muy tensita, y con muchas ganas de demostrar que su opinión es la mejor y hay que aplaudirles y defienden el derecho a la opinión, pero a la suya, no a la ajena y esto también está relacionado, porque no puedes entender otras realidades si no escuchas y si te centras en que las cosas son como son, dado que para tu realidad son así. Si niegas otras existencias y realidades, en el fondo, niegas otras opiniones y su derecho a expresión. La única manera es escuchar y entender para poder contextualizar. Por eso llevo una época en la que prefiero leer y escuchar a contestar con toda esta violencia, porque creo que estamos en una época en la aprender como evitar la violencia y reconducirla en un trabajo que nos produzca mejoras a todos, en discursos que nos motiven y en el entendimiento, es más producto y más sensato.

Pero es sólo una idea, no sé cómo lo veréis. Sólo sé que me he hecho muchas preguntas sobre mi entorno últimamente y he conseguido respuestas: no las que buscaba, pero sí útiles y espero que la sapienza recogida me ayude a mejorar muchas situaciones.

Tened buena semana.

5 comentarios:

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

Diría que es "sapiencia" pero no sé si es algún juego de palabras el del párrafo final y es que me pillas ya espesa.
Yo cada vez paso más de las ganas de polemizar de la gente, me aburre soberanamente y no gasto ni medio Julio de mi energía en esas cosas.
Me encanta la manicura, ese "azul evangelista" es muy bonito :D
Besitos.

Beatriz MissPotingues dijo...

El tema del color azul no lo sabía. Mira que nos gusta irle cambiando el uniforme al personal. A San patricio de azul a verde, y a SAnta Claus de verde a rojo.
Lo de la escuha y el por qué, totamente de acuerdo. A mí me enseñaron que todo tiene un por qué, y que si no te dan una razón, te están llevando al huerto, y que aún detrás de esa razón que sí te dan, hay otro por qué, que hay que escuchar, y no sólo lo que se dice, si no lo que no se dice, que da mucha información.
Creo que hay demasiado parloteo, poca escucha, y mucho querer tener razón en vez de cuestionarnos las cosas, acercar posturas, e intentar otras opciones, que lo mismo hasta encontramos soluciones nuevas.
Sobra ego y falta humildad.
Besos!

Adaldrida dijo...

Adoro este post. Es positividad absoluta

Estoy entre paginas dijo...

Muy buen post de san Patrick!!!

Angie dijo...

Para qué discutir, muchas veces no sirve de la. Besotes!