domingo, 23 de diciembre de 2018

Look de uñas: Shine and bright. Tag potinguil 2018





El blanco es de Easy Paris y las purpurinas y escamitas de kits distintos de Essence. Ja! Brillos a mi! Es posible que este look no se quede así y ponga escamas sobre la purpurina... pero no sé si tendré tiempo para hacerlo.  A tope con el brilli!!

Este mes empiezan las reflexiones sobre lo bueno y lo malo del año. Es por ello que voy a hacer una reflexión potinguil de lo que más me ha gustado del año en este aspecto.


-Marca revelación: ante color me he mantenido un poco en una agradable zona de confort, pero creo que es justo que con la lata que he dado con W7 y la paletita de On The Rocks haga una nueva mención. Han sacado varias paletas este año y con distintas tonalidades y calidades, pero esta por el precio que tiene es todo un acierto. La máscara de ojos de Flormar me ha gustado mucho también.


-Marca revelación de tratamiento: Creo que tengo que hablar de dos, por un lado mantengo la marca ecológica del Lidl, por esa maravilla que es la crema de manos de Caléndula y por otro Bonté, porque además de tener mascarillas que me controlan los brotes acnéicos, el anticelulítico está fenomenal y este mes os hablaré de un jabón facial y del serum ambos para pieles sensibles que me han gustado mucho. Adelanto una cosa: el serum lo estan retirando con rebajas de 5 euros y pico a 3, si tenéis brotes de sensibilidad, yo lo compraría, proporciona mucho confort a la piel, sobre todo si se os sensibiliza por el frío-calor de calefacción.


-Producto que siempre compro y nunca uso: últimamente soy más responsable en esta categoría, así que este premio se queda con un arbusto rodante y en modo desierto. Y hace poco he vuelto a usar las pestañas postizas, así que ni eso entra aquí.


-Asignatura pendiente: El año pasado dije que hacerme con muchos labiales nude por la ortodoncia. Un año después... SÍ! Sigo sin la ortodoncia. Esa es una. Buscar un rotulador o gel eyeliner que no de grima es otro.


-Producto que no me llama la atención: iluminadores en crema muy siliconados, como los de Sleek. Su textura me odia y me genera mucha grasa. Las bases muy pesadas tampoco me enamoran el alma.


-Dos productos low cost básicos: Podría repetir como el año pasado los polvos banana y el concealer de Catrice, pero no voy a repetirme. El nuevo primer de ojos de Catrice no es waterproof pero es bastante digno y es ligeramente pegajosito así que si pones una sombra en polvo o purpurina se adhiere mejor y una vez puesto, no notas nada pegajoso. Sobre tratamiento la crema para pieles deshidratadas de pepino y menta me está encantando, es ligera, no tapona el poro, el olor es agradable y no dura mucho, la piel la admite fenomenal y aguanta bien el maquillaje sin hacer parches ni cosas extrañas. Quizá tenga un FPS un poco bajo (15) pero me está gustando mucho.


-Dos productos no low cost básicos: No suelo consumir mucho en esta franja, pero los serums antiarrugas de Sesderma me parecen un acierto para tratamiento de arrugas. En poco tiempo consigues resultados visibles. Por otro lado, Lush no es precisamente low cost, pero no hay producto que no me dé una alegría siempre que lo uso. Quizá este año haya sido el año del jabón y la crema de la gama Karma, pero los jabones en general me chiflan.


- Productos que todo el mundo recomienda y yo odie: Bloom de Gucci. No porque sea mala fragancia o huela mal, sino porque ver que no me duraba ni media hora en piel una fragancia que cuesta sobre los 50 euros el tamaño más pequeño y 100 y pico los tamaños más grandes me parece un timo como una catedral gótica (la de León, por ejemplo). No es que lo odie, es que odio la idea de que nos tomen por idiotas. Y luego las sombras de Huda, que las vi en Sephora y vuelvo a decir, no sé si es que luego aplicada con pincel funcionan mejor, pero cogida con el dedo no pigmentaban nada y no entiendo el hype. No es que la odie tampoco, pero a pesar de que tienen paletas preciosas me parecen que son bastante menos de lo que dicen ser.


-Producto que todo el mundo odie y a mi me encanta: Las caras sin tanta base (ole mis narices, la defensora del Drag contradiciéndose a tope). Yo no suelo usar base y no veo que sea algo indispensable tener una piel perfecta para maquillarse un poco. Básicamente el concepto de perfección siempre me ha tocado soberanamente las narices. No me gusta lo perfecto, lo perfecto es falso, es impostado, está lejos de lo real. Prefiero lo humano, qué le vamos a hacer y que se vea un grano no me parece un aviso del apocalipsis. Estoy un poco cansada de los vídeos de capa de iluminador para que el hormigón armado que vas a poner encima parezca natural y luego capa de base muy cubriente, y luego contorno y luego colorete y más iluminador... primero que te tienes que levantar a las 4 a.m. para hacer eso y mira, no compensa y segundo, que la piel al segundo día se te cae a cachos, luego te confunden con un zombie y mal. Un día no te digo que te des el capricho o si eres drag, es parte de tu arte, pero para las personas de a pie, no lo veo tan práctico. Mejor una piel más humana aunque se te vea un granito, que tampoco pasa nada.


-Mayor descubrimiento. Hay dos: La crema de caléndula de manos del Lidl para acabar con brotes de sensibilidad y psoriasis. En serio, un milagro por menos de 3 euros. Y el acelerador de bronceado de Ziaja, consigue que no me queme y que me ponga algo morena... a ver, tampoco me voy a comparar con nadie, pero para lo que suelo ser yo, estoy morenísima en tiempo record! Olé, olé y ole! Y huele a crema solar ochentera. Maravilloso.


-La mayor decepción. El champú en seco de Herbal care con olor a Peonía. Mira, no por favor! Huele fenomenal, de hecho de mis aromas favoritos en este tipo de productos, hasta ahí todo bien, pero no da volumen, sino peso y es como si te llenases el pelo de arena, literal y encima no notas que absorba grasa ni nada... todo lo contrario, notas el pelo más sucio si cabe, por lo que si vas con la hora pegada, vas todo el día con el pelo aplastado una asquerosa sensación de tener el pelo realmente sucio, muy desagradable.  Si lo vas a usar como yo para dar volumen al pelo, ni te molestes en comprarlo, porque te deja el pelo sucio y aplastado. De verdad, una vergüenza que vendan esto, me gustaría que alguien de la marca lo usase a ver qué les parece porque está claro que no lo han hecho. Eso sí, no dudo de su utilidad como spray antiviolaciones: con tanto residuo que deja, produces ceguera gorda a alguien, pero su tamaño tampoco lo hace práctico para el bolso.


-Propósito potinguero para el 2019: creo que me mantendré en mi línea de probar cosas distintas y nuevas pero escuchando más a mi piel, más sensible que grasa de un tiempo a esta parte. Y como siempre no comprar cosas de las que no estoy segura (e ir tirando algunas que sé que no voy a usar nunca).

Os ha sorprendido alguna reflexión de mis favoritos del año? Algo que os apetezca picar?

2 comentarios:

Beatriz MissPotingues dijo...

Coincido contigo con el tema del Hype de las sombras de Huda. Aparte, que si miras cantidades de sombra y precio, a veces no sabes si estás comprando maquillaje o caviar, porque sale carísimo el gramo. Creo que hay sombras muy competentes a precios mucho más bajos (Juvia's, Colourpop, Nabla, Inglot, ...)
Besos, guapa, y que tengas muy felices fiestas!

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

Me ha gustado mucho el tag y sobre todo la reflexión que te comenta Bea.
La manicura me encantó! Parece nieve.
Un besito y muy felices fiestas 😘