martes, 25 de septiembre de 2012

Hoy en hipotesis absurdas: la resurreción (anímica) de las carnes

Antes de que alguien se piense que voy a hablar de gente que resucita a los tres días, bien sea porque le han crucificado literalmente o porque se ha ido de rave más de lo debido aclarare que se trata de un post de belleza subjetiva.

Hoy es el cumple de mi santo (el día de su nombre que dicen en Juego de Tronos), y el sábado hicimos una pequeña reunión para celebrar el evento. La cosa es que vino una amiga suya que hace bastante que yo no veía y la veía estupenda de cara y todo.

La chica hace un tiempito que lo ha dejado con su ex, por razones que ni las sé, ni tampoco importan para el hecho que nos ocupa. La cosa es que la chica está fantástica. Decidió ponerse a dieta (que tampoco creo que lo necesitase tanto, pero bueno, está fantástica), yo creo que a parte, se ha hecho algo en el pelo, porque lo tiene estupendo, tiene la piel perfecta (que no es que antes no la tuviese, pero tiene como un brillo especial, como si se hubiese chutado inyecciones de vitaminas a tutiplén) y la ví animada.

 Vamos, que rompe la muchacha

Así que cuando entró la saludé y dije "oye, estás más delgada y además, estás muy guapa hoy" y la chica suspiro "sí, bueno..." como si no terminase de creerlo.

Y entonces recordé la ruptura más terrible que he tenido, no pasaba por un buen momento emocional, porque bueno, fue cuando empecé a sufrir de agorafobia por un evento que me había sucedido (un intento de atraco que me marcó más de lo que hubiese querido) y la verdad es que los nervios se me pillaron a la tripa, no comía casi... y bueno, terminé muy mal, porque de 52 kilos me quedé en unos 48 (con lo que aquello conllevaba, porque no sé si sabéis que por debajo de los 50 kilos, la humana media no menstrua, su cuerpo no está preparado para mantener vida alternativa a la suya)... así que estaba que daba pena literalmente. A parte, sólo salía a la calle con alguien de mi familia o con mi chico por aquella época, pero bueno, las cosas no salieron bien y el caso es que rompimos de manera bastante traumática.

El caso es que yo lo pasé muy mal, para qué vamos a mentir, el hecho de estar acojonada con el mundo y romper con la persona que pensaba que sería la definitiva pues me echó bastante para abajo. No sabía que iba a ser de mi, mis planes vitales se habían ido un poco al cuerno... empezar todo desde cero, es muy chungo. Mi suerte vital es que siempre me he rodeado de gente que vale el doble de su peso en oro y esa gente nunca deja que te rindas ni que te abandones.

Está fenomenal tener colegas para compartir cosas


El sábado siguiente a ese, unos coleguillas maravillosos todos ellos, quedamos para ir al cine, yo con mis 50 kilos (gracias a Thor, recuperé un poco del peso perdido, aunque seguía teniendo el estómago flamenco), mi miedo al mundo y mi nuevo labial (porque me compré un labial en crema rosa vino, lo hago siempre que rompo con alguien, necesito verme algo nuevo para fomentar mi autoestima sobre un "esto puede afectarte, pero no puedes dejar que esto te hunda, míra que mona estas") fuimos al cine con varios colegas, una pareja gay, una pareja hetero y un chico que estaba más o menos en la misma situación que yo, rompiendo con su novia por aquel entonces y con el que estaba castamente hermanada en el dolor (porque desde que salieron los Lannister, las relaciones fraternales no son lo que eran).

La cosa es que el chico hetero, me llegó y me dijo "Hellen, estás fantástica!" y yo "no puede ser, he perdido demasiado peso y estoy fatal", "pues tienes un brillo especial en los ojos y en la piel, te veo muy guapa!". Conste que digo hetero, porque la tele nos ha vendido una falsa gaycidad en la que tener un amigo gay se supone que te aconseja con estilismos y tal... y no es así, hay gays a los que les importa poco el estilismo femenino.

Mi hipótesis a contrastar es que, tras una ruptura, cuando empiezas a componerte un poco, parece que tu cuerpo se defiende de una manera... bella. Es como si supiese que no te puedes quedar para vestir santos y se revolucionase inside para dar una imagen radiante, a pesar de que estes anímica, emocional y sentimentalmente hecha puré de patatas.

Eso no significa que tu carácter esté en sus cotas más altas de popularidad...


No sé a qué responde, no sé si es una respuesta hormonal para asegurar la perpetuación de tus genes, no sé si es que el sentimiento de mujer desvalida (no puedo validar esta hipótesis para hombres, no he investigado tanto) hace que los hombres vean a las mujeres irresistibles y tengan sentimiento de protegerlas y eso las haga bellas princesas a rescatar, no sé si es que el Auswitch emocional las confiere un sentimiento de mujeres fuertes que las da ese atractivo, no sé si es que el llorar cual descosida (y mira que yo soy poco de llorar y mucho de cabrearme) libera tal nivel de tensión que la mujer se queda relajada, así como sus rasgos.

Anyway, es un hecho que varias chicas que conozco que han roto con sus ex, sea quien sea el que rompa, sea por la razón que sea, están como renacidas de las cenizas y extrañamente bellas. Mientras que ellas, a nivel interno, al sentirse mal (logicamente) por el impacto de la nueva vida sin el otro, y el consecuente estrés innegable e irremediable emocional, sienten su autoestima ligeramente más baja de lo normal (y el ligeramente dependerá de la persona) y normalmente dan respuestas a este hecho de rechazo al cumplido o evitación, dado que no ven correlación y no se sienten guapas, porque recordemos, que ser guapa no es un hecho, es un sentimiento.

Veis? Schumi aqui no estaba guapo, pero se sentía fabulosa!


De ahí que empiecen con un "noooo!", "qué dices?", "para nada!" o el más sincero pero menos escuchado "pues no me siento así"  como respuesta al "pues te veo estupenda".

Es una tontería, pero quería dejar constancia de hecho de pesquisa social, dado que el otro día las pesquisas del blog de Beautylish gustaron, así compartimos opiniones. 
 
De todos modos, si alguien está pasando ahora por la dificil situación de afrontar un ruptura, sólo quiero que sepa que esto es una chorrada de post, hecho para entretener, no para ofender a nadie y sobre todo, para tomar la perspectiva de que, tras la mayor de las tormentas, el sol siempre termina apareciendo. Aunque cueste ver las ventajas a vivir bajo la lluvia, estrenar botas de agua siempre hace una especie de ilusión infantil y eso da mucha paz, porque es como contactar con algo bonito casi perdido de nosotros mismos, así que si lo estáis pasando mal, por lo que sea, sólo  espero que encontreis las botitas de agua para saltar en los charcos y que pronto salga el sol para vosotr@s.

Os ha pasado eso de tener en los malos tiempos el mejor de los aspector? Veis muchos casos de resurreción facial anímica?

12 comentarios:

Gadirroja dijo...

Pues no me había fijado nunca, pero oye debe ser por acción subliminal de tus citas a don G. Martin, que cuando has hablado de renacer de cenizas, me ha venido a la mente la madre de dragones! (qué cosas!).
Un besazo!

Lynn / Melancora dijo...

Pues yo tuve una ruptura traumática y aunque al princiio lo pasé fatal mi reacción fue ¡a pasarlo bien! y desde entonces veo la vida con mucho más optimismo. Aunque a mi nadie me dijo que estaba estupenda, así que lo de "ponerse guapa" no funciono conmigo, pero eso sí, fue una época en la que me divertí muchísimo.

burbujitabebe dijo...

Guapa!
Pues no me había dado cuenta, pero en mi grupo que nos hemos quedado todas solteras, veo que mis amigas se han puesto preciosisimas (ya lo eran, pero es verdad que ahora tienen un brillo especial)....que curioso!!
Besitos amore!
http://eldiariodeshyris.blogspot.com.es/

Bettie dijo...

Nunca, never,ever me he fijado en esto. Pero me parece de lo más curioso, y no tiene por qué ser descabellado.

Abriré los ojos a partir de ahora O_O

Miss Potingues dijo...

Lo primero de todo: Felicidades, Nacho!!!

Y con respecto al post, sí, lo he visto y vivido en propias carnes.

Hace unos años atravesé por una situación bastante dolorosa, confusa, y pérdidas serias a varios niveles que me dejó hecha pisto -salí, obviamente, y, aunque no elegiría volverlo a pasar, debo decir que me cambió mucho y para bien-; y, curiosamente, en esa época en la que comencé a moverme algo socialmente (dejar de ir exclusivamete del trabajo a casa y de casa al trabajo)me entraban a machete como en la vida, con mi consecuente cara de R U kidding me?

Y también lo he visto en personas a mi alrededor, así que algo hormonal debe ser, proque si no, no lo entiendo.

Besos1

Beauty and Healthy dijo...

Creo que todos hemos vivido rupturas horribles que te dejan sin fuerzas. Nunca había pensado en tu teoría, pedo probablemente pase si los momentos previos a la separación han sido agotadores... tal vez llegados a ese punto el dejarlo te quita un peso de encima a pesar de lo doloroso que puede llegar a ser.
Un besazo y feliz cumple para tu chico!

Goblinoide dijo...

Me parece una reflexión muy interesante, por mucho que digas que es una chorrada de post. La verdad es que si eso ocurre, yo no me he dado cuenta, porque para mí alguna ruptura ha sido casi una liberaciónm nunca he tenido la suerte de que el estrés me haga perder peso, más bien al contrario, me da ansiedad >_______< también puede ser que, como dices, al afrontar una ruptura emitamos inconscientemente algún tipo de feromona en plan "soy un bellezón libre, sin compromiso y con carencias afectivas graves que TÚ, sí, TÚ, puedes solucionar" ;)

Siento oír que tú has llegado a estar tan destrozada... las buenas personas siempre se juntan con los más gilip... con los que menos las merecen. Será porque las buenas personas son las únicas que les soportan.

Un beso fuerte y disfruta, que tu santo esta vez parece ser el definitivo y te lo mereces ^^

esther makeup dijo...

Pues yo fui una de esas de las que de una separación traumática renació de sus cenizas mas delgada y mas guapa. Mas delgada porque al inicio de la ruptura no me daba ni por comer y mas guapa porque me reencontré con una vida mas alla de mi expareja llena de amigos, fiesta, buenos ratos, terracitas y momentos llenos de calidad de vida; todo esto es lo que da luz al rostro.
Toma testamento...
Un besote

http://esthermakeup78.blogspot.com.es/

querdelf dijo...

Pues lo típico de las películas es que las chicas se sienten delante de la tele, coman helado de hocolate y engorden. En fin, me alegro que no haya ido así.

Adaldrida dijo...

Es un gran post, Hellen.
Yo nunca he tenido una ruptura así, pero sí me han dicho que cuando me enamoro (sin esperanzas of course) estoy más bella y desde luego escribo mejor...

Evanescence dijo...

Pues me ha encantado el post, sobre todo lo de encontrar las botitas de agua para esos momentos que hay que vivir bajo la lluvia! que razón tienes!!!!

Angie dijo...

Cuando mis ex-rollos me han abandonado después de varios meses o semanas hasta el momento in, sólo me he consolado yo misma,mostrarme mal en ésos momentos es lo peor que puedo hacer. Cuando me dejó mi ex, pasaba mucho tiempo llorando triste, y aunque mis amigas eran amables y tenían paciencia, porque casi todo me lo recordaba a Él, en mi casa me decían: " No seas gilipollas, no se te ha muerto y deja de llorar, afronta que te quedarás para vestir santos de una vez"...tanto mi madre como mi hermana...tan sensibles Ellas...éso fue en el 2005 o 2006.

Éste tipo de disgustillos me hace comer más (dulce),dejar de pintarme (incluso las uñas),encerrarme en casa (las amigas vienen a casa), llorar y sentírme como una bruja encadenada a una torre...

Lo único bueno de ésas situaciones, esque a toro pasado, te das cuenta por Tï misma, que era un gilipollas, que has llorado tanto que se te han quedado los ojos superbrillantes (por el exceso de hidratación)y que al no gesticular, tienes menos arruguitas de expresión.

Depende de la persona, en mi caso desarrollé un odio por cualquier tipo de hombre que se me acerque (menos los gays), y sólo los veo como un trocito de carne con patas...

Los hombres que adoro o son gays, o como si lo fueran ya que al estar lejos de mi entorno, no puedo observar sus defectos : Thor, Pekka Heino, Kotipelto...