miércoles, 14 de enero de 2015

Buscando gimnasios

El otro día, hablando con la tía Maruja y Subflava entramos en el tema de los gimnasios y de cómo elegir un buen gimnasio, porque la tía Maruja estaba pensando cambiar de centro.

Creo que lo mejor que puede hacer una persona que no sabe (como fue mi caso) es preguntar a las personas que sí saben y que han tanteado varios gimnasios para ver qué hay que buscar y que no. Yo pregunté a muchos amigos sobre la experiencia gimnasio y sobre qué cosas deben prevalecer en la búsqueda de gimnasio.

Lo primero que me preguntaron mis amigos es qué pretendía conseguir. Yo sólo quería eliminar el agua acumulada que me hacía ganar peso y toníficar un poquito, no tenía una meta dificil. Todos, por una  mayoría abrumadora me dijeron que lo mejor era conjuntar un poco de cardio y un poco de musculación. Con el cardio fortaleces el músculo cardiaco y mejoras la resistencia, ganas mucho aguante con este tipo de ejercicios, pero a la hora de la verdad, para perder peso, necesitas ayuda, porque cansan mucho y no queman tanto como los de musculación.

Ojo con las cintas de correr, todo el mundo me advirtió de no correr mucho en ellas, es mejor en suelo normal.

Otra cosa que me advirtieron antes de que pudiese tener dudas, es que no pensase que por hacer musculación iba a quedarme como Conan en cuatro días, las mujeres no tenemos tanta testosterona en el cuerpo y sin embargo nos quedamos fibrosillas  con relativa facilidad. Así que me recomendaron buscar un sitio que tuviese una buena sala de cardio y una de musculación no sólo de máquinas, sino también con pesas suficientes y con tutores dispuestos a echar una mano y no pasotas.

Teniendo en cuenta estas cosas tenía que buscar un sitio donde hubiese un poco de todo, máquinas de cardio y musculación, pesas (porque a veces las máquinas no son siempre recomendables según varias personas), salas de estiramiento y porqué no, clases con actividades dirigidas.

En mi zona hay 3 centros, uno que es un polideportivo, otro un gimnasio spa y otro low cost. Admito que me moví más por recomendaciones que por ir y comprobar. Según me comentaron amigos que entrenan allí, el polideportivo tenía máquinas, pero no salas de actividades (dedicadas a mayores o a equipos y liguillas varias), la mensualidad era más cara y en general era bastante pobre. El gimnasio spa estaba bien, tenía cosas que no entiendo muy bien para qué sirven como wifi, que si vas a hacer ejercicio, no vas a ver el móvil, y el spa no pensaba usarlo mucho, porque realmente no le das uso diario, pero el horario de clases, que sí me interesaba era bastante reducido y tenían muy pocas. El low cost era nuevo, su calendario de actividades era diario, podías ir a las que quisieras, la sala de estiramiento es un poco reducida de tamaño y te obligan a llevar un candado (lo cual no me importa mucho) y una toalla, cosa que casi agradezco porque así me aseguro de la limpieza de la misma. El contra es que te dan tablas de ejercicios establecidas, pero para mi no es muy molesto, porque un amigo que está muy metido en este mundillo me creó una y me iba corrigiendo cosas que podía hacer mal, pero obviamente no es lo ideal, porque no están personalizadas. Al final las he cambiado por clases, que hacen los mismos ejercicios, me suben ellos solos la intensidad y lo amenizan un poco más. 


Ni que deciros que me fui al low cost, me bajan el precio por quitarme cosas que no necesito. No tengo wifi, pero es que no voy a mirar el móvil  en el gym, esto es así. Lo del candado, los tenéis por 2-3 euros en el Tiger, la toalla ya os he dicho que prefieron llevar la mía limpita y perfumada con floripondios naranjas en rizo americano (discretísima, parece que se la he robado a mi abuela del tocador) y el resto sobre la marcha. Por cierto, si vais a un gimnasio con toalla, lavadla siempre una vez antes del primer uso, sueltan siempre pelusa y os podéis poner finos si os secais el sudor sin lavarla primero. Ah, y siempre el sudor se absorve golpeando suavemente con la toalla, sin arrastrar, la piel sufre menos.

De todos modos, si tu pides ver las instalaciones de un gimnasio, te suelen dar permiso, así que intentad ver el gimnasio antes de pagar la cuota.

Lo primero que hice es presentarme en el mostrador y decir que era nueva y admitir mi absoluto desconocimiento del percal. Entonces un monitor muy amable (que ahora me da GAP los lunes) me preguntó si tenía alguna lesión y qué pretendía conseguir. Me mandó al principio bastante de cardio y poco de musculación porque admití menos aguante que una nonagenaria asmática. Luego resultó que aguantaba más de lo que esperaba.


Pero poco a poco me fui compensando la tabla, gracias a la ayuda de mi colega como os digo, y me fui interesando por las clases monitorizadas. Actualmente voy a varias de aerobic (cardio) que ayudan a fomentar la coordinación y el ritmo, a GAP (gluteos- abdominales- piernas) que es de un poco de cardio con un poco de musculación centrada en el tren inferior y Bodyfit, que es lo mismo, pero también con entrenamiento de tren superior.

Cosas que tengo que puntualizar en un gimnasio: obviamente la clase cambia mucho de un tutor a otro, pero en general los tutores están más pendientes de tí en la clase que si te pones por tu cuenta y a mi siempre me dan indicaciones cuando estoy haciendo mal una postura, porque puede ser una lesión más tarde, pero si tienes dudas, busca siempre un monitor que te corrija, es mejor preguntar y hacerlo bien, que hacerlo mal y hacerse daño. Yo reconozco que hacía sentadillas en casa en ocasiones, pero no sabía que las hacía mal, y me explicaron trucos para hacerlas bien y no hacerme daño (lo cual se nota porque tienes infinitamente menos agujetas), levantando pesos en las máquinas el cuello se me resentía mucho, haciendo pesas en bodyfit, tengo el cuello mucho mejor y más fuerte (de hecho tengo bastante estilo levantando pesas, es de las pocas cosas que me ha salido a la primera). Tampoco me imaginaba lo importante que era estirar bien antes y después del ejercicio (te descarga mucho el músculo, no se me ha vuelto a subir un gemelo más) y estiraba mal el cuello y los hombros, ahora mucho mejor. Son tonterías que se convierten en factores determinantes a la hora de repetir o no.

 Tampoco sabía que la gente de miranda en las máquinas, están así porque entre serie y serie de ejercicios hay que descansar...

 Yo le veo ventajas a parte de la pérdida de líquido, la mejora de la piel y del estrés. Además hacer entrenamiento en una clase conjunta mejora tu resistencia al cansancio, hay un momento que sé que no levanto peso con el músculo, sino tirando fuerza de voluntad, pero eso a la larga es lo que te ayuda a mejorar (sin hacerse daño, claro). Si la señora de 60 años a tu lado se hace las sentadillas toda pancha, tú las haces, vaya si las haces, te vienes arriba como una campeona. Conoces a gente, te diviertes más en las clases, pero si te pones por tu cuenta, pues también eliminas estrés... todo depende. En total llevo unos 7 meses, he perdido unos 3-4 kilos (subí dos en navidades, pero como andaba 5 por debajo de mi peso, no pasa nada), pero llevo 2 haciendo este horario y veo resultado más centrados en lo que realmente buscaba. A parte, ahora mismo me defiendo en bachata (lo cual me vino bien en la cena de la empresa, pusieron bastante, nunca sabes cuándo vas a usar tus conocimientos) y ahora estamos con la salsa, que no se me da mal del todo. Sigo sin resistencia para hacerme una maratón, pero al menos ya no me ahogo subiendo las calles empinadas deprisa.

Las duchas no las uso, porque soy de piel de mírame y no me toques, me da miedo coger hongos y tal, además, me pilla a unos 5 minutos de casa, así que tampoco es horrible, pero en general, los baños siempre estan limpios y, como diría Sheldom Cooper, tiene cierto olor a producto químico que tranquiliza.


Y aunque no tengo "amigos de gimnasio", tengo a gente conocida que nos vemos en las clases, nos preguntamos qué tal, nos felicitamos las fiestas, nos ayudamos en ejercicios y pasos, se crea un ambiente muy positivo. Mola. Y duermes del tirón por el cansancio, esto es así.

Realmente no sé si todo este rollo os ayuda a la hora de elegir un gimnasio ahora en enero, pero creo que puede, a las que no tengáis una perspectiva muy amplia, a planificar un poco más la búsqueda. De todos modos, si alguién quiere formular alguna pregunta o quiere aclarar algo que se me haya pasado en comentarios, creo que sería muy productivo para hacer feed back sobre este tema. 

3 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Como instructura de activades colectivas varias, le doy el visto bueno a tu post.
El entrenamiento grupal siempre motiva más, sobre todo si se es vago o huidizo (o un poco asocial), y siempre, siempre, preguntad a los monitores y contadles las lesiones, te lo pregunten o no.
El que te pregunten sobre ese tema, o que no lo hagan, y su reacción ante el conocimiento de la lesión os van a dar una información primordial a la hora de saber en quién confiar tu entrenamiento y tu salud, o no hacerlo.

besos!

Gadirroja Lapinturera dijo...

Me ha gustado el post y me viene en un momento estupendo: ¡he vuelto al ejercicio! (No lo digo muy fuerte, llevo 4 días, pero estoy muy motivada). Mi "gim" es mi pueblo (hay rutas de senderismo geniales aquí y me las aprendí todas cuando hacía deporte asiduamente, antes de ser mamá por segunda vez) y Youtube (donde busco cardio, estiramientos, tonificación...). Es lo que tengo, pero por ahora, me siento muy bien y espero seguir muchos, muchos meses.
A ver si veo resultados, y ya entonces será un pelotazo :)
BESOS!

Adaldrida dijo...

Gran post. Yo prefiero nadar y andar. Justo lo que más me gusta del gym es la cinta...