domingo, 5 de julio de 2015

Look de uñas: La mer




Charles Trenet cantaba una deliciosa cancioncilla llamada La Mer, que luego en inglés popularizó el famoso Bobby Darin a ritmo de swing con el título Somewhere beyond the sea. Quizá esta versión de Darin sea de mis canciones swing favoritas, estaría en mi top 10 sin duda. Y en esta alegre tonadilla está inspirada esta manicura de líneas torpes e infantiles, como dibujadas  a lo "cera blanda" de preescolar, que era el resultado que buscaba. El blanco es B224 de Debby, el azul claro es el 339 de Kiko, el azul verdoso el 341 de Kiko, el azul ayuntamiento de Madrid el 294 de Kiko y el azul oscuro el Chacalaca de essence de la colección Whom Boooom!. La anular, tiene una raya de cada color de los "claros", para que veáis el efecto tan chulo que hace. Encima, una capa del top coat efecto mate de Catrice. Por cierto, siento los desconchones, no dejé bien secar las uñas, mea culpa.

Sé que muchas de las que me leéis estos post lo hacéis desde  zonas costeras, qué suerte tenéis, mucha piscina, pero nada como tener la arena y la inmensidad del mar cerca de casa. Vale, que hace un calor húmedo horrible, o que se te manchan los cristales, o que tiene otras desventajas, pero el mar me parece fascinante. 


Esta semana ha sido dura, trabajo en una oficina sin aire acondicionado (olé el arquitecto que pensó en salidas de aire aleatorias) y lógicamente, eso a una hipotensa, le es duro. Pero hay maneras de aguantar. Por ejemplo, mi hermano si os acordáis me regaló una lata gigante de té verde  con frutas y me hago mis botellas de nestea casero: cojo una taza tipo mug, lleno mi infusor, caliento el té, lo dejo en reposo una hora para que suelte toda la esencia y se volatilice la teína. Lleno una botella de 50 ml con el té (se quedará corto, así que podéis añadir agua, porque queremos que no sea muy cargado) y añadimos un terroncito de azúcar. Y al congelador. Sí, al congelador. Todas las horas que os den la gana, porque al trabajar en una oficina sin aire acondicionado, la botella os aguantará en el metro impertérrita cual bloque de hielo, pero en la oficina os aguantará (cronometrado) 20 minutos antes de ser completamente líquida.

Pero está rico.


Obviamente el abanico es otra opción, folklorica a la par que saludable, que ejercita biceps, triceps y tiene muchos fans en el mundo extranjero, porque se piensan que lo del abanico es sólo para las bailaoras o algo así. No amigos, en España en abanico es un must!

Otra cosa que ves es que con el calor la gente está más susceptible e irritable, se enfada por cosas que o no tienen importancia, o no vienen a cuento... Pero sabiendo que es 80% por el calor, no le das importancia. Y si no es por el calor, tampoco se la das, porque total, cuando tu tensión alta no supera, como es mi caso hoy, de los 60, según el señor tensiómetro, pues como que no tienes fuerzas para mandar a la gente lejos, que se vayan marchando ellos solitos y por la sombra. Porque tampoco tienes ni fuerzas, ni ganas, ni cuerpo... no, creedme que no lo tengo.

Máxime cuando tienes motivos para sonreir.


Ayer, a pesar de odiar todo el tumulto, no puedes terminar en las fiestas del orgullo, donde ves sobretodo a gente demandando que a la gente no se la puede maltratar por pensar diferente, en este caso, por querer "diferente".

El amor es una cosa que, como las hierbas en el asfalto, surge, uno no elige ciertas cosas, no se demanda, no se exige y no se controla, o surge o no. 

A veces uno no quiere más derechos, ni gritar, ni montarla, en el orgullo a veces sólo uno está ahí porque no puede evitar cosas: primero encontrarse con el tumulto, y otras, desear las cosas buenas que tienes en tu vida a los demás.

Con 34 años y ciertas experiencias en la vida, una espera que ya no la vuelvan a ocurrir ciertas cosas, no desde la desesperanza, sino desde la templanza y la resignación. Cuando te pasan, dudas que esté pasando, que sea real e incluso de que sea sensato.

 Increible pero cierto. Una poniendo fechas de caducidad a sus vivencias...

Cuando te pasa de verdad, dejas de plantearte cosas y te alegras. No pretendes hacer daño a nadie, simplemente no crees que te tengas que esconder, no crees que estés haciendo nada de lo que debas avergonzarte, simplemente eres tú misma. Estas ahí y eres feliz. Yo no pensaba que ciertas cosas me pasasen a estas alturas y que alguien pudiese generarme unos sentimientos como los que tengo ahora.

Durante este tiempo, he intentado mejorar muchas cosas de mi misma, cambiar aquellas cosas que me hacían sentir mal y mejorar las que me hacen sentir bien, adquirir destrezas y ser feliz sin hacer daño a nadie, porque creo que no es necesario sacrificar a nadie para que yo sea feliz. En ese proceso he encontrado a gente muy distinta con la que he establecido relaciones distintas, pero ninguna afectivo sentimental, sólo amistades a más o menos nivel y no lo he hecho porque no sentí que debiese atarme a gente por la que no tuviese sentimientos sinceros. Así que cuando desarrollas con cierta persona que te parece fascinante una relación de amistad y un día ves que ya no la ves igual, intentas que las cosas no cambien por si la otra persona no siente lo mismo. Y no lo dices a nadie, porque son tus sentimientos y no le interesan a nadie y no quieres hacer un drama de todo eso.


Y cuando ves que la cosa va a más por las dos partes y que todo está bien, porque hay un espacio de reconocimiento al otro, tienes miedo por si te estas equivocando.  Y un día, hay cosas que no pueden controlar y sólo te apetece que lleguen los días en los que ves a esa persona, o hablas con ella, o lo que sea y no piensas que eso te pudiese pasar ya. Y un día se ponen las cartas sobre la mesa y no crees que puedas tener la suerte de haber encontrado a una persona que con una palabra ilumine tu vida como lo hace.

Cuando pienso que hay mucha gente que cree y siente lo mismo y le pasa por una persona del mismo sexo, u operada de sexo y que no pueden compartir su vida juntos, o simplemente sus sentimientos, sin que les insulten, les agredan, les falten al respeto o incluso les encarcelen o les asesinen, me da de todo. Porque creo que todo el mundo debería vivir algo así, algo que crees que puede mejorar tu vida, que realmente la mejora y que desde luego, no debería importar a los demás. Todo el mundo tiene derecho a amar.


Decían en Castle que uno sabe que está enamorado porque las canciones de amor que parecen cursis tienen sentido en tu mente. Yo sólo quiero que como decía Paul Mc Cartney, las canciones tontas de amor no tengan nada de malo. Es más, nos gusten a todos.

De hecho, si no la tenéis ya, me gustaría que encontrarais la vuestra y que eso os mejorase todos los días.

6 comentarios:

Gadirroja Lapinturera dijo...

Las cosas tontas, en general, no tienen nada de malo siempre que una no se las tome en serio ;)
Me ha gustado mucho esa reflexión "orgullo" y te mando muchos ánimos para resistir el calorazo, guapa.
BESOS!

Miss Potingues dijo...

Abanico forever.
Aquí hace tanto calor que llegar hasta la playa es una penitencia. O te vas metiendo de tienda en tienda que te de aire aocondicionado, o no llegas. Y, cuando llegas, suerte para poner la toalla (una, y que no sea muy grande, y cuesta, imagina más, juas!!) Pero sí, somos unos afortunados los que tenemos la playa cerca.

Nunca te pongas límites ni fechas. La vida no termina a los 34, por fortuna. Siempre te va a sorprender. Y me alegro de que lo haya hecho, y para bien. Disfruta del momento.

No me considero una romántica al uso, pero soy pro-amor, y me parece vergonzoso, no ya que se siga juzgando y persiguiendo a algunas personas porque su forma de amar no sea la que se ha considerado políticamente correcta por según qué grupos, sino que haya existido esa distinción desde hace tantísimo tiempo y siga haciendo daño a personas que deberían poder disfrutar libremente de sus sentimientos y de su forma de expresarlos.

Creo que, cuando alguien se cree con derecho a sopesar, juzgar, aprobar o reprobar la relación entre dos personas que se aman, sólo porque a ella no le encaje, es que se ha olvidado de lo que es amar y sentirse amado.

Un abrazo!

Adaldrida dijo...

Es un look precioso y un post precioso.
Yo creo que la clave está en no juzgar a nadie. A veces se aducen razones religiosas pero desde ese punto de vista tanto homosexuales como heterosexuales deberían ser castos, y eso es cosa de cada uno con Dios. Y la caridad y la justicia siempre estarán por encima de la castidad.
Lo peor es que la mayoría de gente que ataca a los gays no lo hace por motivos religiosos, y luego se nos cuelga el sambenito a los católicos.

burbujitabebe dijo...

Guapa!!
Me encantan las uñas!
Y yo prefiero la pisci al mar, bueno, miento, una semana de mar es vida, pero más.... lo de tragar agua salada yo lo llevo fatal! :D

En mi casa hace un calor horrible, y encima no dejo a mi chico que abra mucho las ventanas para que no haya corrientes para el enano....estamos deshidratados, eso si, tenemos muchas botellas de agua en el conge :D
Besitos bombón!

www.eldiariodeshyris.blogspot.com

La tía Maruja dijo...

Qué post tan veraniego, tan solar diría yo. Me lo he leído con la banda sonora de La Mer y vamos, tan ricamente. Me faltaba la caipirinha, con su pajita y su sombrilla.
Yo creo que al mundo le hace falta amor y que bendito sea venga de donde venga.
Qué bien que estés así, ya era hora y te lo merecías!
Amar es un orgullo, claro que sí!
Besos!

Angie dijo...

Es Chulthu que controla las mentes! Besotes!