domingo, 27 de diciembre de 2015

Look de Uñas: Stardust y lecciones de 2015




Ya ves, un poco del Blue Label de Dior y un poco de purpurina blanca y parece que las estrellas se deshacen en tus uñas. No sólo es un gran look de navidad- año bueno, también para ver la última de Star Wars.

Una cosa de la que me he dado cuenta con esta película es que la gente ama mucho las películas de su niñez, puede que no sean perfectas, pero cuando le tocas la niñez te arranca la yugular. Pasa un poco como Mark Darcy en el tercero de Bridget Jones (no es spoiler, lo lees en la contraportada del libro), cuando algún personaje de un libro o película  cae, la gente lo lleva fatal. En nuestra mente siempre serán eternos. A pesar de las múltiples quejas que todo el mundo le achaca, a mi la película me gustó, tiene muchas escenas de naves espaciales haciendo maniobras imposibles y las disfrute como una enana. Eso que me llevé para el cuerpo. Eso sí, las extensiones de pestañas de Leia me chirriaron un poco, pero debe ser la fuerza, que como no la trabaja, por algún sitio le tiene que salir.

El año se nos acaba y me gustaría compartir las muchas cosas que me ha aportado este 2015 con vosotras, porque la vida es un aprendizaje perpetuo.


1.- No hay situaciones absolutas inamovibles, como decía Heráclito: sólo el cambio permanece. Cuando crees que algo no da más o que no va a ocurrir, va la vida y te hace un zas en toda la boca. Y no sólo con cosas malas, también buenas.


2.- La amistad no es un juego de tenis, es un proceso. Que alguien sienta las cosas de una manera no te obliga a estar en el mismo nivel, ni pueden hacer sentirte mal si no sientes lo mismo, una exigencia en ese sentido no es respeto, es egoismo, porque si busca una respuesta proporcional, lo que le mueven no son sentimientos desinteresados y no puedes ser amigo de una persona que no te respeta. Si no es capaz de entender que las emociones no se exigen ni se devuelven, no es amigo.

3.- Tan importante como comunicar es escuchar. Escuchar de verdad implica oir libremente, sin hacer juicios de valor, simplemente escuchar al otro lo que te dice y porqué lo dice y no es fácil, pero es la única manera de entender al otro y de aceptarlo tal cual es, es esta. Todo lo demás son apaños y conjeturas


4.- Hay una palabra en el griego que es Meraki, significa hacer algo con amor y creatividad, poniendo todo tu corazón en ello, hay oportunidades con las que se dejan de soñar, pero si vas a ser tan cabezón de echarte en cara no haberlas cogido, cógelas y con todas tus fuerzas y tu habilidad, a lo meraki. Aprende a vivir las oportunidades a lo grande, tanto si no salen como quieres como si lo consigues.

5.- El espacio interior se ordena como se ordena una habitación. Nos pasamos la vida mirando revistas de decoración, tiendas, pinterest... pero nuestro espacio interior sigue mal amueblado. Es importante dedicar un tiempo a ordenar ideas.

6.- Cuando te encaras a tus miedos, estos se desmontan antes de lo que crees, por eso hay que encararlos más amenudo. Ojo, que una cosa es encarar miedos e inseguridades y otra cosa volvernos unos temerarios. Todo con cabeza.

7.- Hay un movimiento anti-queja en internet. Quejarse no es malo, hay veces que hay que quejarse porque el alma tiene que comunicar que no se puede soportar algo más. Pero luego hay que hacer algo. Lo malo no es quejarse, sino si nos quedamos con ella quietos o nos movemos y la dejamos atrás. Quejarse sin hacer nada, criticar sin cambiar, estar dándole al mismo tema día tras día, sólo hace obsesionarte con temas sin buscar soluciones, y al final, te amarga el carácter.


8.- Es increible como dos personas pueden en un momento hacer la misma cosa y despertar distintos resultados de los demás. Cada acto es una gota de agua, al final, un océano cenagoso o cristalino es la suma de todas y cada una de las gotitas.Hay que tener en cuenta que al final no se nos juzga muchas veces por una cosa, sino por la suma de muchas.


9.-Cuando dices sí a algo que no quieres hacer, te dices no a ti misma. Cuando te dices no a ti misma, estas ofreciendo estar en algo, pero no al 100% y sobre todo, estas decepcionándote a ti misma por que los demás no se enfaden, haciendo un sacrificio que nadie al final va a valorar, porque no saben el sacrificio que te supone y que en el fondo, tampoco te reporta un beneficio. Valora tus sí, tanto como tus no.


10.- Es más fácil ser feliz cuando eres capaz de ser feliz por ti mismo, cuando descubres al hablar contigo mismo de las cosas que te hacen feliz, y cuando te rodeas con gente honesta capaz de ser feliz y comunicarse consigo mismo de la misma manera.

Ha sido un buen año? Os ha enseñado muchas cosas? Podéis compartirlas en comentarios, será bonito leerlas.

4 comentarios:

Adaldrida dijo...

Pedazo de post. Me encanta la manicura y las reflexiones.

La tía Maruja dijo...

Es precioso eso que comentas de lo de amueblarnos por dentro. Hace pensar mucho...
Tengo ganas de escribir unas líneas de balance del año. He estado pensando en ello y fíjate que lo veía todo bastante negro (estas fechas no son fáciles y tal) pero al hacer balance... vaya, resulta que no me va tan mal. Mola mucho hacer este ejercicio de mirar las cosas con perspectiva, más "en general" y no tanto fijándose en las minucias puntuales. No sé si me explico. Que lo veía todo negro pero al hacer el ejercicio... resulta que esto tira al rosa :D
Un beso preciosa! Un año bueno que ha enseñado mucho y abre la puerta para un año mejor!

Gadirroja Lapinturera dijo...

Me han gustado mucho tus reflexiones. Siempre que te leo este tipo de posts me haces ver cosas nuevas...o verlas desde otro enfoque. Y eso siempre es enriquecedor.
Un abrazo fuerte, Hellen!

Beatriz MissPotingues dijo...

Me gusta el enfoque que le estás dando a tu vida, estás en el camino, pequeña padawan.
No puedo decirte nada que no hayas comentado, porque son todas reflexiones a las que llegué hace tiempo (no es que vaya de lista, es que tengo más años, y que siempre le he dado mucho al tema del crecimiento personal)

El movimiento antiqueja surge porque la peña parece que, si no se queja, no dice nada interesante, y algunas estamos un poco hartas de tanta pateleta sin que aporten soluciones. Que sí, que es sano estalar de vez en cuando y poner las cosas en su sitio, pero con cabeza, con reflexión, y aportando algo constructivo. El lloriqueo cansa, aburre, y estomaga.

Besos!