domingo, 22 de febrero de 2015

Look de uñas: Cuando el rosa encontró al dorado duocromo y Harry encontró a Sally



Hay colores que estan destinados a encontrarse y hacer grandes parejas. Y mira que los tenía en el mismo cajón, pero hasta que no se te enciende la bombilla, que no, que no los presentas.

La pareja está formada por el Bella de Masglo, que es este rosa tan precioso y el duocromo DC01 de Flormar, que tiene, aunque para mi desidia aquí no lo parezca, un brillito rosado muy chulo. Hacen una pareja estupenda, así, sin nada más, sin adornos, sin dibujos, ellos juntos. Parecía obvio, pero no se me había ocurrido hasta ahora.

Antes de seguir quería daros las gracias por difundir el post de 50 sombras de Grey, de momento ha recibido más de 200 visitas, que para lo que aporta este blog al mundo, es una burrada (las entradas de los domingos son las más seguidas y llegan a los 100 y se acabó y las de diario, no suelen superar los 80), me consta que os habéis reído y de eso se trataba. Me alegra saber que entre todos hemos repartido unas risas por el mundo.


Aunque el tema ha dado para más: sobre todo porque hablan del sado-maso y bondage como de una psicopatía y el sado no es Grey. Y Grey no es sado. Grey tiene un gazpacho mental tremendo, así que si os dicen que el sado es maltrato o es Grey, simplemente no lo es, es una discusión muy larga que no explicaré aquí. Yo no soy pro-sado, porque, como dicen los ingleses, "no es mi taza de té", pero creo que hay que dejar conceptos claros. También me han justificado que la historia de Grey es una historia de amor. No voy a intentar convencer a nadie, pero la historia de Grey es la de un pavo con mucho pasado y vivencia que manipula a una chica joven e inexperta que trata de aferrarse a ese hombre a través de hacer sexualmente lo que él la propone, porque cree que así lo retendrá. Es un amor muy tóxico y, por eso, no es amor. A partir de aquí, no voy a discutir, ni me van a hacer cambiar de opinión, pero tampoco voy a soportar que me digan que es superromántico (cada vez que oigo eso, hasta mi Soggoth vomita).


Mientras me pintaba las uñas me puse a ver una película mucho más sana sobre relaciones que no había visto (me vais a regañar en 3,2,1...) que era Cuando Harry encontró a Sally. La historia empieza en los 70, Sally se muda a Nueva York y decide compartir viaje con Harry, el novio de una amiga de la universidad. Ella es superperfeccionista y quisquillosa, él es un desastre y un poco marisabidillo, logicamente chocan y su viaje es un desastre, pero se van encontrando tras los años hasta que, Harry se divorcia y Sally rompe con su novio y deciden hacerse amigos.

Aunque la película es de los 80, lo divertido es como muchas de las pautas comportamentales en las relaciones se repiten una y otra vez tras los años: los mismos miedos, las mismas preocupaciones, las mismas triquiñuelas... lo cual es divertido, porque ves que el humano es tonto perdido y repetimos los mismos errores una y otra vez, por lo que esta comedia romántica sigue teniendo vigencia, y por lo tanto sigue resultando muy divertida. Harry y Sally se vuelven los mejores amigos y comparten consejos sobre chicos y chicas y hablan de sus sentimientos, creo que es una cosa que se ha perdido. 


Gracias a Odín tengo bastantes amigos chico (amigos de verdad, no panda de aprovechados pagafantas, sino amigos) de los que puedes hablar de comportamiento masculino o de lo que sientes, sin que se agobien ni pienses que estas como una cabra (FELIZ AÑO DE LAS CABRAS), aunque sí pienses que un poco como una regadera no te falta (aunque eso también lo piensan las amigas), pero sí que es cierto que hay mucha gente que cree como Harry, que un chico y una chica no pueden ser amigos, porque la relación está abocada al fracaso ya que uno se fijará en el otro y todo irá mal. Y no es así, o yo no lo creo.  Pero también es cierto que grandes parejas empiezan siendo amigos, lo cual es muy positivo también, porque es una relación que gana con el tiempo, no pierde.

Otra gran ventaja que tengo es que además de contar con amigos chico sinceros, tengo uno que además es experto en neurolingüística, así que cuando hablas de sentimientos, aunque no sean los tuyos, aprendes mucho. Los chicos no son tan distintos a nosotras, la verdad, a veces son más simples y se lían, otras veces son más listos y nos lían... igual que hacemos nosotras,  pero no somos tan diferentes.

Es una película con mucha razón todavía y bastante divertida, sin ser una gran obra del cine, es muy entretenida y el final es muy bonito. Por cierto, una cosa recomendadísima de esta película es su banda sonora, os va a encantar, está llena de clásicos del jazz y algun temazo como este Have to be you de Harry Connick Jr.

4 comentarios:

Adaldrida dijo...

Me rechifla la manicura. Y yo también tengo amigos de verdad.

Gadirroja Lapinturera dijo...

Desde luego que es una película mucho más sana, y afortunadamente, común (aunque lo que leo últimamente tras el estreno de Grey me lo haga replantear!).
Muy chula tu manicura.
BESOS!

Miss Potingues dijo...

Cuando cosiga reponerme de que acabas de ver Cuando Harry encontró a Sally, te digo algo,
¿EN SERIO????????????Madredelamorhermosoooooooooooo...

Más vale tarde que nunca.

Estaría interesante algún post con tópicos de comportamiento analizados desde la neurolingüística. Ahí lo dejo.

Besos!

burbujitabebe dijo...

Felicidades por la buena audiencia del post!
Yo me reí muchísimo!
Me encantan las uñas!
Tengo unas ganas de pintarmelas jajajaa!
Besitos guapa!

www.eldiariodeshyris.blogspot.com