domingo, 21 de febrero de 2016

Look de uñas: wood's drops y razones para seguir en el gimnasio



Tenía un cumpleaños ayer y quería llevar algo festivo pero con gusto. Por eso junté el graphite de Chanel, que es así de alegre con un verde azulado intenso y queda muy chulo. Me inspiré en una manicura del Pinterest, que le dí mi toque particular.

La  verdad es que Pinterest es un sitio fantástico para encontrar inspiración si no se te ocurre nada o bien, si tienes el tiempo limitado. Esa retroalimentación de ideas que tiene es verdaderamente genial.

Llevo ya un año y ocho meses en el gimnasio, he tenido que bajar el nivel de intensidad por falta absoluta de tiempo, sólo suelo ir ahora mismo 2 días en semana, uno de cardio y otro de musculación y aunque hago menos, me hacen mucho bien.

Parece que ahora en mi entorno hay mucha gente que se ha apuntado a hacer ejercicios, unos para tener un físico estupendo (creedme, hay mucha loco por parecer Conan), otros porque cuando vas cumpliendo años, tienes que empezar a cuidarte, otros por salud... Todo es salud, bueno, hay actitudes más saludables que otras.

El gran escollo que veo a mucha gente cuando lleva bastante tiempo es seguir con la motivación para ir al gimnasio, porque al principio los cambios son más obvios, pero luego como te acostumbras a lo bueno parece que no ganas tanto. Yo no tengo ese problema porque semana que no voy al gimnasio en el que creo firmemente en abrir un Charge. org para recoger firmas para acabar con gran parte de la humanidad en hogueras a lo quema inquisitiva (siempre fui una clásica), me libera sobremanera  el hacer elíptica sudando como una idiota, o hacerme mis Tourmalets en la bicicleta (la bici me cuesta horrores pero es buenísima para la pierna). A parte que sigue limpiando los poros cosa fina filipina, por no hablar lo bien que se duerme cuando vas al gimnasio, ese día te casarías con tu cama sin que te lo pida ni nada.

Así que hay muchas maneras de mantener el ánimo alto cuando tus objetivos primordiales estan cumplidos o por lo menos que el sufrimiento sea menor:

1.- Si haces máquinas y ya llevas mucho tiempo haciéndolas, ve series. Si eres nuevo, coger la postura es importante, pero cuando la tienes ya cogida, puedes aprovechar para ver series. Yo me estoy viendo doctor Who... sí, desde el principio... desde los 60... en dos capítulos entro en la televisión de color, va a ser mágico. Hay quienes prefieren los audiolibros. Cuenta como entretenimiento alternativo a la música y punto positivo a la cultura.


2.- Pícate con alguien: Este es el ejemplo de Mr Darcy que ha decidido participar por pique familiar en sendos maratones... pretende llevarme a ese lado oscuro del deporte, pero no me veo yo corriendo, no tengo fuelle yo para la carrera oiga...

3.- Cambia de actividades: Tengo una compañera que se hace el mes fantástico. Va a un gimnasio y durante un mes va probando una clase distinta de ejercicio, para ver si le gusta, ha pasado por aquagym, aerobic, pilates, yoga... el probar cosas distintas puede ser realmente cansado, pero al menos, no se hace aburrido.

4.- Por pique imaginario: Si algo me cuesta de la clase de musculación son los ejercicios de biceps y triceps (me quejo mucho de las sentadillas, pero estoy cerca de realizarlas con 20 kilos encima, ya lo hice una vez y casi me muero, pero ahora lo volveré a intentar que estoy más acostumbrada y verás) y cuando creo que no puedo más siempre pienso "imagínate que terminar este ejercicio es la diferencia entre desarrollar la fuerza para defenderte en un caso de peligro o no poder" (sí, estoy sensibilizadísima con este tema). Oye, pues funciona, vaya si lo terminas, pensarnos en peligro es una situación que nadie le gusta, pero poder entrenarte en la idea de que no quieres ser una víctima y podrás correr más deprisa o parar un ataque son cosas que ayudan. También puedes imaginarte, como hace Tricicle en este sketch, que estás en el Tour y que la gente que anima, o que estás en un concurso compitiendo contra alguién, sólo que ese alguien es tu yo de ayer.

5.- Por postureo: sí amigas, cuantas veces os han dicho aquello de "no vas a durar ni dos días"? Cuantas veces habéis oido críticas por ser muy gordi/flacucha?  Cuantas veces no habeis oído a gente que debería mirarse a un espejo, criticaros sin piedad? Bueno, pues cuando llevas mucho tiempo, un poco de postureo en las redes tampoco anda tan mal, una fotito, lo sufiente para callar bocas... no hace falta ser superficial, simplemente decir "para no poder... no me va tan mal, no?".


6.- Para evitar dolores. Hace unos meses leí que los dolores de regla se sobrellevan mejor con ejercicio suave... y aunque me pille en el primer día (que todas sabemos que es el peor, el más horroroso y el más cruento), voy al gimnasio y es verdad, aunque duela, duele menos, así que os recomiendo un ratito de gimnasio y una ducha tibia, os hará sentir bastante mejor. Pero también me funciona con el estrés que se me coge al cuello o con otras dolencias, pensadlo.


7.- Por que la sensación cuando terminas. Es como si el mundo estuviese en una calma y zen estupendos. Hay pocas sensaciones de mayor calma que bajar del gimnasio las tardes de primavera después de hacer ejercicio  mientras ves la puesta de sol. Lo veréis una chorrada, pero es genial.



8.- Por los nuevos méritos: Si has conseguido más o menos un cuerpo mejor, que era lo que querías, porque no buscas nuevas metas no físicas? Más agilidad, más flexibilidad, más coordinación... no todo está en la forma, también puedes ganar nuevos méritos.


9.- Por buscarte una carrera: tengo una amiga que se sacó la misma carrera que yo, como es complicado trabajar de ella, se sacó otra por gusto de filologa y empezó a escribir, lo compaginaba con trabajos de modelo de body painting (porque siempre ha estado espectacular esta mujer) y otras tareas y un día se apuntó a pole dance y ahora es profesora enamorada de su profesión. Nunca sabes donde te puede llevar una actividad.


10.- Porque si empezaste algo grande y sabes que mejora no sólo tu cuerpo, sino tu mente y tu voluntad, dejarlo no te traerá más ventajas de seguir en la brecha. Recuerda porqué empezaste. Esto es lo que me hace levantarme ciertas mañanas a horas intempestivas, ponerme licra encima y levantar pesas... porque mira que en la cama se está fetén.

¿Cuál es vuestra razón? ¿Alguna vez os ha dado perecita hacer ejercicio después de llevar mucho tiempo en la brecha?

5 comentarios:

La tía Maruja dijo...

¡Pero por qué lo dejaría yo! El resultado ha sido nefasto y ahora cuesta mucho más retomarlo... Espero a que haga mejor tiempo... Sí, creo que es otra excusa barata...

Ayayayay!!!

Un besazo, preciosa! Y ole tu constancia!

Gadirroja Lapinturera dijo...

Sin duda, un post muy motivador...y la manicura me encanta. Es verdad lo que comentas de Pinterest.
Un besazo!

Beatriz MissPotingues dijo...

Me ha gusatdo mucho tu enfoque, porque yo estoy en el otro lado. A mi me gusta hacer ejercicio (si no, no me dedicaría a ello), y la motivación básica que siempre está ahí es que te resulta gratificante el moverte en sí, el retarte a ti misma a mejorar, el bucar sensciones y aprender a comunicarte con tu cuerpo, el sentirte mejor no sólo por aspecto, sino porque estás más centrada, más alerta, más sociable, no te duele tanto el cuerpo (salvo que te pases con el entreno, que a veces ocurre)

El cambiar de actividad es fundamental. Por mucho que te gusten las lentejas, comer lentejas todos los días, cansa. De vez en cuando, hay que alternar actividades.

Por cierto, profesionalizarse en este campo suele ocurrir en muchos casos como en el de tu amiga, de rebote (hola qué tal)

Besos!

burbujitabebe dijo...

Yo estoy empezando a hacer ejercicio otra vez y la verdad es que te sientes tan bien cuando acabas...por ahora nada de gym, que no estamos para gastos extras,cuando remontemos un poco la econmía en casa tal vez...aunque nunca me gustaron los conan de gimnasio!!
Besitos guapa!

www.eldiariodeshyris.blogspot.com

Angie dijo...

Te copiaré el loooook!!! Besotes!