domingo, 12 de mayo de 2019

Look de uñas: El geranio del japonés. Equipo de Potiinvestigación vuelve (ahora, con más purpurina)




De esto que te pasas por el bazar oriental a ver si tienen velas para el quemador de esencias. Y ves que han traído lacas nuevas de uñas. Y ves una que dices "esto, o queda Rojo Ferrari -que ya lo expliqué, pero retomo, el rojo Ferrari es un rojo encendido que tira ligerísimamente a naranja- o queda rojo geranio -que es como más "fosforito" y más naranja-. En cualquier caso buscaba los dos colores. Y mira, aunque la foto engañe, queda como el segundo.  Es el Easy Paris 7 Días efecto gel, en el tono D051, creo (no queda claro en el etiquetado). El otro es el Pure Beauty de Essence. Y la placa, del mismo bazar.

El efecto gel lo simula más en la foto que en la vida real, pero me encanta el tono, es alegre y primaveral y creo que funcionaría muy bien en cualquier tono de piel por ser tan alegre. Eso sí, el resto de tonos de la colección son bastante invernales y no me llaman. 


Como anuncié en Instagram, vuelvo a Equipo de Potiinvestigación, esta vez con mascarillas. En Prima Prix vi varias mascarillas faciales que la verdad, me llamaban la atención y a precios que permiten la investigación sin tener que pedir una beca, así que en ello estamos.


La primera es de IDC, la marca me sonaba de verla en los blogs de Miss Potingues y La Pinturera, de hecho, pensaba que Miss Potingues la había probado, hubiese puesto la mano en el fuego, pero no encuentro el enlace por más que miro en Google, así que como sé que normalmente comenta, pues que me corrija, porque no sé por qué estaba convencida que sí, que había probado este producto.

La mascarilla en cuestión es la Unicorn Magical Mask. Y no, no la cogí por el hecho de que fuese de unicornios. En este Potterplaneta cada uno tiene una criatura fantástica que le flipa, y aquí somos de dragones. No odio a los unicornios, de hecho sé que parte de mi rechazo a Tom Cruise parte de la película Legend, donde se mata a un unicornio por su cuerno (no se centra en eso, pero sé que insconcientemente parte de que no me caiga del todo bien, viene de eso). La cogí por su composición de colágeno y vitamina C que promete difuminar arrugas y proveer de luminosidad la piel. Como premisa no va mal.


Añade ácido hialurónico del bueno en los ingredientes, alantoína y extracto de manzanilla en gran proporción. Así que atractiva parece. Pero veamos cuánto hay de belleza real.


#BeautyRealness

A comentar, los extractos de plantas son esencialmente manzanilla en primer lugar y la tremella es un hongo que se usa como humectante en muchas cremas, se cree que tiene efectos antienvejecimiento, pero lo único demostrado es que su acción sobre las arrugas no es preventiva, sino tratante porque reduce las arrugas por su gran poder de humectación. Aquí no reconoce al ácido hialurónico, pero suele marcarse con un punto amarillo. El phenoxyethanol suelen ser dos puntos verdes, el aceite de ricino es un punto rojo y el perfume es un punto amarillo... vamos, que está variadita la ensalada. Recuento total: 4 sustancias de 2 puntos verdes, 6 de un punto amarillo, 2 de un punto rojo y 1 de dos puntos rojos... y dos extractos naturales sin valorar.

Al abrirla tenemos una máscara de gel, con purpurina y estrellitas, con mucho líquido, de hecho, rezuma según abres el sobre, lo cual siempre es bueno. El perfume no es muy notable y tampoco es que te enamore el alma, como a la Pantoja tirarse de un helicóptero, pero al menos no se hace terrible.


Hoy en "Segundas partes creativas, Leonardo Dicaprio en El hombre de la máscara de unicornio"

Lo primero que notas al ponerte la mascarilla es que no sé en base a qué modelo han diseñado la máscara, pero desde luego a poca nariz que tengas, se te queda pequeña: cuando la colocas te das cuenta de que el gel no te cubre de toda la nariz, las aletas se quedan bastante fuera. Esto es un problema porque deja parte de los surcos nasogenianos fuera de la ecuación y claro, es una zona facial conflictiva. Pero además es que el tener la nariz mínimamente alta hace que el gel tampoco te llegue a la ojera a menos que apoyes los dedos ahí. Es un fallo de diseño importante que sólo se puede subsanar poniendo el líquido sobrante de la mascarilla en esas zonas.

Es obvio, si algo tenemos en este país es más cara que espalda.

Como os he contado, me suelo poner las mascarillas por la noche, los días que hago deporte. Esta mascarilla un handycap  importante: la purpurina del gel se te queda en parte en la cara, pero no cuatro motitas,  es más rollo "me ha estornudado el susodicho unicornio en la cara". Mira que soy muy poco mirada con la purpurina en los iluminadores, porque mi idea es que no deja de ser purpurina pasada por batidora, así que encontrarse con una partícula tampoco es el fin del mundo, pero por la noche, soy muy quisquillosa: la piel limpia del todo. Claro, te dicen que puedes aclarar, pero quitas el producto y aunque queda el resultado, se nota que algo se ha mitigado.


Aún con esas, la piel se queda muy luminosa y muy lisita, preciosa. Al día siguiente, no puedo dar una perspectiva, porque esa noche gracias a mis vecinos no pude dormir bien, así que eso influye, pero en general, la sensación facial no fue negativa en absoluto.  Lo ideal es usar esta mascarilla por la mañana -o antes de un evento en cuestión-  para aprovechar lo bien que queda la piel, pero claro, precisas de 20-30 minutos de exposición y eso, seamos sinceros, no siempre te lo puedes permitir.

Aun así como el resultado es visible y la máscara tiene un precio estupendo (1,95 €), merece la pena de vez en cuando. Lo ideal es que cubriese bien la cara, no importa que suban uno o dos euros el precio siempre y cuando cubra totalmente la superficie facial, que es el obejtivo. Pero al menos, lo invertido es eficiente, de hecho, de las más eficaces contra las arrugas que he probado.

¿Qué os parece la máscara en cuestión? ¿La habíais probado? 

4 comentarios:

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

Me gusta el resultado, pero lo de la purpurina me tira para atrás. Como dices, me gusta en un pigmento, pero en algo de tratamiento no me convence.
La manicura y su nombre, me han encantado.
Besitos.

Adaldrida dijo...

Aaaaay que tiene manzanilla y es de unicornio 🦄 se me enamora el almaaaaa.
Y la mani me enamora too.

Rebeca Sánchez Fernández dijo...

Perdona, te has confundido con el nombre de la mascarilla, se llama "Achís de unicornio"... Jajajaja. Probé una de IDC hace tiempo de semillas de uva, y bueno, no estuvo mal.
Un besazo, guapetona. Las uñas, hija mía, son lo más...

Beatriz MissPotingues dijo...

Efectivamente, ésta no la he probado (a ver si te crees que se me va a escapar como la vea)
Tampoco me hace gracia lo de que se te quede la purpurinchi en la face, pero hay que proabrla.
Sobre el tema de las caretas, hace un par de semanas tuve una conversación muy divertida con una amiga mía sobre el corte de las mismas, porque no hay forma de que encajen: o te sobra frente, o falta de nariz, o no tiene barbilla, o las orejeras no llegan,...¿quién hace de modelo para esto? Me encantaría conocerl@
Besos!