domingo, 26 de mayo de 2019

Look de uñas: Jungla de interior. Equipo de potiinvestigación: La última mascarilla a probar.




 El fondo en todas es el Sweet as candy de Essence, el verde oscuro es el 392 de Kiko, el amarillo es el 279, también de Kiko, el verde hierba es el Green Grass de una colección descatalogada de Essence. Y la placa de estampación es de Konad, la M83. Me gusta mucho como queda, la verdad, pero mucho, mucho.

Estoy en ese periodo en que ya siento la primavera y me apetece llevar mi ropa con floriponchis, pero no siento aún el verano. Todavía no es momento de sacar The time of the season de The zombies, que es mi canción bienvenida de verano.  Pero ya me estoy poniendo mis fondo de pantalla de lugares maravillosos italianos y griegos. 

Explico mi chorrada mental: para mi la primavera es de Italia y Grecia: Santorini, el lago Como, Sicilia, las islas Jónicas (CORINTIA, CORINTIA, CORINTIA, CORINTIA!), la Toscana, Roma, Atenas, Mykonos... Cuando no se tiene posibilidad de viajar a todo trapo económico, los fondos de pantalla de gente que sí lo hace son una especie de consuelo para ensoñaciones a pequeña escala. 


Mi fondo actual de móvil, por si a alguien le interesa.

Por si alguien se lo pregunta: el verano es de California, San Francisco y Las Vegas todos en los 50 (viva el verano retro), el otoño es de los colores cálidos de la India, Japón y las lluvias de Londres. Y el invierno es los páises nórdicos: Suecia, Islandia, Finlandia, Noruega... y luego tengo mis fotos de transición, como Escocia e Irlanda cuando vamos hacia la primavera pero aún es invierno, Madagascar para el final del verano, Nueva York en transición al otoño o a la navidad...  A mi me anima y si funciona, pues ni tan mal. 

Bueno ya sabéis muchas que soy tremendamente estacional y que soy muy de "ese labial es muy veraniego" o "ese maquillaje es muy primaveral"... qué le voy a hacer, creo que cada época tiene unas carácterísticas a las que puedes sacar mucho partido, sobre todo a su luz peculiar, pero entiendo que haya gente mucho menos encasillada en esas pseudo reglas que yo. Y me parece fantástico.



Y llegamos a la última de las mascarillas del equipo de Potiinvestigación y es la de té verde de IDC.

Como dije Miss Potingues tiene un post de una mascarilla de la marca de té verde, que no sé si es la misma con otro packaging o es otra. Pero aun así os cuento mi experiencia.

Contiene aminoácidos de maíz en gran cantidad (previenen las erupciones cutáneas, calman la piel y la irritación) y extracto de té verde… en una cantidad sinceramente mejorable. Su precio ronda los dos euros, como la de The Fruit Company.


 Vamos a los ingredientes, a ver qué encontramos en toda esta sucesión de palabrejas técnicas:


Antes de seguir, observamos que hay dos productos que no vienen catalogados, pero como esto es equipode potiinvestigación hemos puesto al equipo a trabajar (mayormente a mi misma, porque... no da para más equipo). El Glicereth - 26 es un emoliente que varias páginas calificarían con un punto verde. 

El phenoxyethanol es un éter que funciona como conservante y se usa como alternativa a los parabenos. Se usa como bactericida y aunque parece más amigable que un parabeno, bueno... (TEXTO EDITADO PARA CONGRATULARME CON LA COMUNIDAD BIOLÓGA) como todos los químicos pueden generar alergias potenciales a personas con el sistema inmunitario reactivo, por decirlo de alguna manera, y he recibido, como señalo, alguna crítica de la comunidad biológica, abro espacio en comentarios para que ellos nos saquen de dudas sobre cómo clasificar este compuesto.Y que nos saquen ellos de dudas. Si quieren.

El sodium hyalunorate carbormer es una solución de ácido hialurónico que se suele usar en líquidos tipo colirios y liquidos para lentillas para hidratar la mucosa ocular. Por lo observado podríamos decir que es un punto verde y a dormir.

La camelia sinensis, os tiene que sonar a estas alturas es el extracto de té verde que como veis, no tiene mucho... dos puntos verdes, eso sí.

En total: 5 con 2 puntos verdes, dos con un punto verde. Un punto en amarillo y tres con un punto rojo. En general tiene más bien que mal, así que es un producto que se puede usar tranquilamente con relativa frecuencia.



La mascarilla viene en formato de mascarilla celulosa, ya os advierto, un poco como la de unicornio, para gente de carita pequeña, porque otra vez la mascarilla se queda un poco justita, sobre todo en la parte de la nariz. Eso sí, como la de unicornio, muy impregnada en producto. Su exposición te indica que debe ser de unos 15 minutos, después masajeas el líquido de la bolsa y el sobrante de la mascarilla (da de sobra para la cara y el cuello) y la puedes dejar perfectamente toda la noche. El olor no es floral, es químico, pero es agradable y soportable y tras

Los resultados, que es a lo que vamos. Yo la recomendaría a las personas de 25-30 años, porque no es tan eficaz como la de The Fruit Company, pero puede ser estupenda para pieles jóvenes que quieren un día la piel más despierta, con un ligero aspecto recuperado y efecto flash sutil, o como mascarilla para por la noche de tratamiento complementario. La piel de los surcos nasogenianos no se ve tan recuperada como con las dos mascarillas anteriores, con lo que si quieres tratamiento… necesitas apoyo de algún serum o algo así, si lo que quieres tratamiento de arrugas, pero de modo preventivo me parece una mascarilla estupenda, porque además tiene un precio muy popular accesible a todos los bolsillos.

Eso sí, a mis treintaytontos, para el tratamiento de arrugas, se queda ciertamente algo corta, pero no me parece mala, creo que es un producto estupendo de hecho, simplemente, no me parece ya indicada para mis necesidades, sino que se me queda cortita. Mi veredicto del torneo, es que la de The Fruit Company es la más completa. La de unicornio está fenomenal, pero lo de la purpurina no me hace gracia, de hecho hay una de purpurina peel off (de las de tirón) y no sé qué tal funcionará y si dejará residuos (también la hay de plata y de oro, que yo esto de los metales pesados no lo termino de ver ni en lacas de uñas, ni en mascarillas, ni nada… aunque es la única manera de terminar incorrupta en la sociedad en la que vivimos -no me miréis así, este chiste lo petaría en cualquier anatómico forense que se precie-).


Como al Prima Prix siguen trayendo nuevas mascarillas, he comprado tres mascarillas más nuevas -ninguna con purpurina-. Como estamos en plan democrático de la leche, habla pueblo: os gustan estos post con contenido del biodizionario sobre mascarillas o preferís que se incluyan estos productos en comprados y gastados como hasta el momento? Os interesaría que probase las de purpurina- metales? Contadme cosas.

4 comentarios:

Beatriz MissPotingues dijo...

No sé si será la misma, peor puede ser. A mí este tipod e reseña me resulta interesantes, así que avanti toda.
Besos!

Adaldrida dijo...

Me encanta esta saga, no pares no pares.
Y me ha parecido curioso lo de las estaciones asociadas a lugares y épocas. Eres súper original 😘

Noelia Cano | Lapinturera.com dijo...

A mi también me gustan estas reseñas. Y la manicura, me recuerda al print animal que tanto se lleva.
Un besito.

Rebeca Sánchez Fernández dijo...

Me encanta, querida. Eres genial. Tomando apuntes...
El fondo es precioso también, ojo.
Un besazo, guapetona.