lunes, 10 de mayo de 2010

Tarot: El mago

Hola amigos, veo que ya están sentados todos y que han vuelto a venir y no tenemos bajas.

Bien, entonces comenzaremos con la segunda entrega del curso de tarot, el otro día vimos nuestra carta de El loco, verdad? Bien, váyanse al arcano de El Mago por favor, esta carta les resultará muy curiosa y no se olviden de todos los consejos que les dí en la primera entrega.


 
Bien, como siempre nos iremos al dibujo para descifrar que nos quiere decir esta carta. Retomemos cosas que ya hemos visto, por ejemplo, el uso del sombrero que como todos recordarán simboliza las fuerzas superiores, su protección y su iluminación. Se dan cuenta de como se parece este sombrero al símbolo matemático de infinito? Curioso.  Además el mago tiene una vara, una varita mágica si quieren interpretarlo así, la vara tiene un simbolismo parecido al del bastón, recuerden el bastón de nuestro loco, simbolizaba el eje del mundo y la conexión cielo- tierra, verdad? Esta varita simbolizará el poder de los dioses, su posesión (al estar relacionada con Hermes, mensajero de los dioses, o Mercurio, dependiendo de la mitología que hablemos) será símbolo del dominio de la comunicación, la palabra y la magia, el poseedor es capaz de dominar la concentración y focalizarla, como la varita focaliza su hechizo en un punto, representa voluntad, inspiración y  carácter práctico.

Nuestro mago posee una mesa. Bien, antes de ver lo que tiene en la mesa, veamos en si qué significa la mesa. La mesa es un mueble, aunque Ikea lo haga un puzzle de varias piezas (la gente sonríe). Bien, digamos que la mesa es un escenario, es el escenario de lo material, sobre ella pondremos nuestras pertenencias y las colocaremos en la disposición que nos sea más útil, verdad? Pues la mesa simboliza eso mismo, como disponemos en el plano material de nuestra vida, como nos comunicamos con el mundo, como organizamos nuestro pensamiento y lo materializamos en acciones concretas. Pero si ven bien, nuestra mesa solo tiene 3 patas, a que no ven la cuarta?  Vale, algunos de ustedes, como su mesa tiene mantel, no ven ninguna...



No se angustien, ni tampoco usted, la señorita del tarot egipcio, me doy perfecta cuenta de que usted tiene un bloque de hormigón por mesa.



Tranquilos, la falta de una patita o la no visión de una pata, o el hecho de que no haya patas, por el hecho de que nuestra mesa sea un todo de hormigón, simboliza la unidad cuerpo alma, lo que no sé y nos hace humanos, la calidad espiritual.  Sobre la mesa, verán perfectamente reflejados, un cubilete, que simboliza los arcanos menores de copas, las monedas, que son los oros, un cuchillo que son las espadas y la vara de la mano reflejaría los bastos que faltan y que son representantes de la información y el todo que permite realizar una tirada con arcanos menores, algunos además poseen dados en la mesa, que simboliza el azar de nuestra vida y como nos movemos a su son. Del cuchillo hablaremos más intensamente ya que si se dan cuenta, el cuchillo no está en su funda... cualquier madre que vea a un niño pululando por la mesa, puede pensar "eso es un peligro". Nosotros pensaremos igual, un cuchillo fuera de la funda habla de una persona que usa la palabra para herir, bien con insultos o engaños, pero trataremos de eso más tarde, en la parte negativa de la carta.

Las monedas de oros, no solo son símbolos de los arcanos de oros, sino también del sol, disco solar o  como quieran denominarlo, el hecho de que con la vara señale la moneda de su otra mano, parece intentar focalizar la energía creadora y potente del sol sobre la vara, habla por tanto de una dominación de poder sin igual. El hecho también de que maneje dos cosas en distintas manos, nos recuerda a esos dichos de magos de que con una mano se hace el truco y con la otra se distrae la atención.

Los magos son y eran autoridades importantes por sus múltiples logros, pero sin duda, también personas manipuladoras sin límite.  Es por ello que esta carta nos avisa de una persona creativa, práctica, imaginativa, de personalidad fuerte, definida, dispuesto a enfrentarse al público y a las dificultades. En caso de hablar de una situación problemática, hablaríamos de que la solución a nuestro problema es ser imaginativo, resuelto, práctico, espontáneo, diplomático, no brusco (recordemos que en el tarot de Crowley el mago es Mercurio, dios de las comunicaciones), rápido y espontáneo. Habla de situaciones que con prestancia y habilidad mental se resuelven exitosamente.



Sin embargo, en su posición negativa o invertida, tenemos a una persona mentirosa, manipuladora, el típico charlatán de feria, gente pasiva que trata de hacerse con los éxitos ajenos, que es facilmente influenciable y que tiene baja autoestima (recordemos, el mago es una persona que defiende su fuente de poder con energía, lo contrario será una persona insegura). Gente que intenta autoengañarse pero que no convence más que a sí mismo, gente con problema de comunicación o de aprendizaje.  Han conocido a alguien así?

Yo sí... en fin, sigamos.

Veo que les ha llamado la atención la dificultad de esta carta para interpretarla en el tarot egipcio y en Crowley, no se desesperen, no es tan complejo si miramos uno a uno sus dibujos, por favor señorita, póngase de pie y muestrenos su mago egipcio si es tan amable.

(Se levanta, es una mujer de rasgos árabes marcados, con la mirada muy marcada con un lápiz negro oscuro que sonríe a todos en el proceso, va vestida con unos vaqueros y una chilaba corta de color rosado,  se sitúa a mi lado y muestra su carta, dejándola ver a todos y acercándola a todos sin dejarles tocarla).

Bien, en este caso nuestro mago no es un mago: es un príncipe. Y sus objetos no son mágicos normales, son ocultistas, es por ello que este mago se muestra más fuerte e importante que los de sus barajas, jajaja, no se sorprendan. El príncipe es hijo de dioses en la cultura egipcia, un ser absoluto, un futuro dios, poder sobre todas las cosas materiales, al emperador de Egipto nadie le cuestionaba, puesto que era una divinidad mandada a la tierra a regir las cuestiones divinas y humanas.

Puede sentarse, es usted muy amable.
 
(Se vuelve a sentar sin perder la sonrisa).

Acérquese y enséñenos su carta, si no le importa.

(Esta vez se acerca un joven, con el pelo largo por los hombros y castaño medio, sin barba, viste unos vaqueros negros, unas zapatillas negras y una túnica negra que le cubre hasta la mitad de las pantorrillas).

Magnifica y arriesgada decisión la de usar el tarot de Crowley, bien, aquí no tenemos a un mago, tenemos a Mercurio en persona, cuyos pies parten del infinito, rodeándole varios objetos, la vara de la creación, la fuerza creativa vital del sol, la copa de la conservación de la vida (la sangre de Cristo), el puñal de la destrucción y la moneda capaz de pagar el precio de una vida. Si se dan cuenta tras Mercurio hay una lucha de fuerzas universales opuestas y abajo hay un mono, representación del dios egipcio Thot, que es el Hermes o el Mercurio de otras culturas.

Bien, hasta aquí la clase de hoy, como siempre, dudas en el buzón de comentarios. Gracias por asistir.

(Todos se levantan, aplauden y recogen ordenadamente mientras comentan los unos con los otros).

2 comentarios:

Christian de Kell dijo...

Me ha gustado especialemnte el tratamiento que das al tarot... espero poder leer las próximas entregas...

tita hellen dijo...

Gracias, me alegra que te haya gustado, lo hago desde el hecho histórico y el respeto en un contexto fantástico para que sea más atractivo, pero gracias por valorar este hecho. Seguiremos escribiendo pronto :D