domingo, 24 de mayo de 2015

Look de uñas: Happy zen y operaciones de autorescate




Ahora que tengo esmalte blanco una se da cuenta de lo que importa un poco de luz en un look sencillo. Este esmalte, que ya tiene tiempo y es de Claire's, lo he conjuntado con el blanco 0224 de Debby y un estampado con la placa Konad m66, la famosa placa japonesa. Queda minimalista, pero chulo poner un loto.

Parece que esto tenía que haberme inspirado en la paz que tengo ahora, porque ayer me encontré con muchos frentes abiertos que parecían motivados a amargarme el día, pero así, a lo bestia, tanto es así que decidí no ver eurovisión y salir (sí, hasta mi madre me preguntó si estaba bien) y hacer lo que me dijo un mensaje que recibí por wassap: "sé feliz".

Cuando las circunstancias parecen alinearse contra lo que te gusta hacer, puedes, dejarlas que te arrastren a la amargura o bien, diversificar lo que te gusta, que fue lo que hice yop, que bien podía haber quedado con peña, pero me regalé una tarde de como dicen en Parks and Recreations "treat yo'self". Ese concepto va de que una vez al año tienes que mimarte en plan bestia, porque tú lo vales, porque siempre nos tratamos mal y nos merecemos un poco de consideración, así que tuve un minimomento de estos.


Necesitaba jabón, porque he terminado el snowcake de Lush, así que fui y me compré un trozaco de sultana, un jabón hidratante con un olor adorable a frutitas. No pensaba comprar nada más, pero compré un tarrito de New Charity pot, es una crema muy hidratante, con ingredientes de comercio justo cuyo importe íntegro (menos el IVA) va a buenas acciones, en este caso, mi euro y medio de cremita deliciosa para el bolso se fue a ayudar a los afectados por los terremotos de Nepal. Tiene aceite de oliva, manteca de karité, aceite de jojoba, de moringa, manteca de cacao de Colombia, aloe vera, aceites de geranio, palo de rosa, ylang ylang y absoluto de vainilla, no tiene casi químicos y huele que es una delicia. Además la latita es reciclable. Hay en varios tamaños y por lo visto, la van a mantener en fijos de la marca, pero cambiarán el destino del dinero, en base a distintas acciones sociales, lo digo porque me gustó mucho el invento. Y de paso, me regalaron (que hacía siglos que no me regalaban nada en Lush) un trocito de higos y hojas, que siempre es una alegría.

Por cierto, ayer Gener, mi amado Ramón, estuvo en Madrid, no pude ir a verle, pero me mandaron un vídeo de Ramón diciendo que volvería a Madrid y que esperaba verme en persona y me mandó un beso (luego querrán que no me enamore platónicamente de este hombre...), así que me compré su libro, que me lo iba a comprar igual, pero a qué demorarlo, fue mi momento de "treat yo'self", me compré un batido de mango y piña y me leí 100 páginas del tirón tranquilamente en una cafetería sin televisión, ni wifi, ni nada. No es que sea muy dificil leerse 100 páginas de este libro porque es muy ameno (ampliaré en el post de lectura), de hecho me refreno para que me "dure un poco más" el libro, pero me encanta como cuenta este hombre las cosas, es maravilloso. Lo siento porque dije que comentaría la gala, de verdad, pero lo veré mientras hago el post. Gracias por los 45 tweets de cariño que me he encontrado y los numerosos mensajes del whassap preguntándome por la gala, mejor retirarse y que lo paséis bien y no amargarle a nadie la tarde y todos felices, intentaré que os dure la resaca con el post.


Lo genial de todo es que metí todo en la misma bolsa y ahora el libro de Ramón huele a Sultana de Lush. Imaginaos, olor a libro nuevo y sultana, locuraza. Hacía mucho que no me hacía un regalo en condiciones. Un regalo de "me compro esto porque me lo merezco, no porque lo necesito" y últimamente estoy disfrutando mucho de los momentos de soledad que me proporciono, es una soledad buscada, una soledad cómoda, no está llena de melancolía, ni nada malo, es una soledad para citarme yo conmigo misma y disfrutar de las cosas que me gustan. Muchas veces estamos solos y hacemos las cosas a matacaballo, pero no nos dedicamos "citas" a nosotros mismos. Yo ayer tuve una, con lectura, que es como una conversación con el alma, buena música (porque me aislé con mis casquitos y mi música clásica para leer), me dí un paseo bonito y cuando llegué al bus, tenía mogollón de mensajes de gente adorable a la que quiero.


Que tenga estas "citas" no significa que odie a la gente ni síntoma de asociabilidad, sabéis que no es así, pero igual que es maravilloso quedar con gente que te apetece ver, es maravilloso dedicarte tiempo a vivir la soledad para disfrutar las cosas que te gustan sin interrupciones, como largos paseos, lecturas de libros en sitios molones sin que tengan que ser en el metro, fotografiar cosas chulas... Volví a casa, me enteré de quién ganó, cené un poco y me acosté mucho más feliz y contenta y menos cabreada con el universo. Mimarse no implica gastarse una pasta, sino hacer lo que uno siente que le hará feliz y nunca se dedica a hacer. Como todo el mundo me vió relajada, no entendió muy bien el ejercicio de ausencia eurovisiva que practique, pero creo que ahora puedo ver la gala y disfrutarla como pretendo y sobre todo, elaborar un post que todos podamos disfrutar, vosotros leyendo y yo escribiendo y no hacer las cosas con desgana. Con lo cual, la mierda de ayer, fue abono para las cosas buenas que puedo contaros hoy.

Por cierto, quiero mandar un beso enooooorme a una pareja de sórdidos, ellos saben quienes son... ya os lo he dicho, os deseo lo mejor y las felicidades más grandes en el mundo mundial.

6 comentarios:

ROSA SANCHEZ dijo...

Me encanta que te escuches y te mimes, todos tendríamos que saber hacerlo. La frase "la mierda de ayer, fue abono para las cosas buenas..." es completamente real, y me ha arrancado una sonrisa.
Un abrazo guapísima!!!

Adaldrida dijo...

Gran post. Tienes tannnnta razón.

TioMac dijo...

Parece que acerté en twitter, a medias. Tenías una cita romántica.... contigo misma! ;)

Gadirroja Lapinturera dijo...

Pues yo te habría preguntado igual que tu madre y hasta te habría tocado la frente para comprobar tu temperatura, para alegrarme mucho de tu decisión acto seguido :)
Disfruta esa lectura fragante!!

Miss Potingues dijo...

La mayoría de la gente le tiene miedo a la soledad, y no la entiende. La soledad no es tal, es estar contigo misma. Todos necesitamos citas con nosotr@s mism@s para no acabar desconectad@s y enferm@s, y hacernos un homenaje de vez en cuando.
Cuidamos y regalamos a quienes queremos, tenemos que inluirnos en ese lote de vez en cuando.
Normalmente, la persona que es capaz de disfrutar de su propia compañía, disfruta más de la de los demás, porque es una compañía deseada y compartida, no por el mero hecho de no estar solo.

Por cierto, Sultana es uno de mis jabones de Lush favoritos. Y lo del señor Gener...vamos, no puedes decir que fue mal día recibiendo eso ;)
Besotes, guapa!

Angie dijo...

De vez en cuando lo hago y va bien.Besotes!