lunes, 7 de enero de 2013

Peggy Sue se casó, pero yo me voy de aniversario

Creo que ayer el post quedó un poco así... pero es que ayer hice 5 años con el santo. Las que conocéis el blog sabéis que el cumpleblog es el 16 de diciembre.

La verdad es que fue una celebración bonita porque pudimos irnos a cenar a un sitios al que hace tiempo que queríamos ir y pasar tiempo de calidad juntos, que con los líos de la vida diaria, intentas tener, pero no siempre sale, porque terminas abrumado por la vida cotidiana.

Lo primero de todo nos fuimos a un Peggy Sue, que teníamos ganas de ir. Los Peggy Sue son bares retro con auténtico look Grease y que hay varios repartidos por la geografía española. Que yo recuerde en Madrid conozco ya 3.

Y ponen música de greasse (la pelí y los años de...)

Mi santo, que otra cosa no, pero detallista es un rato (en general siempre es un solete, pero es que el chaval se lo curra, admitámoslo), estaba con la cosa de invitarme a cenar y fuimos todo contentos a pesar de ir panzados de las respectivas comidas familiares (de estas navidades no paso, de verdad, qué ganas de comer normal) y llegamos.

Las botellas de cocacola son de 350 ml de cristal, que molán simplemente verlas, hay un montón de carteles tipo publicidad años 50- principios de los 60, los asientos son de polipiel en rojo y blanco, y las mesas de reborde metalizado, al lado de las mesas hay máquinas de música y una tele gigante con un montón de anuncios absurdos y divertidos de aquellos años. Me encantó la música: clásicos rock de los 50- 60`s, incluso pusieron dos canciones Beatle seguidas!

Como andamos panzados, pedimos una pizza Elvis para compartir y unos palitos de pollo rebozados. La pizza Elvis es una pizza con una base finísima (y cuando digo finísima me refiero a término medio entre la masa más fina que puedas encontrar en la sección de congelados y una radiografía) con carne picante (de verdad), orégano, mozzarela, cheddar y peperoni. Muy rica, pero la masa... me quedo con la frase de mi santo "mira, te la puedes liar!".


Sin embargo los palitos de pollo eran enormes y probamos la salsa americana del Peggy Sue, porque aunque vienen con mostaza, en las mesas tienes junto al salero, salsa picante, ketchup (sin fructosa), mostaza y salsa americana, que se parece bastante a la barbacoa que ponen aquí en las pizzas. El pollo era jugoso y estaban bien rebozado, así que también nos gustó.

Más panzados todavía, y habiendo descubierto que en un anuncio, que los americanos sí saben lo que es una croqueta (las llaman croquettes) desde los 60... y las recubren de salsa... pedimos postre. Pensamos en pedir algo que no puedas comer típicamente en otro sitio como la tarta de chocolate (recubierta con el mejor chocolate Nestlé... no el baratito, no... El mejor! Bueno, eso ponía en la carta) o las tortitas y nos decidimos por los rollos de canela.

Los rollos de canela, son unos bollitos dulces deliciosos, que los sirven calientes en un plato con 3 bollos y acompañados de tres salsas: caramelo, chocolate y mi archienemiga... la salsa de mashmallows.

Los bollos son deliciosos, el chocolate era un sirope un tanto dulzarrón, que aunque nos gustó, nos pareció un poco empalagoso, con caramelo era nuestra versión favorita, aunque realmente pensabamos que los bollos no necesitaban el sirope en sí. 

La crema de mashmallows es lo peor que le ha pasado este mundo, antes incluso que las espinacas (a las cuales odio), la salsa de tinta de calamar (que lo mismo), las endivias (idem de same) y Barbara Streissand (que, con diferencia, creo que es lo peor que le ha pasado al mundo). He dicho.

Es un plastucio blanco dulzarrón que sacan de los unicornios cuando los empachan a arco iris y nubes de dulce y les dejan reposar y hacer la digestión viendo todas las temporadas de los Teletubbies y, si les sabe a poco, Magnolias de Acero. O eso creo yo, porque eso a un humano no se le ocurre cocinarlo... es el horror.

Yo comí más cantidad en plan chorra (y porque empiezo a pensar que me odio a mi misma) y obviamente, hasta hoy me dura la repetición estomacal de semejante cosa, que me ha dado una noche terrible. Que diréis, ya Hellen, pero es que tu tienes un soggoth.

Os voy a hablar de mi santo, ese tipo que tiene el estómago mal y se come 4 solomillos con salsa de roquefort sin toser... así. A mi santo también le repetía y apenas si la probó.

Así que ya sabéis, si odiais a alguien, echádselo en el café (excepto si es diabético, que el homicidio no es divertido si no cobras el seguro de la víctima), regaládselo a sus hijos y volvedlos hiperactivos... esas cosas.

Podéis pedir comida a domicilio de Peggy Sue, pero os recomiendo que lo visiteis porque lo divertido es vivir toda la experiencia retro. La comida era buena (a pesar de la salsa, pedid que os lo sirvan sin la salsa de marshmallows por el amor de Yog Sotthot!) y el ambiente era estupendo.

Bueno, sobre los regalos, mi santo me regaló muchas cosas.



Cuando pasamos a por el regalo de la Reina del Hielo pasamos por el Body Shop a cotillear (la famosa tarde que le llevé de poticompras) y resulta que si me estaba escuchando cuando le dije que me encantaba esta colonia de Flor de cerezo japonés, así que me la ha regalado con la leche hidratante y el gel de baño... huelen a gloria bendita.


Una compañera suya de curro me avisó de que tiene una amiga que vende productos de perfumería ORIGINALES  con superdescuentos cuando quieren terminar temporadas, y le hice un pequeño encargo (creedme que sé lo que ha costado todo lo de Benefit y no supera los 30 euros) de o el colorete, o la sombra y el labial (porque había bofetadas por estos productos). Y mi santo se compinchó con ella, diciendo que no había ya... cuando lo ví casi me da una embolia.




El labial es el tono jing a ling, un nude bastante rosado, hidratante y cubriente y la sombra en crema es dorada champan en el tono tartle tale. No hace pliegues, y dura mucho, que ayer la estrené (nos dimos los regalos el sábado por la noche).


El colorete es original a más no poder (vamos, que no es una copia chunga), pero la señora brocha es una chufa sueltapelos y el colorete le tengo que pillar el tranquillo porque casi ni se me nota en la cara, es demasiado sutil... pero creo que es más mi culpa que la suya...


 La primera vez que mi santo y yo nos besamos, fue una vez que me acompañaba al metro, le dije que no hacía falta que me acompañase a casa, porque me daba penilla que se diese el palizón y me acompañó en el metro una parada para estar más conmigo, la primera canción que sonó en mi mp3 tras ese momento fue Amerika de Rammstein, que no es nada romántica, pero en cierto modo, cuando estas en ese momento te dan ganas de cantar y a mi me daban ganas de montarme en un tanque y cantar por la calle "We are living in Amerikaaaaa, Amerikaaaaa, is wunderbaaaaar"... pero yo es que soy un poco de aquella manera... Oye, pues que me ha regalado el cd. Él tuvo más suerte y su mp3 le dió otra canción quizá un poco más romántica...

Pero lo que más me ha gustado es que me regalase 5 años de tiempo maravillosos, llenos de momentos estupendos, de cosas que compartir y de proyectos venideros. A veces las circunstancias no nos lo han puesto fácil, como a todas las parejas, y a veces, incluso hemos tenido que vivir juntos cosas muy terribles (y sufrir eventos desagradables), pero cuanto más dura es la vida, más nos replegamos, creamos una estrategia y seguimos adelante y el mejor sitio del mundo para mi siguen siendo sus brazos. Para mi que siga a mi lado en el fondo sigue siendo un misterio... pero mientras siga queriendo estar aquí, seguiré encantada de estar en su compañía.

Y vale ya, que ni que estuviese hecha con salsa marshmallow. Y qué tal vuestro día de Reyes? Cómo lo habéis pasado?

11 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Me imaginaba que tu post se refería a tu relación con tu santo, y te felicito de nuevo, porque me parece muy bonito ver parejas que se quieres y se cuidan.

Un abrazo a los dos!

Gadirroja dijo...

Pues a mi me pillaste "in albis", recién aterrizada de las vacaciones y sí sabía que el blog no era, pero no caí en que sería aniversario!! (si es que cuando ando espesa, más que el chocolate a la taza, vamos!). Así que te felicito, me regocijo con esos preciosos regalos y me alegro de que lo celebraseis de una forma original, compartiendo un buen rato y una comida rica, porque con el tiempo se da cuenta una de que esos momentos son los que valen de verdad :D
BESOS!

Aydita dijo...

Que regalitos tan chulos :P besos

Pilar dijo...

Ya me imaginaba que eran los 5 años con tu señor santo! Me ha encantado lo de la salsa de marsmalows, es que una también la odia, aunque yo la salsa de tinta de calamar...En fin, que enhorabuena por ese novio taaan bueno, lo cierto es que eso dice más de ti que de él ;)

Un besote

la tía maruja dijo...

Felicidades a los dos!!!! Qué bonito es encontrar un buen compañero de camino... Un besote!!!

Adaldrida dijo...

Enhorabuena... Un santo que regala cosmética es de verdad santo.
Me ha encantado este post. Buscaré los Peggy Sue.

Lynn / Melancora dijo...

Tengo muchas ganas de ir a un Peggy Sue, aunque me pilla un poco lejos, en fin, algún día espero vivir esa experiencia retro y probar la salsa de nubes, aunque luego mi estómago me de puñetazos horas y horas. Enhorabuena por esos 5 años.

Darith dijo...

Como ya te dije, creo que por mi culpa nos has cumplido la poti-dieta estas navidades. XD

Angie dijo...

En Barcelona conozco 2 locales, uno que es el antiguo "Picnic" en las ramblas de San Andrés, que se decoró del mismo estilo,pero con muchas fotos de James Dean...Y otro en el c.c.La Maquinista también tope retro, con las camareras en patines con vestidos,tope delgadas y muy guapas...tiene otro nombre, ahora no caigo,pero se ve que se han puesto de moda, como las medias con la raya por detrás...nos estamos volviendo locos con el vintage!!! Besotes!

Angie dijo...

¡Felícidades por los 5 años y que duren!

El mundo con fieltro... sabe mejor dijo...

¡Qué aniversario más chulo! ¿Lo mejor? Lo que me he reído con la crema de nubes y los pobres unicornios empachados... Buenísimo!!!!