domingo, 28 de septiembre de 2014

Yes means Yes

Siguiendo con las propuestas antiviolación estadounidenses, cada vez más globalizadas, hay un movimiento que me parece especialmente llamativo y reseñable denominado “Yes means yes” o como una relación sexual no se puede basar en la no negación explícita de la misma, sino en la no especificación explícita.


En los campus universitarios, la tasa de violación es bastante alta y las denuncias de las víctimas no llegan al 40%. Dado que en algunas de esas violaciones intervienen las drogas de las hicimos mención en el post de la laca de uñas antidrogas, no podemos basar la no violación en un “es que no me dijo que no”. Pues claro que no, pero es que muchos jueces se basan en eso, porque debe ser que ellos se ponen de drogas de violación hasta las cejas y, tirados en el suelo, hacen competiciones a ver quién recita más versos del Cantar de Mío Cid… yo qué sé, pero no tiene sentido ninguno.


Dicho movimiento empoderador de las chicas, define que para tener una relación consensuada, el sí debe ser explícito, o debe pedir la relación la chica, o algo parecido, algo que deje constancia total de que la chica está interesada.  Universidades como la de UCLA tienen movimientos feministas muy organizados que están difundiendo su voz con valentía. Otra chica, violada en pleno campus y harta de ver a su violador en las mismas clases que ella, suponiendo un estrés indescriptible, un día, harta de su silencio y de sus amenazas, decidió salir con su colchón y protagonizar una protesta en el campus, hablando sobre el silencio y como se dejaba de lado a la víctima de la violación, desamparada y como suponía emocionalmente, seguir cargando con un peso equivalente al de su colchón. Pronto, su protesta fue apoyada por muchas mujeres, algunas víctimas también, otras simplemente por solidaridad femenina y salieron con sus colchones al campus a protestar, otras le ayudaban a la primera a llevar el suyo.


El movimiento Yes means Yes implica que la mujer es parte activa de la relación, implica que no vale el famoso “el que calla, otorga”, implica que las palabras tienen el significado que tienen, “No” no significa “Sí”, por mucho que digan que las tías somos complicadas y las mujeres somos las primeras que debemos quitarnos el corte en saber definir qué queremos y qué no. Es un hecho.

3 comentarios:

ROSA SANCHEZ dijo...

Me alegra que existan este tipo de movimientos, odio que todavía tengan razón de existir. Un abrazo tita.

Miss Potingues dijo...

Coincido con Rosa.
Besos!

Angie dijo...

El otro día en el metro casi me da aarggo..." El no de una mujer es 7 veces sí"...pa matarlos...Besotes!