martes, 24 de mayo de 2011

Podría ser peor...

Mi familia sólo quería que trabajara en algo que me reportase posición y dinero, que me casase con una mujer de buena familia y que escalara en la cumbre social, pisando cabezas, minando a los demás, con odio, con rabia...

Y cuando empiezas a verte en el espejo con los ojos de tu familia, como un cascaron vacio lleno de inseguridad y de angustia, tienes dos opciones, salir del espacio asfixiante o convertirte en uno de ellos.

Es por ello que estoy aqui, es por ello que hice lo más opuesto que un hombre de mi posición debe hacer. Me he venido a una expedición a la Antartida. Lo peor que podía pasar, ha pasado, hemos hecho unos inusuales descubrimientos que podrían explicar mucho sobre el origen de la vida, yo, que vine para no triunfar, para pasar desapercibido, cuando vuelva, tendré la fama que huí.

Sigo ante el espejo mirandome con decepción, al final será verdad, al final uno no importa lo que haga, puesto que al final su destino se encontrará con él y le rendirá cuentas. Decepcionante final.



Mañana partiremos hacia el campamento dos, hace dos dias que por una tormenta no sabemos nada de ellos, la revisión de los restos encontrados y su empaquetamiento para su posterior análisis con un instrumental menos rudimentario es vital, no tengo derecho a cargarme el triunfo de estos hombres que si trataron de triunfar, yo sólo intenté huir de mi propio destino.

Me pongo un abrigo, salgo al exterior, y me siento en una piedra. Llamadme loco, pero el frio, el silencio, el estar helandome el culo sentado en una piedra... todo eso en cierta forma me hace sentir mejor. No por el hecho de tener los gluteos morados, que no debe ser un color sano de ninguna de las maneras, sino por el hecho en sí, de no estar rodeado de otros pensamientos que no sean los mios.

Y a veces esos son los que más torturan, porque basta con que creas a los demás para que uses unos argumentos mentirosos ajenos para atacarte y dejarte por los suelos. Sin embargo un viento congelado que te hace tiritar, evita que esos pensamientos fluyan más allá del "aqui no importa, aqui no eres nadie, aqui estas a salvo". Cuando volvamos al  barco es muy posible que no vuelva a Londres, me marcharé a otro lugar, lejos del mundanal ruido donde no sea un hombre famoso, sólo lo que yo quiero ser.

Cuando volvamos al barco....

Mañana partiremos al campamento dos. En el fondo quiero ver esos huesos que me van a quitar el sosiego y la paz.

Inspirado en Las Montañas de La Locura y en un mal día que cualquiera puede tener. Dedicado a Rafa, que escribe mucho mejor que yo y que desde que llegó al blog no he escrito ningun cuento, ni ningún post mitológico. Prometo escribir uno pronto para Gadi, que sé que le gustan. Besos

5 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Se echaba de menos algún relato de los tuyos.
Un maldía lo tiene cualquiera,pero pocas personas sacan algo tan bonito como lo que has escrito.

Besos!

Rafa dijo...

Uoh, Cómo mola! no conocía esta faceta tuya pero me encanta cómo escribes ¡¡Quiero más!! Y bueno... gracias por la dedicatoria o^///^o Encima de un relato basado en el autor pesadilla de los teleoperadores de información de Massachussets ¿Se puede pedir más?
Lo dicho, muchísimas gracias, hellen y espero con ansia el siguiente relato.
Un besote!!

PD Gracias por el piropazo pero los dos sabemos que se te ha ido la mano. ojalá algún día consiga rozar tu genio ^_~

burbujitabebe dijo...

guapa!!!
pues mi chico no está nada contento con el resultado de las fotos jejeje
espero que tu día haya mejorado!!!
besitos!!!!
http://eldiariodeshyris.blogspot.com/

Gadirroja dijo...

Yo quiero más!! (como siempre) Sí me gustan, me encantan vamos los tuyos y los de Rafa, aquí no hay distinción que valga cada uno tenéis vuestro "ángel". Este me ha transportado...me he levantado sudada (siempre, neni, parece que carburo hasta durmiendo)...y me has hecho sentir FRIO. Así es la lectura, cuando es buena.
MUAKS!!

tita hellen dijo...

Pues si, no hay dias buenos sin dias malos. A ver si encuentro un tema decente y os hago un post mitólógico decente. Muchos besotes guapa!

La mano? A mi nunca se me va la ma... (mierda, acabo de pensar una guarrerida con mi santo!). Bueno, la cosa es que escribes mejor que yo y tienes que interiorizarlo leche. Si tu no te lo crees, mal vamos! Muchos besotes!!

Yo no he sentido frio, pero con la calor que hay no me hubiese importado, ojalá. Muchos besotes y a ver si te hago uno de mitologia. Muases