viernes, 16 de agosto de 2013

Pinceles de nail art I

Bastantes lectoras me habéis pedido que os hable del kit de pinceles de nail art, más concretamente en cómo los uso y cómo los limpio. El uso más concreto intentaré hacerlo más detallado en los looks de uñas en plan "así lo hago" (no tengo trípode, así que va a ser chungo, pero en peores nos hemos visto).

Primero de todo quiero decir que no los he usado todos, pero creo que conozco el uso de casi todos, aunque esto es como los pinceles de la cara: si una brochita de colorete no te gusta cómo te aplica el mismo pero te funciona fenomenal para contornear, para ti va a ser una brocha de contornear te digan lo que te digan. O como diría Marx, el valor de las cosas depende de su valor de uso (algo que no usas no vale nada y algo que usas mucho es muy valioso).

Como siempre este blog educa y divierte, para que luego digan que las potingueras no leemos ni nos culturizamos: una jartá señora!

Y además somos superduras!

Segundo quiero decir que nunca he usado acrílicos en las uñas. Para los acrílicos creo que hay pinceles que son mejores que los de nail art, y los venden en tiendas de manualidades, aunque estoy segura que podéis encontrar también pinceles muy apañados en tiendas de figuras tipo Warhammer, y más o menos, el precio por pincel os rondará lo mismo.

Las pinturas para las uñas tipo warhammer no las recomiendo, primero porque creo que salen mucho más caras que los acrílicos normales y segundo porque algunas, si mal no creo, tienen algo de metales pesados… y eso no es sano (por mucho top coat que pongas). Pero los pinceles creo que pueden ser interesantes. Al menos, las personas que conozco que pintan figuritas y me han mostrado sus pinceles creen que las lacas de uñas podrían aplicarse también con este tipo de pinceles.

Considero que los pinceles que tengo para nail art son pinceles para pinturas más bien “plásticas” por decirlo de alguna manera y los acrílicos, aunque son “plásticas” creo que tienen una textura un pelín más densa por lo que tengo entendido (pido por favor que las que los usan, me corrijan o añadan a este tema todo lo que crean conveniente basadas en su experiencia, lo agradeceremos todas mogollón), a lo mejor tener pinceles de laca de uñas y pinceles de art attack  (por expresarlo de alguna manera), ayuda al diseño…

Parece que no, pero todo tiene su ciencia...

Aunque tampoco le he dejado a nadie mis pinceles para pintar figuritas de Warhammer… a lo mejor se las enseño a un colega que pinta superbién, a ver qué me dice con respecto a sus pinceles…

Retomando. Los pinceles que tengo son: un  pincel corto fino, otro medio fino y otro largo fino, uno de abanico para poner purpurinas y pigmentos, otro corto plano y un punzón.


Básicamente uso el corto, medio y largo siempre para dibujos a mano alzada, dependiendo de la precisión que necesite emplear y de cómo me apañe, no puedo decir que uno tenga una función específica, excepto el largo, que puede valer para hacer líneas rectas más fácilmente, pero vamos, que esto es como vayáis viendo… Como visteis en el dibujo de las flores de cerezo, use varios pinceles, el más largo resulta estupendo para “hacer sombra” de otro color (como el sombreado de las ramas), precisamente por lo fino que es, el más corto para hacer las flores, porque el pelo es más corto y da más precisión para los dibujos.

El de abanico para hacer nail art con purpurinas o pigmentos es interesante. La idea es poner un esmalte y cuando todavía está “mordiente” (no está recién puesto, pero aún está pegajoso) echar el pigmento con cuidado, permite espolvorearlo de una manera más precisa. Hay quienes lo usan para aplicar degradados: en un papel (yo suelo usar un pelín de papel de aluminio o papel de cocina, que también funciona si lo doblas un par de veces para que no empape para esto, pero podéis comprar paletas de plástico de pintores que venden en los chinos, son baratas y reutilizables) pones una gota de un color, al lado, otra gota de esmalte de otro, haces una mezcla de ambos en medio de las gotas con un palillo de manera que se distingan los 3 colores y luego mojas el pincel de abanico y aplicas en la uña. Es otra manera de hacer una manicura tye dye o degradada.


Como veís los usos son de lo más variado.

El corto plano en mi opinión es ideal para las manicuras francesas, facilita el poder hacer la raya blanca con precisión pero sin guías de plástico, aunque también para hacer líneas gruesas o incluso cuadraditos, esto es un poco como lo vayas usando. Si lo usas de canto, puedes perfilar y te puede ayudar a sombrear también…

Y el punzón se usa para poner apliques, para poner puntitos con esmalte o incluso para “tallar” el esmalte si quieres hacer alguna forma y el esmalte está mordiente, así haces nail art con relieve y juegas con texturas, pero a muchas, esto de las texturas no os mola, así que es sólo una idea…


Creo que la mayor preocupación sobre las brochas es “vale, genial, son superútiles y muy manejables y según tú, Hellen, esto facilita mucho el dibujo y se gana precisión a porrillo… pero cómo repámpanos limpio esto?!”.

La verdad es que yo empecé a limpiarlas con el sistema “Tita Hellen usa la lógica” y casualmente es el sistema que usan todas las potingueras en blogs, vídeos de youtube y demás y es muy fácil y de un lógico aplastante. Sí, cafre de mí las limpie sin pedir una segunda opinión primero…

Una vez has terminado de pintar coges un algodón desmaquillante, echas un poco de acetona(de esa que no existe, ejem)/ quitaesmalte (con o sin acetona de esa que no existe, ejem) y lo limpias en dirección desde la virola hasta la punta del pelo, siempre en esa dirección, como limpiarías una brocha normal y corriente de maquillaje. Así hasta que queden limpias, si las brochas son como las mías de pelo blanco, el ver si quedan limpias o no es realmente sencillo, eso sí, hay que asegurarse de que no frotamos el pelo y sobre todo de que el esmalte no ha teñido el pelo (los esmaltes que tiñen la uña pueden hacerlo). Si el esmalte tiñe el pelo, se siente, pero no frotes, que te cargas el invento y no consigues nada.

Después del momento acetona, les doy una lavadita con agüita del grifo tibia, para eliminar restos del quitaesmalte que pueda haber, que como suele tener sustancias volátiles se suelen secar pronto, pero por si acaso, no interaccionen con los esmaltes cuando los vuelva a aplicar, el agua lo limpia todo. Y después por si acaso, un poco de alcohol en un algodoncillo, les doy la pasada desinfectante y a correr. Las cerdas al ser sintéticas no necesitan más cuidado que ese, es plástico, no se debilitan por el alcohol y si os da cosilla, pues le echáis un poco de crema suavizante cada 2 usos y las laváis bien y a correr, pero vamos, que si una brocha está diseñada para aguantar esmalte de uñas no tiene porque ponerse tonta (y si se pone tonta es que no es buena).

No  tiene ningún misterio: limpiar a favor de pelo y desinfectar (como todos los utensilios que usemos para uñas). Y luego, como venían con un plastiquete protector, se lo vuelvo a poner para que no pierdan forma y ya está.

Y diréis alguna, vale ¿Y si meto el pincel hasta la virola en el esmalte y se cuela producto dentro de la virola? ¿lo meto en un vasito con esmalte? Puedes retirar el pegamento del pelo a la virola en el proceso y que se te caigan pelos en la manicura…

Mi briconsejo es que echéis gotitas en la paletita de pintor de las de los chinos, si no tenéis que cojáis un poco de papel de aluminio y pongáis gotitas (id añadiendo si veis si os quedáis sin producto) y que pintéis así. A parte de evitar este tipo de accidente, evitaréis tener el bote de esmalte abierto que, aunque existan disolventes en el mercado para hacer más líquida la laca de uñas, cuanto más os duren en buen estado por si mismos mejor y así no se os secarán ni cogerán lo que no deben, se oxidarán o caducarán. Y si ya está hecho el crimen… chica, limpia lo que puedas sin entrar mucho en la virola, es preferible tener pegamento que no se ve dentro de la virola y el pelo pegado, pero poder usándola, que cargarte la brocha, eso sí, más limpieza con esa brocha que con ninguna. Eso o te compras otra, que en ebay me consta que hay juegos muy baratitos…


Seguro que para alguna este post no tiene valor, porque realmente no creo que ponga una pica en Flanders (hola vecinito), pero otras tienen miedo de comprar un producto o no por miedo de no usarlo correctamente. La cosa es que una brocha es un instrumento en el maquillaje de lo más versátil. Yo tenía miedo de no dar uso a las mías, pero la verdad es que me facilitan mucho el nail art, ahorro tiempo y me siento más capaz de hacer muchas más cosas, con lo cual me motiva, hasta la manicura francesa queda mejor y es más fácil, así da gusto llevar uñas bonitas.

Y poco más sobre este tema. Por favor, añadid vuestras impresiones o experiencias sobre este tema en comentarios para que todas nos enriquezcamos sobre este tema.

NOTA DE ÚLTIMA HORA: La esperadísima ley de testado animal española es una chufa! Os dejo aquí los pormenores, difundid y recordad no comprar marcas que testen directa o indirectamente en animales, otra cosmética es posible!

3 comentarios:

Gadirroja dijo...

Pues a mi me ha gustado mucho, porque siempre se aprenden cosas nuevas. Los limpiamos prácticamente igual, pero me ha encantado el concepto de esmalte "mordiente", lo has clavado y lo adopto porque es perfecto jajaja
Con respecto a acrílicos, compré un set y luego apenas lo usé: Al final tiro de esmaltes normales, que para lo que yo hago, van estupendo.
BESOS!

la tía maruja dijo...

Muy interesante, Hellen! Yo no he usado nunca acrílicas, ahí no puedo aportar nada, pero en cuanto a las brochas decir que para los cuatro duros que valen son una gran inversión no sólo para las aficionadas al nail art sino como dices tú para quien quiera llevar una manicura francesa bien hecha. Y ahí entramos todas!!! Yo ahora estoy en mi época puntitos por todas partes. Con el punzón quizá puedas hacerlos, yo me pillé un kit de "dotting tools" aunque una horquilla hace el apaño.
Qué fuerte lo de la chapuza de la ley de testado, me pongo a investigar a ver qué han hecho estos sinvergüenzas...
Un besote!!

Lynn / Melancora dijo...

Pues muy interesante el post, porque el único pincel que uso yo para las uñas es el que viene en el bote del esmalte. No tengo pinceles para decorar, y no sé si gastarme el dinero en algo que no sé si sabré sacarle todo el partido porque dibujo fatal. Igual es cuestión de probar.