martes, 20 de agosto de 2013

Rosco Pasameellibro 2

Volvamos al rosco de cosas que he leído últimamente y que, como sabéis tendrán libros (algunos en su edición original) y comic Books. Como siempre.




Los nuevos van en rosa sandía!




- Con la K. Killing Kennedy. De Bill O'Reilly y Martin Dugard JFK llega al poder, con una esposa que es el paradigma de la primera dama, Jackie Kennedy, una familia volcada en la política, como su hermano Robert, una convicción cristiana, un pasado militar y una pasión desenfrenada en su tiempo libre por las mujeres. Un ejemplo de macho alfa humano. Un ganador. Al otro lado Oswal, un hombre que renuncia a todo por irse a Rusia, madre del comunismo tal y como lo conocemos, antisocial, violento, destructivo, con una esposa que le odia por no ser un hombre digno con ella y a la que maltrata, con un sueño, ir a los EE.UU. y revolucionar el mundo con su política comunista. Una biografia de los años en el poder de JFK, de cómo se mejoró a si mismo a través de su mujer, cómo afrontó conflictos como Bahía de Cochinos, como se preparó para una campaña brutal para la reelección, y cómo en un estado en el que se le odiaba, trató de desafiar a todo el mundo acercándose al votante lo más posible, en contraposición de Oswal, el eterno desconocido, un hombre sin gloria, que decidió cargarse al presidente que representaba el ideal de Camelot americano, simplemente por buscar notoriedad y por desfogar su frustración con alguien. En los aspectos más personales me ha parecido incompleto, no da una idea real de Kennedy como persona, sólo pinceladas, a nivel político militar, la mirada es más exhaustiva, y la mirada Oswal resulta pobre y poco profunda. Está entretenido, pero personalmente lo encuentro mejorable, el tema daba para más.



- Con la O One for the Money. Ya os hablé de este libro, he de decir que hasta las 20 últimas páginas no sabes quién es el malo y qué va a pasar, lo cual da bastante emoción, porque no está narrado en plan “tengo que entregar algo a mi editor, y se lo tengo que dar ya”. Poco romanticismom, acción y mucho humor es lo que ofrece este libro que presenta a Stephanie Plum como la nueva antiheroina: treinteañera divorciada que al quedarse en paro, reestructura se carrera laboral convirtiéndose en cazarecompensas. No es novela chick lit, no tiene escenas de sexo (la verdad es que resulta hasta refrescante que no las tenga, porque ahora parece que todos los libros tienen una y resulta hasta “novedoso”) y carece de Mr Perfecto,  de hecho la protagonista es una mezcla entre el detective John Mc Clain y Bridget Jones pero hará las delicias de las que disfrutaron con la Jones en su primera y segunda aventura. Muy entretenido.



- Con la P Porqué somos como somos de Eduard Punset. Un viaje a la naturaleza misma del humano, desde cómo se originó el universo que sirvió de caldo de cultivo para las células que nos componen hasta un examen comportamental sobre cómo aprendemos, y cómo esa educación nos hace, junto con las hormonas, el medio que nos envuelve y el adn, ser de una manera o de otra y manejar nuestro mundo. La vida explicada desde el punto de vista físico, químico, biológico, psicológico (conductista, para los que prefieran otras corrientes, lo tengan en cuenta), sociológico, evolutivo, emocional e incluso económico (esta parte, la más coñazo de todas). Es un libro muy específico. Si no te interesa la ciencia, el libro te va a parecer un tostonazo, si no eres conductista (yo soy muy proconductismo, pero tengo amigos que son más defensores de la Gestalt) puede que no estés de acuerdo con todo, si eres creacionista, el libro te va a parecer una patraña… Pero a mí me ha gustado por tres razones: primero, porque es conductista y creo que lo que aprendemos y como decidimos aprender nos marca mucho la pauta, pero también como somos reforzados por el medio, segundo porque el enfoque es lo suficientemente rápido para no hacérseme pesado, pero al mismo tiempo, lo suficientemente profundo para aprender cosas nuevas y tercero, porque le dedica un capítulo a las mitocondrias, mi orgánulo celular favorito (sí, se pueden tener orgánulos celulares favoritos) y explica no sólo como siendo orgánulos independiente per se, se metieron en la célula para buscar un medio más seguro y así beneficiaron a la célula, ayudándola a “respirar”, sino que además, hablan de su genial aplicación criminalística (las mitocondrias tienen su propio ADN, que coincide con el ADN mitocondrial de tu madre sin sufrir mutaciones, por lo que en cualquier crimen, se busca el ADN mitocondrial para verificar cuerpo y identificar cadáveres). Yo, promitocondrial y proconductista, he disfrutado del libro mogollón, pero entiendo que no todo el mundo lo puede ver igual de entretenido, aunque para mi gusto, la parte socioeconómica sobraba un poco, pero bueno.



-Con la Y. Young Hellboy de Mignola y otros autores. Para las que no estén familiarizadas con el personaje, Hellboy es un demonio… pero un demonio bueno. Mira que a mí su diseño original (dibujado por Mignola) se me hacía pobre por basarse en colores sólidos de color sin apena contorno, pero he de decir que los guiones son su fuerte (anda que no me llevé broncas de la grandiosa Carla Berrocal por decir que no me hacía gracia… y ahora la tengo que dar la razón, cosa que le hará irse henchida de orgullo a la cama hoy). Su historia parte en que es encontrado en Londres como demonio bebé y es llevado en silencio por el gobierno a una base militar en Nuevo México donde se cría entre soldados. De mayor resuelve conflictos demoniacos, pero su infancia es desconocida. Este pequeño libro cuenta algunas anécdotas como, cuando el infierno se dio cuenta de que habían perdido para siempre a Hellboy (creo que es mi historia favorita) o su adicción a los cómics. Si bien Hellboy es un cómic, que a veces no recomiendo a menores de 15 años en algunos momentos, este es un cómic lleno de risas y ternura que cautivará hasta los corazones más duros. Es sencillo, con pequeñas historietas y una manera preciosa de adentrarse en la cabeza del cazademonios más duro del mundo.

4 comentarios:

Lynn / Melancora dijo...

Me apetece leer el de Punset, creo que me gustará mucho.

Gadirroja dijo...

A mi me ha pasado igual, el que me ha llamado la atención es el de Punset. Yo he empezado ya el 2º rosco, esto se llama ser agonías jajaja BESOS!

Adaldrida dijo...

Mi padre es filòsofo y Punset le parece flojito... Además yo soy.bastante creacionista...

Quiero hacer un pàsame el rosco pero no sé cómo poner mi cara en un rosco de esos.

Miss Potingues dijo...

Yo tengo una duda, porque he empezado con el rosco, pero yo lo estoy haciendo por autores, más que por el título, lo mismo estoy metiendo la pata, se agradecería info para cambiarlo.

Besos!