martes, 13 de julio de 2010

Reflexiones sobre la pintura plástica

Hoy no tenía pensado hablar sobre nada, pero hablando con un colega en el caralibro me ha contado el fenómeno ese de que conoces a una tia, una cosa lleva a la otra y entre que las copas dulcifican rasgos (que manera más fina de decir esa frase de otro colega de "no hay mujer fea, sino copas de menos") y que el maquillaje hace milagros, al día siguiente se levantó y no estaba seguro de que aquella munjé fuese la pispa.



Es por ello que ha puesto un post combativo contra el maquillaje abusivo. Y claro yo he saltado en plan "no te metas con mis vicios",  menos mal que lo hemos hablado todo serenamente y me ha explicado porque soltaba todo y yo me he dado cuen de que me habia pasado tres pueblazos... y respeta que siga haciendo mis trasteos (no os metais con mis juegos, so malosos!!).

Cuando el maquillaje cambia tanto a una persona como para confundir a los demás y a uno mismo no lo considero maquillaje, sino que nos adentramos en el mundo de la caracterización. Y si está mal puesto en el honorable arte de "chapa y pintura".



Una puede corregir manchas, ojeras, cercania y tamaño de ojos, labios y nariz, forma de pómulos, forma de cara... pero usar demasiados de estos trucos hacen perder un poco la identidad de cada una.  Considero que el maquillaje es como el aderezo de la ensalada, no puede ser más importante que esta, puede ser original y complementario, pero debe respetar la naturaleza de la cara. El maquillaje dramático debe estar justificado, para una partida, para un día especial, para un disfraz, sentirse un día mejor... pero de manera ordenada y sobre todo respetar la piel, porque es el elemento base con el que se trabaja.

Todas hemos hecho crímenes contra la raza humana con el maquillaje (yo la primera), puede hacernos sentir más seguras, puede rebajar malestar con defectos que tenemos, pero no puede ni debe crear ilusión de ser lo que no somos. Lo que somos debe predominar siempre, puesto que somos especiales, todos los somos. Si bien es cierto que no esta bien que nos juzguen por el exterior, un buen maquillaje debe ser reflejo de nuestro carácter y nuestra personalidad. Cuando está bien puesto, este pasa a segundo plano, y no es realmente ni visible ni molesto al interlocutor.



Es por ello que un buen maquillaje no es nada sin una persona debajo, una persona con intereses más profundos que la última base de tal marca o tal primer, una persona que sienta, le conmueban los sucesos ajenos y que se interese por la cultura, por la política, por la sociedad y por todas las cosas que conforman el mundo. El problema es la sociedad de la imagen que formamos, con 18 años yo sabia qué era un blush y quien era el ministro de cultura (por aquel entonces, creo que era la Espe, pero no estoy segura...), y actualmente formamos imágenes, pero las imagenes son planas y vacias, sin saber, sin interés por conocer, interesada en la admiración ajena y en el easy livin' por eso la importancia de dotar al maquillaje de vida real, de humanidad.

Sino, es caracterización, es un rol, un personaje de una obra, y cuando acaba la parte de la serie que te interesa, no puedes más que apagar la tele e irte a dormir...



Una mujer plana que no se humaniza y que solo da una imagen es una geisha de tercera regional, que entretiene y divierte, pero que no deja de ser transparente y que se olvidará su nombre y su cara al acabar la noche...

2 comentarios:

Gadirroja dijo...

Totalmente de acuerdo contigo... pero muchas cpitas de más deió de tomar tu amigo, porque por bien que te maquilles...jajaja algunas cosas cantan!! Peor es el wonderbrá, la faja, las lentillas de colores, las extensiones... jajaja eso si que te hacen la estética en un pispas!! Había una chirigota de cádiz sobre eso que era la historia de tu amigo en plan te partes!!
De todas formas, esas tipas que se aplican la "pintura plástica" dentro de 10 años parecerán momias!!
Viva el maquillaje para mejorar lo presente.
Y punto!
Besos!!

tita hellen dijo...

Yo creo que alguna se tomó de más y a parte que algunos tampoco se fijan mucho (mi santo no se da cuenta de las pestañas postizas si no le insistes XD).
Lo que yo te digo, que la misma cantidad de pintura llevan las meninas que un extra de los orcos del señor de los anillos... y también es maquillaje...

Besazos!!!